viernes, 31 de diciembre de 2010

10 cosas que aprendí en el 2010

1-Contrariamente a lo que yo creía, a los hombres NO les gusta cuando las mujeres sabemos de fútbol
2-Las rayitas horizontales en el vidrio de atrás de los autos largan calor y sirven para desempañar
3-"Langa" es "galán" en lunfardo
4-Mis papás no están felices teniéndome lejos; es más, me extrañan
5-Si quiero que dejen de cofundirme con mi hermana tengo que hacerme un cambio de look radical
6-Ante la duda, comprá
7-Estar con mis amigos es lo mejor que puedo hacer por mi salud :)
8-Tener a mis cuatro abuelos vivos y no visitarlos es como tener una Ferrari en el garage
9- La distancia la hacen las personas, no los kilómetros
10- Para aprender a decir que no, hay que aprender a qué decir que sí

martes, 28 de diciembre de 2010

Balance del 2010

Veo a diciembre como un asiento de colectivo: un espacio apto para autocuestionarse. A medida que se acerca fin de año es imposible no pensar en si fue un buen año o no, en qué avanzamos, de qué nos arrepentimos, en si cumplimos con toda la lista mental de cosas que teníamos previstas para realizar en 365 días.

En mi caso, creo que el balance del 2010 es positivo. Lo definiría en dos palabras: "muchos cambios". Terminé una carrera, en el trabajo me pasaron a planta fija (me siento un obrero de la UOM diciendo eso). Me fui de la casa de mis viejos, viví en tres casas distintas. Terminé con una historia que habría jurado que iba a durar para siempre. Me desprendí de gente que realmente no valía la pena, me hice nuevos amigos, descubrí cuánto valen los amigos que tengo, me acerqué mucho más a algunos familiares. Compuse más canciones, tuve una revelación y fundé mi propia secta junto a un amigo. Me hice un blog que me ayudó a prevenir la neurosis, pero que también resultó ser casi una excusa para conocer gente increíble: agregué mails, contactos, intercambié encomiendas y tuve la suerte de conocer a algunos personalmente. También Limon World me ayudó a retomar contacto con gente con la que hace mil que no hablaba o acercarme a personas que jamás creí que se interesarían en las boludeces que escribo.

Algunas cosas no cambiaron: mi cuarto sigue siendo una favela (por lo caótico), aún no aprendí a manejar ni a cocinar, y a veces sigo yendo a trabajar vestida a lo Kurt Cobain.

Pero bueno, en definitiva, si tengo que ponerme a chequear qué cosas cumplí de las que iba a hacer, diría que muy pocas, porque terminé logrando cosas que no estaban en la agenda de lo previsto para el 2010.

¿Cómo fue el 2010 para ustedes? Les deseo feliz año a TODOS los que leen esto y que venga el 2011  (si se anima, porque por cómo están las cosas...).

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Estrenando soltería

Se acaba de caer internet en la planta y no puedo trabajar. No tengo nada que hacer. Entonces me tiento y le mando un sms. No responde. Esto me lleva a escribir un post.

Cosas raras que te pasan cuando cortás una relación:

De recibir 20 sms por día, pasás a recibir uno solo, que viene a llamarse "EL mensaje del día". Y antes de abrirlo, tu nivel de ilusión de que sea alguien interesante es directamente proporcional a la posibilidad de que sea Movistar informándote que ahora te podés adherir a su factura electrónica GRATIS mandando "factura" al 2020.

Tu celular se vuelve clínicamente muerto, y el crédito te alcanza y sobra para todo el mes.

Cada vez que ves a tus amigos recibís el mismo reproche: "Claaro, AHORA te juntás con nosotros eh?".

Cuando te saludan, la siguiente pregunta será "Y... ¿vos cómo estás...?", con el mismo tono de pésame que le preguntarías a alguien cuyo papá acaba de morir.

Reavivan los buitres que solían salir con vos antes de dicha relación, con falsos lamentos y comentarios sin carpa como "qué cagada que cortaste... che, el viernes estás libre??".

Pasás por la plaza solo y por donde quiera que mirás hay parejitas besándose en TODOS los bancos (y siempre es un día soleado re lindo). Cuando VOS estabas en pareja, lo jurás, no pasaba eso.

Es un viernes a la noche con una tormenta infernal, ideal para hacer cucharita con alguien, y estás solo/a. Llamás a tus amigo/as: tu mejor amiga se fue al cine con el novio, la otra tiene que estudiar para el parcial del lunes, la otra se juntaba con sus amigas de la facu y vos.... y te quedás sin un maldito plan, y te percatás de lo que va a ser tu triste noche: comiendo helado del pote y viendo por enésima vez ese capítulo que te sabés de memoria de tu serie preferida.

Te pasa algo muy gracioso en la calle e inmediatamente querés llamarlo/a para contarle de lo que te ocurrió, pero entonces te acordás que ya no tenés con quién compartirlo.

Te cruzás por la calle con algún amigo/a suyo y no sabés si preguntarle por el/ella.

Llega su cumpleaños y no sabés si: mandarle un mensaje (para dejar en claro que te acordaste y nada más), llamarlo (supone que aparte querías escuchar su voz), dejárselo dicho en el muro del facebook (onda "el face me avisó que cumplías, sino ni en pedo me acordaba"), o IR al cumpleaños (a pesar de todo, te importa realmente).

En caso de extrañar a esa persona:

Estás bien, de buen humor, con tus amigos riéndote a más no poder, sentís que la vida te sonríe, hasta que de repente suena ESA canción en la radio... el que era "NUESTRO TEMA". Y todo se viene abajo...

Cuando olés a alguien que lleva su mismo perfume te agarra una sensación rarísima por dentro que no se la querés contar a nadie porque tampoco sabrías cómo describirla. No hay memoria más fuerte que la olfativa.

TODAS las canciones románticas de despecho (onda "me vas a extrañar cuando llegue la noche!")  te hacen acordar a esa persona, y las cantás a gritos en el boliche. Lo sentís como modo de descarga pero desde afuera se ve bastante patético. El punto de tristeza máximo llega cuando completás con su nombre la canción del gordo Leo Matioli que dice: "Porque después de ti.... !!"

Tratás de mantenerte siempre ocupado/a para así evitar tener ratos libres porque si estás libre pensás, y al pensar te acordás de esa persona, y así te agarran bajones anímicos. Así que cualquier cosa que encuentres, hasta ayudar a tu hermanita con las tareas del colegio o ir al supermercado, va a ser mejor que estar haciendo nada.

Internet NO ayuda. Las redes sociales son la puerta de la tentación para chusmear "en qué anda". Abrís el Facebook y ya tipeás la inicial de su nombre en el buscador o la de de sus amigos más cercanos. O, si no lo tenés más, entrás desde el facebook de un/una amiga que sí lo tenga. Te preguntás si los grupos a los que se une serán indirectas para vos. Te revisás todas las fotos de sus salidas de fin de semana, observás detenidamente si lo/a ves abrazando a alguien, te fijás a quiénes agrega y revisás su correo electrónico tres veces más seguido que el tuyo.

No podés evitar preguntarte si seguirá leyendo tu blog :P

sábado, 18 de diciembre de 2010

La zapán de Noel

Todavía recuerdo esa clase de francés donde la profesora nos explicó que "arbolito de navidad" se dice "le sapin de Noel", que pronunciado suena "le sapán de noel". Todos nos imaginamos la panza del gordo Santa Claus y no pudimos contener la risa. En fin, paso a explicarles mi teoría.

Distintas etapas, distintos árboles.

El arbolito de la parejita feliz: ahí están los dos recién casados, muy enamorados todavía, paseando por el Jumbo para elegir su primer arbolito de navidad. Como están justos de plata porque acaban de comprar su pequeño departamento, van a elegir un arbolito chiquito de alrededor de un metro de altura, que pueda entrar con comodidad y que no les ocupe espacio. Los adornos también serán simples, nunca demasiadas bolas navideñas, junto a una guirnalda que alcanza a rodar todo el arbol.

El arbolito de los chicos: pasaron los años y la parejita feliz ya es un matrimonio con todas las letras. Se mudaron a una vivienda más grande y llegaron los hijos. Los nenes crecen, se entusiasman con la navidad a medida que la van entendiendo y piden un árbol más grande como el de sus amiguitos. Así que compran un árbol tamaño mediano, de 1,65 de altura, y lo adornan con una simpática colección de bolas de navidad con motivos navideños: estrellas, caras de papá noel, bastones candys. Se rompen las primeras bolas navideñas pero no importa porque en la caja de colección vinieron unas cuantas de repuesto. Se ve bastante simpático. En el día de los Reyes Magos dejan sus calzados prolijamente debajo del árbol y, a falta de un jardín en la casa, van a buscar el pasto para el camello en la plaza de la vuelta.

Pasan los años: los nenes que antes tenían 5 y 6 ahora tienen 10 y 11. El arbolito de esta navidad tiene algunas ramas peladas porque las hojas artificiales se fueron perdiendo con los años. Las bolas navideñas se siguieron rompiendo y se acabaron las de repuesto, por lo que la mamá tuvo que comprar una colección nueva, y ahora se mezclan las bolas grandes y toscas y con las nuevas que son pequeñas y más finas. Pareciera que hay una guerra entre los dos bandos por el terreno del arbolito. Por primera vez compran un pesebre, los chicos están muy entusiasmados. Recrean toda la escena del nacimiento de Jesucristo, un muñequito de un bebé muy tierno. Hasta compran papel crep para hacer el agua que pasa por abajo del puente y todo.

El arbolito cachivache: los nenes ya son adolescentes y armar el arbolito pasó de ser el acontecimiento del año a ser un bajón del que nadie se quiere hacer cargo. Lo arman el 9 de diciembre, porque a todos les daba fiaca ir a sacarlo del altillo. De la primera colección de adornos navideños quedan apenas cinco piezas, de la segunda unas diez, por lo que la mamá se ve obligada a comprar una nueva colección. Le pregunta a los chicos si la quieren acompañar en la compra, a lo que los chicos responden "NO". Los adornos están carísimos y la madre termina comprando un juego de bolas navideñas en la feria de La Salada cuando se enteró de que allí habían ofertas por cinco pesos. Ahora sí: el arbolito es una grasada total. Es como una gran bola de nieve con pegamento que fue adhiriendo todo lo que encontraba en el camino. El joven cuida-corderos del pesebre desapareció a lo Julio López y fue reemplazado por un playmóvil. El niño Jesús, ese bebé tan simpático, fue aplastado sin querer por uno de los hijos y en su lugar pusieron un muñeco de tortas con forma de bebé que había sido usado para el bautismo de uno de los hijos hace 15 años. Perfecto: ahora la panza del pibe Jesús es igual de grande que el torso y la cabeza de José y María juntos. Es como un bebé monstruo que ya ni siquiera entra en la cuna del corral. El puente esta vez no tiene agua debajo, parece como si una sequía chaqueña hubiera arrasado con el lugar. El matrimonio para este entonces tuvo un nuevo hijo que ahora tiene 3 años, y se ven obligados a caretearla de nuevo con lo de los Reyes Magos: pero esta vez les daba fiaca ir a buscar pasto a la plaza, así que pusieron algunas flores sintéticas de decoración del living, dando por sentado que el camello se las va a fumar.

Vida de adultos:  Los hijos se fueron de la casa y el matrimonio se encuentra en plena crisis del "nido vacío". La madre piensa que es ahora de "renovar" su vida y dona el arbolito mersa a la iglesia (que va a parar a la cueva del cura, es fija). Compra uno nuevo, más grande, majestuoso, imponente, de casi dos metros de altura. Las buena situación económica le permite comprar una colección de adornos importada y realmente elegante. También renueva el pesebre por uno que nuevamente tiene todos los muñecos con sus tamaños relativos. El arbolito nunca se vio tan lindo. 

Vida de ancianos:  "¿Para qué queremos un arbolito tan grande? Con mi problema de columna no puedo andar a los 76 años subiéndome a una silla para poner las ramas de arriba". El matrimonio, ahora de edad mayor, siente que el majestuoso arbolito pasó a ser una monstruosidad decorada, y vuelven a lo primitivo: un arbolito chiquito, simple, con poca decoración, pero, a diferencia del primero, este es blanco. Los arbolitos nevados son un clásico de los viejos. 

jueves, 16 de diciembre de 2010

No es lo que decís, es cómo lo decís

Recuerdo cuando mi amiga 1 y mi amiga 2 fueron a un recital. Me las encontré por separado y les pedí que me contaran del gran evento.

Amiga 1: Tenía un caloooorrr, ¿viste en esos días de mierda de verano en el que sentís todo el cuerpo como pegoteado de humedad? Bueno, me levanté así y así estuve todo el día. Tipo, me bañé y seguía así, no sé qué onda! Y bueno, la llamé a Amiga2 porque dije "ésta se va a olvidar de las entradas y nos vamos a quedar afuera". Amiga2 me atiende toda dormiiiidaaa, y eran las tres de la tardee!!! Le digo "tenés las entradas no??" y me dice "las entradas? no las tenías vos...?" y por un segundo la mato pero al toque dijo "ahhh, sisi, las tengo, las tengo guardadas en el cajón". Bueee, cuestión que a las 7 yo ya estaba lista como para ir. Empezaba a las 9 y media, pero dije "tengo que ir temprano" porque viste que si vas sobre la hora después es un quilombo para conseguir lugar. Habíamos sacado para campo. Bueno, y la llamo a Amiga2 y me dice "yaaa?? nono, ni me cambié, no, aparte tengo que ir a hacer unas cosas primero". ¡La quería matar otra vez! La convencí porque si no no salíamos más y queríamos ir en remís, pero ¿sabés cuánto sale de acá hasta River? 60 mangos! Ni en pedo! Así que aprovechando que teníamos tiempo fuimos en colectivo. Una hora tardó el bondi... lindo, no? Y llegamos y ya nos querían vender remeeeras, de todo. Esquivamos todos los puestitos y buee.. ellos aparecieron a eso de las 9:40. Nonono, tenías que estar ahí. Empezaron con (tema que no me acuerdo) y yo tipo "AAAAAHHHH!!!!" gritaaaando de la emoción, "TE AMOOOOO!!" le dije así re emocionada. Después hicieron algunos de los temas del último disco y yo no conocía nada, eso era sólo para los más fanáticos. Y en un momento estábamos con Amiga2 avanzando y nos dimos cuenta que estábamos tipo a 30 metros!!! Entonces nos acercamos y... BLA BLA BLA BLAAAAAAAAAAAAAAAA

Amiga2: estuvo zarpado. Los flacos re buena onda, decían todo el tiempo que Argentina era lo mejor y qué se yo. Con Amiga1 encima fuimos empujando a la gente y ya sobre el final estábamos ahí nomás de la valla del principio, a diez metros! Tocaron todos los temas clásicos y re bien, sonaron perfecto. La verdad que muy bueno. Y vos qué hiciste el sábado?

No pido ni un extremo ni otro. Pero hay gente que debería saber que las historias contadas con detalles que no significan nada no hacen a la historia!! Por ejemplo: ¿qué necesitaba yo saber todos los preparativos e inseguridades pre-recital? ¿en qué cambiaaaa?

En algún sentido se parece a cuando las mujeres nos contamos conversaciones de msn enteeeras con todos los detalles (que a veces, tratándose de historias de amor SÍ hacen a la historia), diciendo "porque le dije, y me dijo, y entonces me puso esta carita :S y yo le dije...", cuando los flacos sólo preguntan "Y, la invitaste a salir?" "SI".

viernes, 10 de diciembre de 2010

Instrucciones para parecer alguien interesante

"Sonríe, Jesús te ama" (aunque todos los demás piensen que sos un boludo). La realidad es que caerle bien sólo a Jesús no me sirve de nada. Primero porque es uno contra el resto del mundo, y segundo porque está muerto (gente cristiana: abstenerse de leer este post).

Entonces... ¿qué tengo que hacer si toda mi vida fui un ser común y corriente, el último caballo de la carrera del hipódromo por el que pagan 45/1 porque NADIE me apuesta $1? Ok, tranquila: la imagen de uno se puede revertir, creo yo. Nunca es tarde para cambiar la forma de ser. Nunca es tarde para romper el cascarón de lo mundano y convertirse en alguien... INTERESANTE.

Porque conozco personas que son comunes, y personas que siento que son "algo más", que sobresalen. Estas instrucciones están inspiradas en esa segunda clase de personas. Quizás las empieces a cumplir y por dentro  te sientas el mismo gil de siempre, pero al menos vas a parecer interesante. Y eso, en tiempos de cultura  photoshop, creeme, es casi tan importante como serlo.

CÓMO PARECER ALGUIEN INTERESANTE

*No seas un enfermo de las redes sociales. No escribas en el Facebook qué te estás cocinando o si te acaban de robar la billetera en pleno Cabildo y Juramento. Las personas interesantes escriben sólo un estado por día. No te unas a muchos grupos y NO abras galletas de la fortuna.
*Usá palabras y frases interesantes para causar una buena impresión, como "ciertamente", "utópico", "hipotéticamente hablando", "literalmente", "caer en lo banal/vulgar", "maquiavélico" y "alevoso".
*Evitá usar insultos y decir palabras que no significan nada (como "tipo", "o sea")
*Tocá algún instrumento. Te lo digo por experiencia personal, la gente queda impresionada solamente al escuchar decir que toco el bajo, sin ni siquiera haberme escuchado.
*Practicá algún hobbie o deporte raro. No es lo mismo escuchar "el jueves tengo futbol con los pibes" que "los sábados a la tarde JUEGO AL CRICKET".
*Tené una base MÍNIMA de sociología y filosofía (Lennin, Marx, Maquiavelo, Rousseau), a tal punto de poder decir "qué vida aburguesada que llevás", pero sin caer en el idiota cuasi-intelectual. El Wikipedia te da una mano.
*Hacete el que en esta vida nada te importa y todo te sale bien de casualidad. (ej: si te dicen "¡qué linda remera!", contestá "gracias... me la compré en liquidación, era la última que quedaba en stock").
*Evitá poner fotos de tu mascota de fondo de pantalla del celular o en la pc: evidencia que estás soltero.
*Si estás en una relación amorosa, hablale a la gente de tu pareja como si fuese tu alma gemela, pero tampoco en exceso. Y si estás soltero, nunca lo digas con tono de pena, para la gente vos siempre tenés que estar "sin apuros".
*No admitas que hacés dieta. Decí "yo no hago dieta, yo me cuido nomás".
*En una conversación grupal, sé el pionero que introduce los temas de conversación. Temáticas que nunca fallan: los dibujitos que veíamos de chiquito, anécdotas de la escuela/facultad/trabajo, cosas que odiamos hacer. Eso sí: no hables demasiado, dejale eso a ellos, vos tenés que quedar como el marca-tendencias. Así cuando se agote un tópico, la gente estará esperando que introduzcas otro.
*No hables de tus problemas en la facultad o el trabajo. A nadie le importa.
*Leé algo de Cortázar y Borges, y otros autores de impronta nacional . Pero alguna que otra novela de Dostoievski: la gente se impresiona más al creer que sabés de "literatura rusa".
*Ponele a tu perro el nombre de algún filósofo o científico. Si la persona es interesante, también lo es su perro. Así que nombres como "Pupi" y "Rocky", olvidate. Hobbes, Locke y Albert quizás te ayuden.
*Tené alguna anécdota fija que sabés que nunca falla a la hora de hacer reír a la gente. Te servirá en momentos en que tenés que remontar la conversación.
*Hacete un blog ;)

Buen finde a todos los limones exprimidos y a aquellos que sólo se asoman acá desde algún árbol.

pd: por si te lo andabas preguntando, SI, el título de este post es una intertextualidad de "Instrucciones para..." de Julio Cortázar. Ven cómo ya me hago la interesante yo también.

domingo, 5 de diciembre de 2010

Los amigos de mis amigos... ¿son también mis amigos?

"Tengo un amigo que es re copado, se va a llevar bien con vos", nos dice nuestro amigo.

Uno tendería a pensar que porque A se lleva bien con B, y C es amigo de A, B y C se van a llevar bien también. Me mareé un poco. "Los amigos de mis amigos son mis amigos", asegura un dicho. También lo dijo Xuxa, pero nunca le creí. Matemáticamente hablando, la ecuación de lo que estoy diciendo sería que A+B=A+C=C+B ó que (A+B)/(A+C)= 1.

Pero volvamos a las palabras. "Los amigos de mis amigos son mis amigos" es totalmente falso! Porque no somos robots con configuraciones predeterminadas que pueden compatibilizar perfectamente con las de otras personas, no! Con cada amigo somos único. Creo que lo fantástico del ser humano es su capacidad de adaptación y flexibilidad ante distintos contextos y personas. Yo no soy igual con todos mis amigos. Se que con mi amiga K puedo hablar de cosas serias pero quizás con ella no me permito el humor y las pavadas que sí digo con mi amigo T, con quien me cuesta hablar de cosas serias. Entonces, imagino yo, que juntar a K con T sería para ellos más incómodo que encontrarse con su ex en un ascensor. Se que para un grupo de amigos soy el bufón, y para otros la intelectual, y para otros quizás la tímida. Las cosas de las que me río con un grupo de amigos y con otro son totalmente distintas, porque así lo son mis amigos.

Ahora bien, ya tengo que saltar con mi lado crítico: no hay nada que me moleste más a la hora de "juntar" y presentar a dos amigos que los susodichos intenten buscar complicidad hablando de mí y riéndose de mis defectos. Estoy hablando de la siguiente situación:

Juan quiere que sus amigos Diego y Kevin se conozcan. Se preparan para ir a un recital.

Juan: Kevin, él es Diego. Diego, Kevin.
Diego: Hola...
Kevin: Hola...
Juan: Bueno y, todo listo?
Diego: Llevás la cámara?
Juan: Uh no, me olvidé de cargarle la batería...
Kevin: jajajaja, qué raro vos, olvidándote de todo
Diego: jajaja, sí, SIEMPRE se olvida de todo
Kevin: jajajaja, sí, es un colgado
Juan: Bueeeno chee... ¿A qué hora era el recital? A las diez, no?
Kevin: No boludo, a las 8.30
Diego: jajaja, ni sabe a qué hora es el recital!!!!!!!
Kevin: jajajajaja, sí, si no iba con nosotros el tipo iba a llegar cuando ya se iban todos e iba a preguntar "¿Qué pasó, se canceló el show?"
Diego: jajajajaja!!!!!!!!!!!!!!

Esa complicidad que se genera ahí entre los dos desconocidos es totalmente odiosa y peligrosa para el amigo en común. OJO, no digo que yo no lo haya hecho alguna vez, je. Quizás es como un arma que nos sale de manera natural para romper el hielo.

De todas maneras, cuando el pacto de complicidad ya resulta alevoso y destructivo, pienso que la perfecta venganza es dejar a eso Diego y Kevin SOLOS. ¿De qué se reirían ahora?¿Qué puntapiés inventarían para romper el silencio esta vez?

Juan: Ya vengo.
   (........................)
Diego: Che y... ¿vos de dónde conocés a Juan?
Kevin: del colegio, ¿y vos?
Diego: de la facultad...
Kevin: ah....
..........................
Diego: ¿cómo se llamaba el colegio al que iban?
Kevin: Sagrado Corazón...
Diego: ah, ¿el que queda en Caballito?
Kevin: no, el de Colegiales...
Diego: ah....... porque yo tenía una amigo que iba al de Caballito.....
Kevin: ah, mirá vos...
Diego: sí.......... bah, fue un año solo creo......


jueves, 2 de diciembre de 2010

Break-up Season

Comenzó diciembre, y con él nos encontramos en pleno auge de lo que yo llamo la "Break-Up Season" o la temporada de las separaciones. La BK-S (para abreviar) comienza en octubre y se extiende hasta febrero. ¿En qué consiste? Bueno, mi teoría es que este trimestre del año es para una pareja el período más propenso a cortar la relación. Porque en invierno y otoño, cuando el frío es infumable, todos queremos tener un chongo (léase novio o similar) para que nos haga cucharita y se quede los sábados a la noche con nosotros viendo todos los dvds de Lost en vez de salir a bailar con amigos. Y porque la primavera es la estación del amor, y nada más lindo que ir caminando de la mano disfrutando de la naturaleza a su lado, con el viento acariciando sus cabellos castaños en cámara lenta. Pero ¿qué pasa cuando llega el verano?

La llegada del verano pone a la gente histérica por varios motivos. En primer lugar, la sociedad y las revistas para mujeres nos meten en la cabeza esa ley no escrita de que "hay que llegar lindos" al verano, y entonces creemos que inscribiéndonos en el gimnasio a esta altura del año vamos a poder borrar el cementerio de Big Macs que sembramos durante todos los meses anteriores. Acá ya hay una contradicción: al hacer ese esfuerzo inútil por ponernos lindos, estamos queriendo quedar en forma para los demás, y no sólo para nuestra pareja. Es más: nuestra pareja es lo que menos importa, porque se supone que siempre estaremos lindos para él/ella.

También es cierto que nos encontramos en fechas de finales en la facultad y trabajos prácticos que definen nuestra cursada. El estudio se apodera de nuestras tardes y nuestras noches sin dormir. El poco tiempo que podamos estar con nuestra pareja será tiempo a doble conciencia: por un lado disfrutamos de su compañía y por otro  sentimos que estamos perdiendo el tiempo y que estar con el/ella no es otra cosa sino una manera de esquivar nuestras obligaciones. No es raro estar mirándolo/a mientras nos habla y de repente imaginar la cabeza del profesor de Sociedad y Estado en lugar de la suya. Las discusiones comienzan cuando cada vez recortamos más el tiempo que pasamos con el/ella, y recibimos con más frecuencia los mismos reproches:  "¿otra vez tenés que estudiar? pero no nos estamos viendo nunca!" o "Así no funciona una relación" o "ya no sé hasta qué punto eso de estudiar no es una excusa", o el clásico "eso te pasa por no organizar bien los tiempos!".

Por otro lado, el verano mete presión a nuestra agenda con una pregunta que se vuelve cada vez más frecuente: "¿A dónde te vas de vacas?" (frase grasa, si la hay). Las calles nos invaden visualmente con carteles publicitarios con promociones de viajes a Mar del Plata, Punta del Este, el Caribe y hasta un paquete de jubilados (tentadoramente barato) para Las Toninas. Y en este punto es donde quiero destacar el gran dilema de los planes de viajes frustrados en pareja. ¿Por qué casi siempre que planeamos ir a algún lado con él/ella, termina todo en la nada? Un gran factor son nuestros amigos, los impredecibles de siempre que a último momento nos vienen con propuestas sumamente tentadoras como una "escapada" de cinco días a la costa, que pone en jaque el plan que habíamos organizado con nuestra pareja. Ahí surgen discusiones como la siguiente:

ella: bueno gordi, mirá, a mí lo que más me gustaría es irnos la segunda quincena de enero, como dijimos ¿qué te parece? Ya hablé con mi tía y no va a poner en alquiler el departamento esos días, así que queda para nosotros...
el: emmm no sé amor, ¿no puede ser la primera de febrero?
ella: no... ¿por qué? (con un tono nervioso)
el: ¿viste el hermano de fede? tiene un depto en gesell... bueno y... emm.. los chicos.. se van ahí la segunda de enero y...
ella: ahh na, no me digas que me vas a cambiar por "los chicos"...
el: no, no, no digo eso pero... entre el laburo y la facultad no los veo nunca, viste? y sería una pena que se vayan todos sin mi...
ella: MARTIN, HACE DOS MESES VENIMOS PLANEANDO ESTE VIAJE!!! 

Y ahí comienza la pelea, que termina develando y exagerando verdades como "Me vivís controlando la vida!!!" o "¡¡Nunca sacrificás nada por mi!!".

Y, si de viajes con amigos se trata, supone más que una amenaza para la relación. Entre que el boludo ese de tu novio (o boluda, si sos hombre) se internó con los exámenes y no se hizo tiempo para vos, te dejó plantada con los pasajes en la mano y se fue a Gesell con todos los ravioles marcados y bañado en Hawaian Tropic, la frutilla del postre es que te meta los cuernos con alguna diosa que conozca en el boliche Pueblo Límite que, seguramente, le hizo a su novio lo mismo que el tuyo te hizo a vos.