viernes, 19 de noviembre de 2010

La Vergüenza Ajena

Amor, odio, indiferencia, deseo. Los sentimientos ponen a flor de piel nuestras sensaciones y nos describen. Dependen de nosotros, ciertamente: son nosotros. Pero hay un sentimiento que no depende enteramente de uno mismo, que es algo que escapa del autocontrol, que nace en otra persona y nos invade: estoy hablando de la vergüenza ajena. 

Hay algo que debería aclarar desde un principio: NO HAY PEOR SENSACIÓN QUE LA VERGÜENZA AJENA.

La vergüenza ajena siempre nos toma por sorpresa, sin armas para frenarla. Nuestra piel se eriza ante ese ridículo acto del otro y no sabemos cómo decirle a esa persona que pare de hacer lo que está haciendo o hacerle dar cuenta que lo que acaba de decir es realmente patético. Desde ver a nuestros padres bailando "El Meneaito" en un casamiento hasta escuchar preguntas como "¿África es un continente?" (créanme, la he escuchado).

Son muchas las situaciones que me han dado vergüenza ajena en la vida. Pero también debo admitir que son unas tantas otras aquellas en las que YO he dado vergüenza ajena. Y como me parece más divertido reírme de mí misma, a continuación les cuento algunas de ellas:

-Hace unos años me crucé con un Testigo de Jehová en la calle. Me explicó su convicción de que "Dios está en todas partes, lo presenciamos en las cosas, en los ojos de algún hermano, en los detalles...". "Ah..."-le respondí- "yo creía que los Testigos de Jehová habían visto algo...". El tipo se puso rojo por mí, se llevó la mano a la frente desbordando indignación y se fue... sin decirme una palabra.

-Hasta los 16 o 17 años me rehusé a tener celular. Cuando por fin me vendí al sistema y mis papás me compraron uno, lo llevé una noche cuando salimos con unas amigas del colegio a comer afuera. En pleno baño, me llega la primer llamada de mi vida. El celular comienza a vibrar, y yo, alterada porque no entendía por qué vibraba, lo saqué de la cartera y lo tiré al piso gritando "¡VA A EXPLOTAR!".

-También en mi época anti-celular, yo veía que ya todas mis amigas tenían uno. En eso las acompañé a comprar "una tarjeta" (para acreditar el saldo). No entendí bien para qué servía, así que cuando las vi raspando la tarjeta para ver el código, pregunté: "Ah, qué, ¿¿traen premio??".... no, sole, no....

-Cuando me llevé puesto el escalón del escenario delante de tooodo el colegio para recibir un diploma de francés, causé un coro de gritos lastimosos "¡¡uuuuhh!!", al tiempo que encendí la vergüenza ajena casi en efecto dominó.

-Cuando estaba acostada con una persona que me gustaba mucho, y me tira un "sacate las medias".... "em, no: son mis pies...." La CARA que puso, no me la olvido más. Aunque sentí un poco de vergüenza ajena yo por esa persona también.

Ok, suficiente. Si les hice sentir vergüenza, entonces entendieron el punto. Pero si incluso se rieron de mí, los reto a que tiren la primera piedra. No me van a decir que no tienen anécdotas para contar :)

13 comentarios:

  1. A veces miro mis fotos el FB y me doy vergüenza ajena de mi yo pasado! :S

    Pero recuerdo 2 los dos ultimos hechos que me dieron vergüenza ajena.

    El primero pasó en la casa de mi amiga Gaby, nos invitó a todos a cenar y vino una especie de amigo de nosotros(los chicos). Los padres de Gaby no etsaban en la casa. Cenamos, comimos el postre y despues nos quedamos hablando un rato entre todos. A eso de las 1:30 a.m., caen los viejos de Gaby, a lo cual este muchacho camina hasta la puerta se para a un metro de la madre de Gaby y exclama con un grito que despertó a medio vecindario: "HOLA MAMA DE GABY", automaticamente repite lo mismo con el padre: "HOLA PAPA DE GABY"... Les juro que nunca nada me causó tanta vergüenza ajena. No sabia donde meterme... Esa fue la primera y ultima vez que lo invitamos a algo...

    El segundo hecho fue hace poquito con mi primo en la casa de Flor Alvarez. Cuando se puso a tomar del pico de la botella adelante de todos en una casa que recien conocia... me quise hacer el desentendido de la situcion pero luego mi conciencia me dijo que debia decirle algo. No es al gran cosa, pero me puso un poco incomodo :/

    Muy bueno el post y el Blog querida!

    Si queres poneme a descubritelo en tus links, me ayudarias mucho! :D

    Segui posteando asi!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. aleeeeeee te TENGO q comentar algo: el segundo hecho HASTA A MI me dio verguenza ajena!!!!! jajaja verlo a tu primo ahi tomando era muy gracioso, lo habiamos conocido ahi, o sea.. jaja ahora te agrego a mis links querido :)

    ResponderEliminar
  3. Hola limoncito

    Buenísimo el post... obviamente da risa.

    Yo recuerdo una anécdota que si no es la más increíble que me pasó pega en el palo... Era una reunión muy selecta de unos marqueteros que promocionaban un perfume... éramos solamente dos los escogidos para dar nuestras impresiones...

    El sujeto saca un frasco muy bien diseñado, y se me pone delante, me larga el frasco en la cara diciéndome con asombrosa seguridad: ¿¿¿Qué te parece Oscar De la Renta???... Le respondí: ¡¡La verdad que no lo conozco y menos sé de sus negocios!!... un silencio absoluto, hasta que los rostros rojos y las risas estallaron... luego me la explicaron. Creo que hice sentir vergüenza ajena... Pero a mí no me pasa lo mismo... cuando alguien la mete, me inhibo, no me hago tanto problemas... quizás los años, la experiencia...

    Limoncito: ¿¿Hay algo que regalar para ser el padrino??

    Sabes Sole... con el permiso de tu novio... cada día te tengo más cariño...

    Besos...

    PEPE

    ResponderEliminar
  4. Pepito! jaja me hicist reirr ! obvio q podes ser el padrinoo; es mas, estaba esperando q vos me lo dijeras ;)

    ResponderEliminar
  5. ahijadaaaaaaaa!!!! eso de la vergüenza ajena me pasa mucho...pero, debemos convivir con el entorno y hacer como que no pasa nada, hermosa.
    bienvenido al PADRINO...hola pepe, soy la MADRINA!!!
    buen finde.
    kisses

    ResponderEliminar
  6. Hola deMónicamente, cuando nos juntamos para bautizar a la nena... yo estoy más o menos a 4,000 kms, pero... todo puede ser posible...
    Besos, abrazos y mucho champagne...
    PEPITO

    ResponderEliminar
  7. Primero que nada debes saber que me encunettro con una gran cantidad de drogss en mi cuerpo u no puedo escribir iben.

    me rei mucho con lo de "vaa a explitra" jajaja, te odio, porque no tengo que hacer fuerza y me avuerdo y me rio.

    te qioerp

    ResponderEliminar
  8. Jajaja! tarde pero seguro obviamente!
    La verguenza ajena es lo peor!
    Cuando por fin un fin de semana que no tomas, y estas fresco.. ver a tus amigos en pedo haciendo cosas que te da mucha verguenza ajena (y que no voy a repetir aca), jaja. Igual vos sabes que cosas me dan verguenza ajena y mas cuando se hacen a propositoo :P jaj

    En fin, este blog se convirtio en una familia que te quiere, pero yo te amo!!
    Cada dia mejor el blog de limon! Se hizo su propio lugar en el mundo bloguero :)

    ResponderEliminar
  9. estás loca, muy, y tenés un buen blog.
    ah, hola, soy cristian y estoy saliendo del agujero interior de mi blog. empecé a buscar otros para leer y encontré mucha mierda, pero también caí acá. espero que nos podamos seguir leyendo. ya te empecé a seguir.
    suerte!

    ResponderEliminar
  10. Uf! A mi muchas cosas me dan vergüenza ajena, pero en cuanto ami no se. Puedo decir las cosas que a mi me dan vergüenza pero no puedo asegurar que al resto también.
    Las situaciones que me generan muuuucha vergüenza son los reality shows tipo talento argentino, las peleas entre mediáticos y vedetongas, y....la gente que escribe con horrores de ortografía.

    besotes!

    Pd: Sole, una genia como siempre!

    ResponderEliminar
  11. JAJAJAJA, por dios, mirá lo drogada que estaba cuando escribi el comentario jajajaja! el "te quiero" es lo mas como esta escrito

    ResponderEliminar
  12. Hola soleee, q maaal todas esas situaciones che jajaja un bajon!!! a mi lo q me da mucha verguenza ajena es cuando suena un celular en plena clase de facultad con un ringtone super reggetonero y el flaco o flaca se muere por apagarlo y no encuentra el ceeel, y lo busca, lo busca y toda la clase mirando.... em... debo decir que esa situacion me paso a mi jajajaja

    ResponderEliminar
  13. Reunion de 25 años de egresados, me invitan al asadito. Uno de los que estaba ahi me saluda super efusivamente, dandome una excitada bienvenida.
    Juro que pense que era de otra division!
    Nooooooooooooooooooooooooooo! "Estuvimos sentados todo quinto año vos en el banco de atras mio, yo estaba adelante, qué no te acordas?"
    Chan! La obvia respuesta era un NO rotundo.
    Todos miraban como "poooobre, pensar que en quinto año era el mejor promedio y le quedaron a"c"solutamente erosionadas todas las neuronas de un saque"

    Anecdota 2:
    No me paso a mi: pero nos dio taaaaaaaaaanta verguenza!
    Cumpleaños de un año de mi hijo Joaquin. Tipica fuiesta familiar en saloncito acorde.
    Foto por las mesas, por todos lados.
    "Dale tia Marta, veniiii, sacate una foto"
    Que no, que no, que no. Mi hermano va y la saca de un brazo, como para que se anime y apenas tia Marta se para.
    Faaaaaaaaaaaaaaaaa! Los pantalones de la tia al piso y se queda en casi tarlipes ante el atonito fotografo.
    La tia habia morfado tanto que se ve que se desabrocho los pantalones y por eso no queria pararse para la foto!

    ResponderEliminar