lunes, 29 de noviembre de 2010

Ponele onda

Mirate. Mirate la cara de gil que ponés. Acá al lado mio, exagerando hasta el ridículo gestos de disimulo para evidenciar el hecho de que NO estás espiando mi contraseña del messenger. Tranquilo, no es un crimen. Crimen es por ahí que me mientas (aunque yo te mentí una vez, igualmente te enteraste).


Cuando buscabas el cielo luego de tantas lecciones para aprender a volar, te encontraste con el mar y te diste cuenta de que tus alas no te servían para nada. Que sos una pieza más del ajedrez de la sociedad. A veces te sentís un peón, otras un alfil. Pero debés recordar que cualquier rol que asumas es importante. Creo firmemente eso de que todo lo que hagas en tu vida será insignificante, pero aún así es muy importante que lo hagas, porque nadie más lo hará.


Y ustedes, quisiera saber qué pieza del ajedrez se sienten en este momento.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Entrevista bloguera

Tenía pendiente este jueguito que me propusieron Co y Viole desde sus blogs hace unas semanas. Acá van mis respuestas.


¿Te llevás bien con tu suegra?
Quiero que sea mi mamá, con eso te digo todo.

¿Cuál es tu reto?
Ser una buena periodista y animarme a hacer todas las locuras que tengo en mente

¿Qué le dirías a tu jefe si te toca la lotería?
"Fue un gusto!!"

¿Que harías si descubrieras que alguien te está mintiendo?
Voy de frente y le pregunto "qué onda"

Si se quema tu casa y solo podés salvar una cosa ¿qué salvás?
MI GUITARRA!! sin dudas. O algún cd de los Beatles.

Entrás en un sitio con mucha gente, ¿qué hacés?
ODIO los sitios con mucha gente. Me voy al rinconcito que esté menos concentrado, siempre.

¿Ves el vaso medio lleno o medio vacío?
Medio lleno, en general, aunque mi blog muestre lo contrario.

Te encontrás una lámpara mágica, ¿qué tres deseos pedís?
1-Lanzar un disco y rockear el mundo :) 2-conocer a mis artistas favoritos en persona 3-andar bien de amor siempre

¿Cuál es tu canción favorita? 
"Torn" de Natalie Imbruglia, y cualquiera de los Beatles y No Doubt, todas las de esas dos bandas son mis favoritas

¿Por qué creaste tu blog?
Porque tenía tiempo libre y sentía que tenía muchas pelotudeces que decir y si no las canalizaba por algún lado, mi cabeza iba a estallar.

¿Cómo te ves dentro de 5 años?
No sé, no me veo, soy muy carpe diem, pero ojalá que esté feliz

¿Qué hubieses querido ser? (Que no sea la profesión que tenés ahora)
Música a full

¿Cuáles son las tres cualidades que más valorás en tu pareja (real o potencial)?
Sinceridad, fidelidad y que me conozca como nadie 


¿Qué cosa te gustaría hacer, sí o sí, antes de dejar este mundo?
Ir a un recital de No Doubt!!

Agrego: ¿Qué cosa de vos te gustaría cambiar?
Ser menos colgada y un poco más exigente conmigo misma

Saludos y pónganle onda al miércoles!!!

viernes, 19 de noviembre de 2010

La Vergüenza Ajena

Amor, odio, indiferencia, deseo. Los sentimientos ponen a flor de piel nuestras sensaciones y nos describen. Dependen de nosotros, ciertamente: son nosotros. Pero hay un sentimiento que no depende enteramente de uno mismo, que es algo que escapa del autocontrol, que nace en otra persona y nos invade: estoy hablando de la vergüenza ajena. 

Hay algo que debería aclarar desde un principio: NO HAY PEOR SENSACIÓN QUE LA VERGÜENZA AJENA.

La vergüenza ajena siempre nos toma por sorpresa, sin armas para frenarla. Nuestra piel se eriza ante ese ridículo acto del otro y no sabemos cómo decirle a esa persona que pare de hacer lo que está haciendo o hacerle dar cuenta que lo que acaba de decir es realmente patético. Desde ver a nuestros padres bailando "El Meneaito" en un casamiento hasta escuchar preguntas como "¿África es un continente?" (créanme, la he escuchado).

Son muchas las situaciones que me han dado vergüenza ajena en la vida. Pero también debo admitir que son unas tantas otras aquellas en las que YO he dado vergüenza ajena. Y como me parece más divertido reírme de mí misma, a continuación les cuento algunas de ellas:

-Hace unos años me crucé con un Testigo de Jehová en la calle. Me explicó su convicción de que "Dios está en todas partes, lo presenciamos en las cosas, en los ojos de algún hermano, en los detalles...". "Ah..."-le respondí- "yo creía que los Testigos de Jehová habían visto algo...". El tipo se puso rojo por mí, se llevó la mano a la frente desbordando indignación y se fue... sin decirme una palabra.

-Hasta los 16 o 17 años me rehusé a tener celular. Cuando por fin me vendí al sistema y mis papás me compraron uno, lo llevé una noche cuando salimos con unas amigas del colegio a comer afuera. En pleno baño, me llega la primer llamada de mi vida. El celular comienza a vibrar, y yo, alterada porque no entendía por qué vibraba, lo saqué de la cartera y lo tiré al piso gritando "¡VA A EXPLOTAR!".

-También en mi época anti-celular, yo veía que ya todas mis amigas tenían uno. En eso las acompañé a comprar "una tarjeta" (para acreditar el saldo). No entendí bien para qué servía, así que cuando las vi raspando la tarjeta para ver el código, pregunté: "Ah, qué, ¿¿traen premio??".... no, sole, no....

-Cuando me llevé puesto el escalón del escenario delante de tooodo el colegio para recibir un diploma de francés, causé un coro de gritos lastimosos "¡¡uuuuhh!!", al tiempo que encendí la vergüenza ajena casi en efecto dominó.

-Cuando estaba acostada con una persona que me gustaba mucho, y me tira un "sacate las medias".... "em, no: son mis pies...." La CARA que puso, no me la olvido más. Aunque sentí un poco de vergüenza ajena yo por esa persona también.

Ok, suficiente. Si les hice sentir vergüenza, entonces entendieron el punto. Pero si incluso se rieron de mí, los reto a que tiren la primera piedra. No me van a decir que no tienen anécdotas para contar :)

domingo, 14 de noviembre de 2010

Guerra de palabras

el: ¿a qué hora era esto? ¿A las seis? Son seis menos cuarto...
ella: ¿y?
el: y que si te hubieras apurado un poco, hubiéramos salido antes...
ella: ¿en esta peli no actúa este tipo....? ¿cómo se llamaba? ¿Viste la película El Plan Perfecto?
el: ¿viste la película "Soy lenta"?
ella: (....) ¿y vos viste la película "No me apures cuando sabés que odio que me apuren"?
el: ¿y vos viste la película "Mejor prevenir que curar"?
ella: ¿Y vos viste la película "Mirá quién habla de curar"?
el: ¿y vos visteeee la película "Tengo que estar atrás tuyo todo el tiempo"?
ella: ¿y vos viste la película "Bajá el ego"?
el: no... no la vi...
ella:........
el: =)

"Fuck, me ganó otra vez", piensa ella.

Conclusión: La vida no se trata a veces de tener la razón sino de tener buenas respuestas.


BONUS TRACK:
Ya que este post es corto, aprovecho para decir que caí en la tentación de sumarme a la moda de los "apadrinamientos" de blogs, y LIMON WORLD ya tiene madrina, Moni, y hermana, Viole! Sigo buscando hermanos y un padrino. Asi que si alguien está dispuesto a vincularse de esa manera con Limon, solo deje su comentario!

martes, 9 de noviembre de 2010

No sos original (quería que lo sepas)

Es gracioso ver cómo la gente se me planta contándome situaciones que se imaginan, creyéndose que se les ocurren solamente a ellos. Chiquito... cuando vos gateabas yo ya andaba en bicicleta... (y sin rueditas a los costados, eh).

Decir, por ejemplo, que a partir de que viste Lost siempre que te subís al colectivo te imaginás qué pasaría si de repente ese colectivo fuese un avión y cayera en una isla desierta. Verle las caras a los pasajeros y pensar "este me va a cagar, con este voy a tener alguna aventura, este sería el líder del grupo, este gordo nos garcaría con la comida". O sea, NO, ¿entendés? No sos el único con esa genial ocurrencia. Yo creo que a TODOS o la gran mayoría de los fanáticos de Lost lo hemos pensado.

Como los que ven The Truman Show y dicen "pará... yo siempre pienso eso: a veces dudo de que mi vida esté siendo filmada, entendés? de que todo esto sea irreal... que todos estén actuando, que mis amigos no sean mis amigos"... blaaa. Estos son pensamientos propios del nuevo milenio y las nuevas tecnologías que deshumanizan nuestra vida y nos asustan.. mi respuesta a este planteo (del cual yo también fui víctima, me hago cargo) es: "A ver... ¿en serio te creés TAN interesante? ¿A quién le importaría verte merendando, cepillándote los dientes, hablando con compañeros de trabajo, yendo a "picar" algo a la heladera a la 1 de la mañana, A QUIÉN?? NO SOS UNA PERSONA APTA PARA AUDIENCIAS MUNDIALES".

Lo mismo pasa con los sueños. La gente que cuenta lo que sueña es porque realmente cree que su subonsciente es copadísimo, y que al contarlo todos se van a quedar anonadados diciendo "mira vos....". Y siempre resulta ser que los sueños son TODOS IGUALES. Y ahí, cuando termina de contar su super sueño figurita repetida, salta alguno que otro diciendo "yo sueño LO MISMO!" y se derrumba el mito. Estoy hablando de la gente que relata con entusiasmo sueños típicos: la desesperación de querer escapar de algo y correr en cámara lenta, la verguenza de aparecer en bolas en el colegio y que todos se nos rían en la cara, la sensación horrible de despertarse cayendo, que se nos caigan los dientes, soñar que volamos por toda la ciudad, etc. etc. Ah, y nunca faltan los que se hacen los videntes, diciendo cosas como: "Yo soñé con mi coballito... y al día siguiente se murió..." dejándote tácitamente dicho "Ves, tengo poderes!!!". Consejito, mis amigos: si van a contar una pelotudez así, ni abran la boca! Cuenten sueños más raros en el que el protagonista sea un ñandú (he escuchado eso), o que se despierten un día con la nariz de Michael Jackson.

La cosa es: no estés tan seguro de que lo que vas a contar va a empezar a hacer que la gente se lleve la mano a la pera y con expresión de aprobación te mire y piense "Mirá a este/a chico/a que mente que tiene, eh!". No. Te cuento que tus pensamientos, en su mayoría, ya fueron pensados alguna vez (y si no, fijate en los grupos de Facebook!!). Muchas veces porque son planteos propios del ser humano.

"La condición humana es universal", dijo algún sabio alguna vez. Dicho en criollo, "pelotudos hay en todas partes".

jueves, 4 de noviembre de 2010

Tiramisú

Bien, esta canción es una parodia de Monsoon (Tokio Hotel). La hicimos en unas vacaciones con mi amiga Dani, quien está del otro lado del mundo, pero acompañándome en cierto modo. Dani, realmente te extraño mucho amiga... desde que te fuiste siento que falta algo en mí, ya no soy Frack :( Y al grabar este tema fue inevitable pensar en vos y en todas las ridiculeces que hacíamos juntas. Los momentos bizarros que sólo con vos viví. Esta canción es para vos.



pd: mi amiga Dani no murió, está en Minnesota nomás ;)

lunes, 1 de noviembre de 2010

Poné cara de Feliz Cumpleaños

Pongámosle que soy rara. Pero no me digan que a ustedes no les divierte la idea de ver la cara del cumpleañero mientras le cantan el Feliz Cumpleaños. De lo que tengo filmado mentalmente, las reacciones son:

-El tímido: se inhibe y se siente incómodo. La situación lo supera y pierde el control, quedándose paralizado, o simplemente contemplando a sus amigos con una sonrisita vergonzosa. La canción se le hace eterna, lo vive en cámara lenta, se sonroja y sólo espera llegar al final lo antes posible para acabar con la tortura.

-El bufón: A veces por un alto perfil natural, y otras veces porque simplemente no sabe qué hacer, este es el típico infeliz que mata el tiempo haciendo reir a sus amigos. Entonces mientras le cantan pide palmas, o hace como que está dirigiendo una orquesta, o cambia la letra de la canción, o juega con las velitas de manera graciosa.

-El supersticioso: este cumpleañero se toma muy en serio eso de los tres deseos, y mientras le cantan, en lo único que piensa es en qué pedirá. Generalmente se le nota cara de concentrado. A veces incluso cuenta con los dedos los deseos que va pensando, como para hacerse el interesante. Y siempre sopla las velitas bien fuerte, convencido de que la potencia del soplido es directamente proporcional con la probabilidad de que se le cumpla lo que pide.

-El bocón: este tipo de cumpleañero habla mientras le cantan el Feliz Cumpleaños. El secreto: está nervioso y piensa que metiendo bocadillos la canción se le va a hacer más corta. Así es como en pleno Queee los cumplaaas feliiiz, el tipo va a señalar a un amigo y va a decir "dentro de poco se viene el tuyo, hdp!" o va a empezar a tirar cosas como "bueno, a ver si afinamos un poco, eh!". What an asshole.

-El egocéntrico: aquel que se suma a sus amigos y se auto-canta el Feliz Cumpleaños. ¿Inmadurez o narcisismo? Depende el caso. Lo que sí, queda como un terrible estúpido. Y más aún llegada la parte en que hay que decir el nombre del cumpleañero, el egocéntrico largará con gracia un "que los cumplas YOO-OOO!!!", lo que provocará risas de sus amigos. Por 25 segundos de canción se convertirá en Ricardo Fort. Y no es raro que él mismo pida que a continuación le canten el "Feliz en tu día" o el "Salute".

-El careta: al careta no le importa la canción ni le importa estar rodeado por sus seres queridos en ese momento tan íntimo. El careta se hace el lindo, está más allá. Le gusta ser el centro de atención, y más aún que le saquen fotos. El careta pedirá "foto antes de soplar!", o "foto con pablito!" en plena canción. Sonreirá mientras todos cantan y está pensando con qué cara quiere aparecer en el Facebook. Y al momento de soplar, infla los cachetes exageradamente y se queda un largo tiempo así, como para que el que saque la foto pueda captar el momento exacto.

Convengamos que no hay una cara ideal para cuando nos cantan el Feliz Cumpleaños. Lo divertido es justamente eso, ver en qué tipo de cumpleañero nos encasillamos. A veces cambiamos de uno a otro año tras año. Pero normales, no, nunca seremos normales. Es todo un dilema. ¿Alguno con el que se sientan identificados? ¿Alguna sugerencia?