sábado, 18 de diciembre de 2010

La zapán de Noel

Todavía recuerdo esa clase de francés donde la profesora nos explicó que "arbolito de navidad" se dice "le sapin de Noel", que pronunciado suena "le sapán de noel". Todos nos imaginamos la panza del gordo Santa Claus y no pudimos contener la risa. En fin, paso a explicarles mi teoría.

Distintas etapas, distintos árboles.

El arbolito de la parejita feliz: ahí están los dos recién casados, muy enamorados todavía, paseando por el Jumbo para elegir su primer arbolito de navidad. Como están justos de plata porque acaban de comprar su pequeño departamento, van a elegir un arbolito chiquito de alrededor de un metro de altura, que pueda entrar con comodidad y que no les ocupe espacio. Los adornos también serán simples, nunca demasiadas bolas navideñas, junto a una guirnalda que alcanza a rodar todo el arbol.

El arbolito de los chicos: pasaron los años y la parejita feliz ya es un matrimonio con todas las letras. Se mudaron a una vivienda más grande y llegaron los hijos. Los nenes crecen, se entusiasman con la navidad a medida que la van entendiendo y piden un árbol más grande como el de sus amiguitos. Así que compran un árbol tamaño mediano, de 1,65 de altura, y lo adornan con una simpática colección de bolas de navidad con motivos navideños: estrellas, caras de papá noel, bastones candys. Se rompen las primeras bolas navideñas pero no importa porque en la caja de colección vinieron unas cuantas de repuesto. Se ve bastante simpático. En el día de los Reyes Magos dejan sus calzados prolijamente debajo del árbol y, a falta de un jardín en la casa, van a buscar el pasto para el camello en la plaza de la vuelta.

Pasan los años: los nenes que antes tenían 5 y 6 ahora tienen 10 y 11. El arbolito de esta navidad tiene algunas ramas peladas porque las hojas artificiales se fueron perdiendo con los años. Las bolas navideñas se siguieron rompiendo y se acabaron las de repuesto, por lo que la mamá tuvo que comprar una colección nueva, y ahora se mezclan las bolas grandes y toscas y con las nuevas que son pequeñas y más finas. Pareciera que hay una guerra entre los dos bandos por el terreno del arbolito. Por primera vez compran un pesebre, los chicos están muy entusiasmados. Recrean toda la escena del nacimiento de Jesucristo, un muñequito de un bebé muy tierno. Hasta compran papel crep para hacer el agua que pasa por abajo del puente y todo.

El arbolito cachivache: los nenes ya son adolescentes y armar el arbolito pasó de ser el acontecimiento del año a ser un bajón del que nadie se quiere hacer cargo. Lo arman el 9 de diciembre, porque a todos les daba fiaca ir a sacarlo del altillo. De la primera colección de adornos navideños quedan apenas cinco piezas, de la segunda unas diez, por lo que la mamá se ve obligada a comprar una nueva colección. Le pregunta a los chicos si la quieren acompañar en la compra, a lo que los chicos responden "NO". Los adornos están carísimos y la madre termina comprando un juego de bolas navideñas en la feria de La Salada cuando se enteró de que allí habían ofertas por cinco pesos. Ahora sí: el arbolito es una grasada total. Es como una gran bola de nieve con pegamento que fue adhiriendo todo lo que encontraba en el camino. El joven cuida-corderos del pesebre desapareció a lo Julio López y fue reemplazado por un playmóvil. El niño Jesús, ese bebé tan simpático, fue aplastado sin querer por uno de los hijos y en su lugar pusieron un muñeco de tortas con forma de bebé que había sido usado para el bautismo de uno de los hijos hace 15 años. Perfecto: ahora la panza del pibe Jesús es igual de grande que el torso y la cabeza de José y María juntos. Es como un bebé monstruo que ya ni siquiera entra en la cuna del corral. El puente esta vez no tiene agua debajo, parece como si una sequía chaqueña hubiera arrasado con el lugar. El matrimonio para este entonces tuvo un nuevo hijo que ahora tiene 3 años, y se ven obligados a caretearla de nuevo con lo de los Reyes Magos: pero esta vez les daba fiaca ir a buscar pasto a la plaza, así que pusieron algunas flores sintéticas de decoración del living, dando por sentado que el camello se las va a fumar.

Vida de adultos:  Los hijos se fueron de la casa y el matrimonio se encuentra en plena crisis del "nido vacío". La madre piensa que es ahora de "renovar" su vida y dona el arbolito mersa a la iglesia (que va a parar a la cueva del cura, es fija). Compra uno nuevo, más grande, majestuoso, imponente, de casi dos metros de altura. Las buena situación económica le permite comprar una colección de adornos importada y realmente elegante. También renueva el pesebre por uno que nuevamente tiene todos los muñecos con sus tamaños relativos. El arbolito nunca se vio tan lindo. 

Vida de ancianos:  "¿Para qué queremos un arbolito tan grande? Con mi problema de columna no puedo andar a los 76 años subiéndome a una silla para poner las ramas de arriba". El matrimonio, ahora de edad mayor, siente que el majestuoso arbolito pasó a ser una monstruosidad decorada, y vuelven a lo primitivo: un arbolito chiquito, simple, con poca decoración, pero, a diferencia del primero, este es blanco. Los arbolitos nevados son un clásico de los viejos. 

3 comentarios:

  1. Creo que las primeras 3 descripciones, son acordes. Las demas podrían variar mucho.

    Igual me gusta el interes sobre el espiritu navideño!

    Nos vemos en estos dias seguramente!

    Abrazo de reno! (?)

    ResponderEliminar
  2. Excelente!!!!!! Como siempre, este post es brillante sole! La verdad que es tal cual. Aunque considero que te faltó agregar en la categoría de Nido Vacío el tema de los nietos. Vuelve a haber niños en la casa y todo vuelve a empezar!
    Mi vieja hace unos años que no lo arma (y eso que es de las que aman a navidad). En casa hay un árbol bien grande, con adornos divinos. Supongo que cuando tenga nietos va a volver a armarlo tutto!

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. aún no armé mi arbol. y qué?? no hace falta que te explique que no modifica nada. si llego, antes de de las 0:00 de mañana, lo armo.
    las descripciones son buenísimas.
    en el último, te agregaría que seguro vá a parar a la mesa ratona o de la tv, en un rinconcito insignificante!!

    mi árbol es grande. hace dos años compré: ese majestuoso, alto, y con todos los adornos dorados, nada de mezcla de coloressssss!
    es divino, pero no encuentro donde ponerlo en el nuevo depto. será por eso, que sigue esperando que lo arme. ya lo haré, sino dónde pondré los regalos??? arriba del freezer, no dá!!! jjajajajjaja
    FELICIDADES QUERIDA ¨AHIJADITA¨.
    te quiero, bombona!!!
    KISSESSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

    ResponderEliminar