sábado, 31 de diciembre de 2011

Feliz fin del mundo

Llegamos a fin de año!!! Otro año más con Limón World. Si al 2010 lo definí como un año con "muchos cambios", a este lo titularía como un año de locuras. Locuras buenas, locuras malas, pero abundan más las primeras. Hice viajes hermosos, a Asunción al principio a visitar a Anto. Ahí viví una semana llena de lujos, pileta y río. Bailamos el hit del verano en todos los boliches, cantamos a los gritos en karaokes y salí con un chico de una secta rara que todo el tiempo aparecía vestido de traje.

Conocí Europa-uno de mis sueños- y me cambió la vida y las ganas de vivirla. Fui a Liverpool y visité las casas de los cuatro Beatles. 
Entendí que por más que me alquilara toda la filmografía de Kubrick el chico del videoclub nunca se iba a aprender mi nombre; eventualmente él dejó de importarme y consecuentemente dejé de alquilar videos y me entregué a Cuevana, como todos. Salí mucho, llegué al extremo de ir a bailar sola cuando no tenía compañía y me hice amigas en boliches con las que salí durante varios findes. Conocí mucha gente y de las maneras más extrañas. Estaba en busca de alguien que de una vez por todas me hiciera bien. Quería una relación pura como la de Paul y Linda, revolucionaria como la de John y Yoko y algo obsesiva como Sid y Nancy, y así se me dio cuando menos la esperaba. Alguien que entró en mi vida a través de este blog presentándose de manera impresentable, pero que me capturó desde el primer momento y me voló la cabeza. Me hizo cambiar mi manera de ver las cosas y hasta mi forma de vestir hoy es completamente distinta. Me compré el saxo que aún no sé tocar, incumplí promesas, huí cuando tuve que hacerlo y en uno de mis tantos impulsos viajé 1000 kilómetros sin que lo supiera nadie. Dejé a un lado la estrategia del proteccionismo sentimental porque me di cuenta que sola no puedo y me animé a confiarles todo, absolutamente todo, a mis mejores amigas. Anduve trabajando junto a mi vieja sólo como excusa para acercarme a ella; mi papá sigue sin hablarme mucho pero ya no lo juzgo por eso. Y mis hermanos siempre están... nunca se fueron. Fui la revelación de la cena de fin de año de mi trabajo estando completamente borracha y subiéndome al escenario a romper la noche con unas cinco canciones, incluyendo "Desesperada" de Martha Sánchez. Escribí sobre Banfield a principio de temporada y nos fue como el culo, por lo tanto no pienso hablar más del tema. Ah, y todos los días me sigo despertando con la ilusión de que un estadounidense con barba y de traje me secuestre al salir de mi casa y me lleve con los Iluminati y así viajar por el mundo e ir gratis a Disney World. No va a pasar, pero por las dudas es lo primero que pido cuando soplo las velitas.

A medida que pasaron los meses fui escribiendo menos en este blog, es cierto. En algún punto siento que se me acabó la inspiración, lo cual me preocupa, pero llegan días en que la vida me sorprende y naturalmente se me llena la mente de imágenes, teorías y conclusiones que me veo obligada a volcar acá.

Un muy buen 2012 a todos los que pasan por acá!! Si este año les fue bien, les deseo que en el que viene ahora continúen igual. Si les fue mal, es buen momento para hacer borrón y cuenta nueva. Me acuerdo cuando las cosas no salían como yo quería, mi tíoabuelo-que las vivió todas- me decía:  "Yo me choqué la cabeza contra la pared miles de veces como vos, Sole. Pero de eso se trata la vida: de chocarse la cabeza contra la pared".



jueves, 8 de diciembre de 2011

Es la misma

La gente a la que le preguntás con curiosidad si preferiría ser sordo, mudo o ciego y te responde haciéndose la viva "en verdad prefiero no ser ninguna de esas cosas", es la misma que te va a cagar un chiste frente a personas que te caen bien. Gente egoísta, sin gracia y envidiosa. Merecen ser quemados vivos con "Dame fuego" de Sandro sonando de fondo.

La gente a la que le ofrecés un postre raro y te dicen "no gracias, no lo probé pero sé que no me va a gustar" es la misma que a la hora de entrar a la pileta nunca se tira, sino que opta por ir bajando lentamente por la escalerita y sufrir de a poco. Es gente que no se la juega, como los hinchas de Lanús. Con muchos problemas psicológicos surgidos en su infancia y nunca resueltos, y siempre compra en cuotas. Merece ser víctima de una ronda de un grupo de autoayuda con diez pelotudos que le digan uno por uno todo lo malo de su personalidad y la hagan llorar hasta considerar el suicidio.

La gente que cuando pierde tu equipo va y te pregunta "Y? qué pasó el domingo?" con una sonrisa maliciosa es la misma que cuando te ve despeinado/a te lo hace notar con un "¿te peleaste con el peine? JEJE". Es gente limitada, que a raíz de sus incapacidades quiere que vos nunca progreses y te quedes a su altura. Merece ser barnizado con cera y depilado de cuerpo entero cinco veces seguidas con "Soy Feliz" de Montaner al palo.

La gente que te pregunta cosas insignificantes como qué colectivos te tomás para llegar a tu laburo o los nombres de las materias que te faltan para recibirte es la misma que en el Mac Donald's vuelve loca a la cajera aclarándole que quiere la hamburguesa completa pero sin lechuga porque no le gusta, y sin condimentos y sin pepinos... ah, ya viene sin pepinos? Buenísimo, y a la Coca no le pongas hielos, eh? Para, tenés Coca Zero? Ah no? Y light puede ser?. Esa gente merece ser encerrada en un armario lleno de olor a tumba de Bin Laden junto a esa maestra jardinera con voz de pito cantándole la canción del sapo Pepe 
infinitas veces con una guitarra desafinada. 

La gente que, en días de lluvia, deja abierto el paraguas cuando pasa por una cuadra toda techada es la misma que la que en los sorteos llena siempre un mínimo de 40 cupones con la esperanza de que esos 20 minutos desperdiciados escribiendo potencien sus posibilidades de ganar algo. Es gente insegura, que hace las cosas "por las dudas", y que no te acepta que ve Tinelli. Todos esos merecen ser bañados con un perfumito con fragancia a chivo de Máximo Kirchner después de haber jugado una picadita de fútbol con sus amigos de La Cámpora.

La gente que en el colegio te preguntaba "¿Por cuál (pregunta) vas?" es la misma que de grande se muere por saber cuánto te pagan en tu nuevo laburo e intenta llegar al punto con alevosías como "¿y ganás bien?" "¿y estás contento?" "¿y te alcanza?" "¿y adónde te vas de vacaciones?". Esa gente no es tan mala, así que simplemente merece ser exorcizada frente a las cámaras de Canal 9 por ese pastor brasilero delante de miles de fieles pelotudos que canten al unísono su nombre haciéndole imposición
 de manos.

MANO DURA con la gente que es la misma. Por un mundo sin pelotudos.


Me hizo re bien ir a catequesis.


                                          la próxima animate y tirate de cabeza...

sábado, 3 de diciembre de 2011

Nobody told me there'd be days like these!

Todo era más fácil cuando la consigna de "une los puntos y forma la figura" te llevaba a dibujar la cara de Mickey Mouse de manera casi automática. A medida que vamos creciendo, hay cada vez menos consignas y más lugar para las propias decisiones; lo cual, a veces, no está tan bueno.

La vida no me dio un manual de instrucciones para saber qué hacer cuando un extraño del asiento de al lado en el colectivo se queda dormido
sobre mi hombro. ¿Lo despierto?¿De qué manera?¿No voy a parecer muy mala onda?¿Y si lo dejo?¿Y si le voy corriendo el hombro a ver si se da cuenta? Creo que estoy sintiendo su hilo de baba sobre mi hombro... ¡¿Qué hago, qué hago?!

La vida no me enseñó a identificar quién me iba a cagar por Mercado Libre, ni tampoco me advirtió que podía llegar a pegar onda con uno de los compradores.

La vida no nos preparó psicológicamente
 para esos viernes o sábados a la noche en casa cuando pensábamos salir y a último momento se pinchó el plan. No era mi idea estar en pijama viendo, siendo en este momento las 12 de la noche, a una mexicana por twitcam fumando y cantando Paquita la del Barrio.  

Te lo advierten, te lo cuentan, te aconsejan, pero nadie sabe cómo actuar cuando le rompen el corazón, porque sucede en el momento que jamás esperamos. Desde descargarse escribiendo hasta encerrarse en el cuarto con la música tan alta para que nadie te escuche llorar, todo parece inútil, porque la verdad es que en el momento nunca sabemos qué hacer con un corazón roto. Si tirarlo creyendo que no tiene arreglo, o guardarlo hasta que se recupere para dárselo a alguien que realmente valga la pena.

Y por sobre todo, nunca nadie me contó que yo tenía un doble en este mundo: la bajista de NerdKids, quien me cagó el nombre, el apellido, la edad, el país y el instrumento.

Al final, viejo, el único feliz es Ricardo Montaner.


Sonreí mientras puedas, Soledad Lynn. Vas a cobrar.

martes, 22 de noviembre de 2011

¿De dónde salen?

Cerca de mi casa hicieron un graffiti enooorme sobre una casa enooorme, toda blanca. Digo, si te construís una casa de la puta madre, no seas tan idiota de pintarla de blanco. Estás incitando a los graffiteros: les estás dando un papel gigante. Estamos en Buenos Aires, #hello. En esta ciudad la gente hace todo lo que está prohibido, empezando por tirar el cartón vacío de la cajita feliz de Mc Donald's por la ventana del auto (lo he visto; sí, casi me voy del país por eso).

En fin, el grafitti de esa casa tiene algunas formas extrañas pero muy copadas, y está firmado por algo que parece decir Matt's, pero bien podría entenderse como Kattz, o Nauz, o Hitler. Y me quedé pensando, no? Para mí que las firmas de los graffiteros son inentendibles para que después no podamos identificarlos. Es muy secreto esto de ser graffitero. Mi barrio está LLENO de graffitis y yo jamás vi a alguien pintando con aerosol las paredes. Jamás. Creo que lo hacen de noche. ¿Pero cómo, si no se ve un carajo? Lo que sé es que ser graffitero no es para cualquiera. Cuando éramos chicos, con mi hermano agarramos tizas y escribimos en todas las paredes de la casa. Mis graffitis decían casi todos "El Rey León" (que mala, anti-sistema!!!). Mi mamá los vio y me miró con cara de "¿sos pelotuda?". Se quedó un poco preocupada con mis ideas liberales. De grande, hace un par de años, cuando Banfield salió campeón, compré un aerosol verde y salí a pintar taladros por las paredes de Villa Pueyrredón (por mi barrio no, uno nunca es profeta en su tierra). Soy tan naif que lo hice sin capucha de buzo de Rip Curl y a las dos de la tarde un día domingo. "NENA ¿QUÉ ESTÁS HACIENDO?", me gritó una vieja desde la cuadra de enfrente al segundo intento de dibujo. Me puse roja. Dejé al último taladro sin pata, guardé el aerosol, y volví a mi casa cabizbaja preguntándome lo mismo que se pregunta la gente sobre los del Banco Francés: "¿cómo hacen estos tipos?".

Es uno de los grandes enigmas de la vida, como los vendedores de Retiro, que ni bien cae la primera gota de lluvia aparecen de la nada con diez paraguas en cada mano. ¿¿De dónde carajo salen?? ¿¿Quién los puso ahí?? Es como si la misma lluvia los formara. Y cuando me quiero hacer la mujer todolopuedo corriendo bajo la lluvia para no mojarme, me voy cruzando con ellos, que se multiplican como los panes de Jesús a medida que avanza mi velocidad, y me tientan susurrándome "Ehhh amigaa, ¿no queré un paragua pa' la lluvia? Dié' pesito, mami". Adivinan si se viene la lluvia incluso cuando los salames del pronóstico te habían anunciado soleado. No sé cómo hacen esos tipos pero hay cosas que son así, que simplemente aparecen. Como las nuevas sedes de los McDonald's, nadie los ve en construcción nunca. Y cosas que desaparecen. Como los personajes del trencito de la alegría, nunca viste a Mickey sacándose la cabeza al final de su horario de trabajo. Imagino que, para no romper la ilusión de los niños, los tipos regresan a su casa todavía disfrazados. Qué fumado eso; digo, ver a Winnie the Pooh cruzando Avenida Rivadavia. O a la pantera Rosa parando el 107. Quiero imaginar que no es así, porque si me cruzara a  la Pantera Rosa sentada en el primer asiento del colectivo, me asustaría de pensar que estoy drogada. 


Por ahí estoy bajo los efectos de alguna sustancia rara mientras escribo este post. Siento que nada tiene mucha coherencia. Pero era esto, o sentarme frente al televisor junto a mi abuela, que es de esas que ven telenovelas mexicanas y les gritan a los personajes lo que tienen que hacer.



 
En verdad los hice porque el taladro es un dibujito fácil de hacer (mi evolución en dibujo llegó hasta el pibito del "ahorcado").

lunes, 31 de octubre de 2011

Sensaciones marketineras

¿Quién dijo que la publicidad es frívola? Seamos sinceros, escuchamos las canciones que inventa Quilmes para el Mundial y se nos ponen los pelos de punta. Acá, otros ejemplos de sensaciones creadas por las marcas, intencionalmente o no.


Ser cruel: que el señor Cachafaz haya sacado un "Cachafaz Mousse" cuyo envase es una imitación del querido y extinguido alfajor Suchard de los 90. Un golpe visual fuerte para los nostálgicos, es como extrañar a un ex.

Sentirte traicionado:
 
Que después de 30 años ininterrumpidos de tener el mismo envoltorio, después de haber pasado el mismo diseño por tres generaciones distintas, las hermanas Tita y Rhodesia hayan cambiado su empaque por un evoltorio ""ecológico"". Ecológica tu vieja, a mí me venís con el clásico papel dorado y plateado tóxico de siempre!!

Sentirte marginal:
conformarte con comprar un alfajor Guaymallén porque sale cinco veces menos que el Cachafaz, o a fin de mes tener que elegir Shiny-Cola a Coca Cola y pasar vergüenza en el asado con tus amigos.

Sentirte grasa:
hacer la fila en la verdulería del supermercado Coto (y más cuando es junto a señoras gordas).

Sentirte poco querido:
que tu novio/mamá/hermano/mejor amigo vaya a Mar del Plata y NO te traiga una cajita de Alfajores Havanna.

Sentirte re PRO:
tener una Mac y criticar a tu mejor amigo que usa la PC Windows diciéndole las clásicas frases elitistas de los adeptos a Apple tales como "lo que vos hacés en tres clicks, yo lo hago en uno" o "la Mac es un viaje de ida". En verdad estás siendo un pelotudo.

Sentirte masivo:
jactarte de que vos te compraste un Blackberry hace cinco años cuando sólo lo usaban los empresarios mafiosos, y quejarte de que ahora "lo tiene todo el mundo", hasta la hija de tu portero.

Creerte elitista:
vender tu Blackberry porque ahora "lo tiene todo el mundo" y te parece "limitado", y pasarte a un Android. Te creés un marca-tendencias, pero sos un boludo más, porque en unos años vas a volver a ser parte del rebaño.

Ser víctima de vos mismo:
adherirte a los descuentos de Groupón y 
sentirte un vivo bárbaro porque compraste una cena de sushi para dos personas en Las Cañitas a $50... y una crema de manos a $10... y una escapada a Mardel por sólo $300.. y así se va sumando hasta que te llega la cuenta de la tarjeta de crédito y comprendés que fuiste víctima de la ecuación
"(LIBERTAD+AMBICION) / DESCUENTOS = EL MES QUE VIENE VIVÍS A BASE DE GALLETAS DE ARROZ, BOLUDO!!".


Sentirte un eterno fracasado:
comprarte una chomba de Lacoste de una marca de imitación (no original) en la terminal de Retiro y darte cuenta que el cocodrilo es un poquito grande, demasiado, como si se hubiera morfado al original. E ir con ese cocodrilo obeso por la vida...

Entender que ya no estamos en los 90:
que el viejo kiosko de barrio llamado "Kiosco Mateo" ahora se llame "MAXIKIOSCO LOS PIBES" y que no tenga su nombre escrito sobre un toldo con fileteado porteño sino sobre un cartel de Pepsi.

Sentirte decepcionado:
cuando en un restaurante pedís Coca y el mozo te dice "tenemos línea Pepsi......" (nótese los puntos suspensivos entonados por los mozos cuando largan esa frase). Es como decirle "te amo" a alguien y recibir  un "yo te quiero mucho". Ok, dame Pepsi... (pero las ganas de tomar Coca no me las quita nadie).

Encontrar a tu media naranja: 
compartir un surtido Bagley con un amigo/a y que dé la casualidad de que a él/ella le gusten todas las galletitas que vos evitás, y viceversa. Los gustos inversamente proporcionales de ambos harán el complemento perfecto.



Suchard-Cachafaz Mousse: Esa extraña sensación de estar comiéndote a alguien muy parecido a tu ex...


¿Pero cómo: no era original? Date cuenta, boludo. Ese bicho no es un cocodrilo, es una cruza entre una lagartija y una babosa


No Groupón, no. Mi vida no va a cambiar por que me regales una lámpara de lava. No me hace más canchera. (además esa lámpara parece otra cosa....)




Tu otra mitad: Ese amigo que actúa cual limpiafondo de la pileta a la hora de compartir un surtido de galletitas. (dedicado a mi amiga May!)

lunes, 24 de octubre de 2011

Los momentos artificialmente interesantes (M.A.I.)

El ser humano da para todo. Resulta que me encontré un martes a la noche mirando Utilísima con sus conductoras diciendo el clásico "lo dejamos secar diez minutitos... y PER-FEC-TO!!" y no pude evitar cuestionarme: "¿Qué mierda hago mirando esto?". Martes a las ocho de la noche y yo viendo como armar la torta para la comunión de tu hijo. Yo que no tengo hijo, que no sé ni encender el horno y que odio las decoraciones de angelitos. ¿¿Qué estaba pasando conmigo?? Y enseguida lo supe: tenía que sacar a pasear a mi perra Florencia y estaba haciendo tiempo, distrayéndome con una cocinerita de televisión (y su siempre inútil asistente) con el aspecto histérico de una madre soltera y su voz que está tres tonos arriba de la mía (yo hablo en MI y ella en LA, lo cual me irrita, porque no soporto la gente que habla en LA o en SI agudos). La cosa es, cualquier miseria de este mundo hubiese podido soportar yo con tal de no sacar a pasear a mi perra. Cualquier otra cosa me resultaría, en ese momento, "interesante".

Mi teoría es que todo momento puede resultar interesante cuando es la mejor alternativa. Nos resulta "artificialmente interesante" porque sólo nos atrae en determinadas circunstancias, cuando no tenemos otra cosa más divertida que hacer. Los M.A.I. sólo son interesantes en ese momento en que los experimentamos, pero jamás lo serían corrientemente.

Los M.A.I. más comunes:
-Cuando estamos en el colectivo y vemos que la mujer del asiento de al lado nuestro está leyendo un libro. ¿Por qué esa necesidad repentina de espiar qué está leyendo el desconocido? Miramos de reojo haciéndonos los boludos (como si no fuésemos demasiado obvios!) y captamos el título: "Gente Tóxica". Ok, ahora queremos saber más, porque con eso no alcanza, queremos leer el exacto párrafo que esta leyendo esa extraña, queremos saber de qué se trata y somos capaces de fumarnos una página entera sobre un libro que, sinceramente, no se nos hubiese ocurrido comprar ni en la feria de Parque Centenario a $2. Lo peor es que después cuando otro boludo está queriendo leer lo que nosotros estamos leyendo, nos molesta! Y hasta cerramos un poco el libro para dificultarles la lectura!


-A la hora de cumplir con obligaciones como el estudio o el trabajo, cualquier cosa resulta interesante en ese momento. Esta situación se presta para que hagas cosas insólitas. Desde observar en detalle los dibujitos de tu cartuchera y fascinarte durante unos minutos con la forma de las melenas de los leones hasta pasar por el living y ver que la tele está encendida en la última escena de Titanic (que ya viste más veces de las que Bono habló de Africa) y sentirte obligado a sentarte enfrente del aparato a contemplar por decimoquinta vez cómo el pobre Jack se cae al fondo del océano por culpa de la gorda de Rose que no le hizo un lugarcito en la balsa cubana (TODOS sabemos que Jack se podía salvar subiéndose a la madera). Mientras te clavás 30 minutos ahí frente al televisor, cada tanto tu conciencia te grita que estudiar es más importante que contemplar a Rose remando entre cabezas de bebés congelados para salvar su vida, pero no te importa, no te dan las ganas.

-Cuando nos encontramos con un conocido en el colectivo, un conocido de esos que no vemos hace mil años y con el cual no tenemos charla, se crea una conversación que gira en torno a temas totalmente intrascendentes, como el "y dónde estás laburando?", "te seguís viendo con alguno de los chicos?", "y estás de novio/a o algo?": qué me impooooortaaa tu vidaaa, pelotudo!!! por algo nos dejamos de ver!!!  Pero vos preguntás con la mejor onda y, de lo aburrido que te resulta esa persona, tratás de esmerarte para construir temas interesantes, que nunca te interesaría saber en verdad. Preguntas raras como "y qué colectivo te tomás para llegar a tu trabajo?" o risas forzadas, en ese momento estamos atentos a construir una conversación interesante, y puede que no nos percatemos de que todo está siendo artificial. Salvo cuando el conocido se baja del colectivo y llega la autocrítica interna: "¿por qué carajos le pregunté sobre la garantía de su nuevo i-pod?".



Espero haber sido clara sobre mi teoría de los M.A.I. Por lo menos yo lo veo así. De hecho, este post (como casi todos) lo comencé en el trabajo, cuando no tenía ninguna otra cosa más interesante que hacer...

martes, 4 de octubre de 2011

Chiquititas

Yo me crié en la Buenos Aires de los noventa, cuando los Farmacitys eran Blockbusters y todavía se decía "alcanzame la Savora". Aún nos mandábamos cartas por correo en Navidad y a los chicos nos asustaban con un "mirá que llamo al hombre de la bolsa!" (ahora te traen al hombre de Fibertel a que te desconecte internet, es más efectivo y real. ¿Quién era "el hombre de la bolsa", anyway? Nunca nos explicaron por qué llevaba una bolsa, ni qué hacía con ella. ¿Metía a los pibes ahí o salía del Coto cargando mortadela?).

Volviendo a lo que nos concierne, en los 90 las chicas mirábamos mucho una serie creada por la eterna adolescente Cris Morena, "Chiquititas". Un hogar de niños rubios y de ojos celestes con un futuro asegurado en publicidades de Cheeky. Es más, creo que los criaban con ese fin y ellos no se daban cuenta.

A ver, esa serie no era ni un poco parecida a la realidad. Yo tenía un orfanato al lado de la casa de mis abuelos y los pibes eran más parecidos a Lucas Viatri (y a sus antecedentes delictivos). No eran rubiecitos arios como mi hermano. Eran negritos como yo*. Y hablaban sin las eses. Y se burlaban de mí y se comían mi comida cuando mi abuela los invitaba a la casa. Ese fue uno de los primeros grandes shocks que tuve con la realidad. Cuando entendí que no todo era como Cris Morena lo pintaba y que ante cada problema que yo tuviera NO IBA a aparecer Romina Yan (q.e.p.d.) colgando de un arné repartiendo polvito mágico como en el Gran Rex (qué miedo me agarraba cuando se subía a ese arné con tantos kilos de más #listolodije).

En fin, revolviendo recuerdos en Youtube me encontré con el video de "Mentiritas", primer gran hit de la serie.


"No me digas mentiritas porque duelen,
yo ya sé que estoy solita, no me quieren;
mis papás se fueron lejos,
se olvidaron que nací,
me dejaron sin caricias como a ti..."


Esta canción es durísima, y tiene un video bastante bizarro. Puse play y me encontré con una nena cachetona (que se parece a mí cuando era chica) llorando en su cuarto, y una Agustina Cherri pequeña y cuasi uniceja que le decía que no estaba sola, que podía contar con ella para lo que quisiera. Que su mamá había sido "una reina" y que la re quería, y que el papá era bueno "como un angel en el cielo". ¿Y entonces por qué la dejaron? Aparte los viejos no parecían muy tristes al momento de convertirla en huérfana. Se los ve con cara de indiferencia, de Argentina 0-0 Brasil, asomando la cabeza por la ventanilla del TBA. Es como un "chau nena, hasta nunca!!! Nos vamos a Santa Teresita por Groupón!!!". Y la pobrecita ahí, con una cara de decepción más grande que la mía cuando me enteré que el "JOJOJO" de navidad lo hacía mi abuelo. Aparte, aclaremos: tomarte el TBA de Mitre es de CHETO. Ahí viajan las madres Sarkany cuando se les quedó sin nafta el BMW. O un estudiante mantenido que merienda todos los días en el Starbucks de la UADE. Seamos realistas. Si vas a abandonar a tu hijo, lo hacés en la estación Burzaco del tren Roca con ramal a Alejandro Korn. No camino al Parque de la Costa.

Pocos somos los televidentes que pudimos descifrar los mensajes subliminales de Chiquititas. Promocionaban no-valores como la explotación laboral infantil en canciones como "Hasta diez" ("un, dos, tres hay que limpiar! hasta que los pisos vuelvan a brillar..."), la discriminación ("yo quiero ser igual a los demás...") y, el himno que toda una generación cantó pero nadie supo nunca el significado: "Chufachá".

La letra decía:
"Y chufa chufa chá,
chá chá chá..."



Según los estudios de voces y grabaciones de Limón World, en cada "chufa" la canción revelaba los siguientes mensajes:

"Comprame el casette ya,
ya, ya, ya".

"Conseguilo en Musimundo ya,
ya, ya, ya"

"No le falles a Romina Yan,
Yan, Yan, Yan".

 Me preguntaba, después de llenar tantos Gran Rex y diez años consecutivos de éxito en la tele, en qué andarían mis "chufos" (así se hacían llamar los chicos del hogar. El mensaje subliminal es "esclavos"). Mandé a los dos empleados en negro de este blog a averiguar y estos fueron los patéticos resultados (aclaración: las fotos son 100% reales):

Mili (Agustina Cherri): Conoció a Gastón Pauls hace unos años. Este le preguntó "¿pero vos no tenés 12 años?". Ella le contestó que no. Entonces se la movió. La dejó embarazada y se tuvieron que casar. Ella sigue pareciendo de doce. El sigue chamuyándose indígenas en sus programas humanitarios.
gaston-pauls-y-agustina-cherri.jpg




Cinthia:
era la más mala, histérica e impaciente de todas. Terminó siendo maestra jardinera de chicos discapacitados. Está gorda. No sabe si es porque está embarazada o por el vitel-toné de la comunión del hijo de su amante.
Benjamín Rojas: apareció en los estudios del 13 para pedir un lugar en la nueva tira de Facundo Arana y no lo reconocieron. Está afeado. Por alguna razón su cabeza crece un centímetro cúbico más cada a día y está por explotar, el pelo se le corrió hacia atrás y sigue pareciendo de 18 cuando tiene 27. Un caso raro, pero que me alegra en lo más profundo. Porque cuando era chica me gustaba mucho y mi mamá me repetía que nunca me daría bola. Ahora no quiero eso.

"Jime":  En Chiquititas hacía el papel de "discriminada" entre los nenes por su color de piel. Hoy en día limpia baños en la cancha de River y su gerente la llama "la negrita". Nunca lo va a superar.  





Georgina:
actuaba de "enamoradiza". En el colegio todos la gastaban y la tildaban de fácil por su papel. Sufrió severos daños psicológicos. Hoy en día sigue cantando su hit ("Estoy enamorada de todos, de todos, de todos")..... parando autos en Constitución



Así que ya saben chicos: No todos los orfanatos tienen toboganes, no existen las "Romina Yan" mágicas cuando perdés el DNI y tenés que comerte la fila de 5 horas para hacértelo de nuevo en Paseo Colón, y Dios te da los ojos de Benjamín Rojas pero después te infla la cabeza. La vida es dura. Pero está bueno imaginar otras realidades ¡Gracias Crismo por criarnos!

*sí, yo era negrita de chiquita. A los 14 sufrí una abducción extraterrestre y quedé más pálida que Michael Jackson. Es para contar en otro post, lo prometo.

viernes, 23 de septiembre de 2011

En el tren

Hoy fui a tomar el tren que no suelo tomar y me crucé con mi viejo. No son muchos los momentos que tenemos a solas. Primero porque ya no vivimos juntos y segundo porque nunca se dá.

-Hola pá!
-Hola!
-¿Cómo estás? ¿Adonde vas?
-Al centro. ¿Vos a trabajar?
-Sí... ¿Te bajás en Retiro como yo?
-Sí

Nos sentamos en un banco en el andén. El miraba hacia delante, a un punto fijo. Yo contestaba algunos mensajes en el celular.
-Che pá, te tengo que pedir un favor. ¿Vos podés acompañarme a comprar el saxo el sábado a la mañana? Es en Mataderos...
-¿Y la abuela no te puede acompañar?
-No, después del robo no quiere ni salir, quedó traumada pobre. Me dijo que te pidiera a vos.
-Preguntale a tu hermano. Yo ando sin registro.
-uh, ¿por qué?
-Lo fui a renovar hoy y se les cayó el sistema. Una bronca...
-Y sí...

Nos quedamos en silencio hasta que vino el tren. Nos subimos y estaba lleno. Nos quedamos parados en el pasillo. Ninguno decía una palabra. Sentí que daba lo mismo habérmelo encontrado, y que lo mismo sentiría él.

Qué cosa más extraña es el silencio. Es bueno o malo depende con quién lo estés compartiendo y bajo qué circunstancias. A veces el silencio es un pacto y no incomoda. Pero otras veces se vuelve el peor de los ruidos y puede llegar a  aturdirte, y este era el caso. Sentir que la relación con mi viejo está totalmente desgastada, que hace años que no tenemos una conversación que dure más de cinco minutos. En verdad tuvimos una a principios de este año: él me sentó en mi cama para preguntarme si me drogaba. Fue insólito. Ahí me terminó de caer la ficha de cuán poco me conoce. La realidad es que desde que peleamos aquella vez en 2009, mi viejo jugó a ser invisible conmigo. Intenté acercarme a él varias veces, pero en todas me choqué con esa gran cortina de hierro que es su orgullo y su soberbia.

Y ahí estábamos los dos, compartiendo un viaje y ningún momento. En mi mente buscaba temas de conversación, pero... ¿para qué? no quería monosílabos como respuesta, no tenía sentido. Me estaba doliendo ese silencio. Me acordé en ese momento de cuando era chica y mi papá era mi máximo ídolo en la tierra. Cuando me subía a su espalda y jugaba a conquistar el mundo, cuando me hacía cosquillas hasta que me caían lágrimas de la risa, cuando me sentaba sobre sus hombros y me hacía sentir gigante, cuando aún me causaban gracia todos sus chistes (y aún me hacía chistes), las veces que fuimos juntos a la cancha a falta de espíritu futbolero en mi hermano y sus regalos, siempre desacertados, pero todavía me regalaba cosas.

Me dolió más todo el cuerpo cuando me acordé de esas cosas. No tanto el hecho de que nada sea igual (porque las relaciones pueden cambiar), sino el hecho de que ya ni siquiera me hable, que ni le interese buscar algo que podamos compartir, probablemente porque ya no le interesa mi vida.

Llegamos a Retiro.
-Chau
-Chau, pá... hasta.. "pronto"

Me pregunto por qué pronuncio tanto "pá" cuando lo veo. Quizás porque ahora que la digo poco valoro más esa palabra.
No le pido mucho. Yo nunca me quejé de tener un padre ausente durante los últimos tres años. Pero creo todos merecemos un "¿cómo estás?" de vez en cuando. 

lunes, 19 de septiembre de 2011

Querido diario:

Hoy estoy como tildada. Necesito apretar CONTROL+ALT+SUPR urgente o alguien que me reinicie por voluntad propia. Pero pienso que el hecho de que yo esté tildada por un día no le cambia la vida a nadie. Me consuelo con pensar que no soy Dios. Si yo fuera Dios, estaría hasta las pelotas con la gente en un día como hoy. Estaría harto de escuchar planteos existenciales como "¿Por qué hay sufrimiento en el mundo?", "¿Por qué se mueren los buenos?", "¿Por qué existen hinchas de Lanús?". Y pensaría: "Jesús, te sacrifiqué al pedo. Cambiar a la humanidad es como perfumar a un cerdo".

Si yo fuera todopoderosa y pudiera concederle sólo un deseo a los hombres, no concedería la paz mundial ni el fin del hambre, porque eso no te garantiza nada: desearía que todos fueran felices con sus vidas. Sólo de esa manera podrían aceptar al mundo imperfecto tal y como es: imperfecto. Pero no soy Dios (por suerte, qué laburito me ahorré). Soy algo, algo indefinido, que a veces toma forma de algo también. Frecuentemente pienso que no entiendo a las personas, que me siento externa a ellas, y que me gustaría volverme a mi planeta en cuanto antes. Soy divina sólo con los que más quiero. Creo que hasta a mí me gustaría tenerme como amiga. Pero con el resto soy algo intrascendente, o eso es lo que siento que ellos sienten. Y en parte me pesa, y en parte no, porque al pasar desapercibido uno nunca tiene muchas posibilidades de decepcionar a nadie, ¿no?


Ella. Más de una vez le dije "¿Cómo no te conocí antes?", como me pasa con muchísimos amigos. Y ella me responde que todo pasa en el momento en que tiene que pasar, y creo que tiene razón. Lo mismo me pasa con él. Toparse con personas fuera de serie no es un regalo, es una bendición.

Pero también hay personas a las que uno no desearía haber conocido nunca. Sabés de lo que hablo. 
Los pelotudos son como los Pago Fácil, siempre hay uno cerca.

Y hay otras personas a las que sólo conocemos por un rato, por un instante, y que te pueden cambiar un momento. Ni siquiera el día, sólo el momento, y aún así sigue valiendo la pena el haberlas conocido. Desde una sonrisa en un subte hasta una charla con un desconocido en una sala de espera (by the way, sabía que esto de seducir feos en el subte iba a terminar mal algún día). El sábado, sin ir más lejos, anduve trabajando en una fiesta de 15, tomando lista de los invitados en la entrada. Una chica me dijo que su apellido era "Sortella........ con S de 'sorete' " y largué una risa que no pude contener y me cambió el humor en la noche. O, por ejemplo, inventarle una canción de bienvenida cada día a la secretaria del director de LP, donde trabajo, y que ella se ría. Son pavadas, pero que van aportando su granito de arena para hacer alguna diferencia.

A veces siento que me cuestiono demasiado las cosas, cuando tendría que dejar de hacerlo. Recuerdo que en mis épocas de colegio (donde no la pasaba bien) al salir todos los días de casa miraba con angustia a mi perro y pensaba por qué no había nacido perro yo también, para no hacer nada en todo el día y sólo depender de si está el pote lleno o no de alimento balanceado. Recuerdo haber llamado a mi abuela con ese planteo. Pero el tiempo me fue demostrando que podía ser algo más grande que eso. El tiempo me fue demostrando que podía ser una cebra. No, hablando en serio, no hay nada más lindo que ser una persona con sentimientos verdaderos. No hay nada mejor en esta vida que poder elegir. Elegir tu carrera, elegir la música que querés escuchar, elegir tus amigos. Compartir tus secretos con amigos. ¿Contarles a todos? ¿A cuáles? Elegir. Elegir a una persona. Enamorarse. El amor saca facetas en vos que ni sabías que tenías. El amor te vuelve poeta, músico o escritor, y eso es fascinante. Seguramente no me podrían pasar todas esas cosas si fuese un perro.

Me despido algo más destildada que al principio. Hoy pareciera que me tragué a Claudio María Domínguez, pero no. Es sólo una partecita de mi filosofía de vida. Una de las tantas que abundan en este mundo en busca de alguna respuesta...

viernes, 16 de septiembre de 2011

No me ames

No me abraces fuerte la cintura ni me digas al oído cosas que me hagan erizar la piel. Decime que me querés hoy pero que no sabés del mañana, y que amores como el mío tuviste varios.

No me cantes si no sabés cantar, porque puede que me agarre ternura. No me escuches cuando estoy mal, no tomes en serio todo lo que te digo, no seas quien más festeje mis logros, y no m
e mires con esa cara cuando toco la guitarra, porque empiezo a confundirme las notas.

Hablame de los temas que prefiero evitar, contame de tu pasado y los nombres de las personas que pasaron por tu vida antes de que yo llegara, y qué te gustaba de cada una de ellas. Contame de ese gran amor que hubieras jurado eterno y de por qué fracasó, y qué cosas le extrañás que no encontrás en mí.

No seas la primer persona en desearme "Buen Día" ni la última en decirme "Buenas Noches", ni te acapares un rol protagónico en mis sueños de película, porque podrían volverse reales.

No me escribas cartas de amor ni me hagas dibujos que vaya a colgar en las paredes de mi habitación. No me identifiques gestos que ni yo sabía que tenía ni me cuentes cuáles de ellos son los que te impulsan a callarme la boca de un beso. 


Hablame de tormentas. Hablame de política y de guerras si sabés que opinamos diferente. Remarcame una vez más que venimos de distintos mundos y explicame tu miedo a que eso en algún momento vaya a romper todo lo que tenemos.

Decime esos tres defectos míos que se repiten por la inercia de mi personalidad, o esas manías que creés que no voy a cambiar nunca. No te sientes a escucharme hablar sobre los Beatles (no tenés por qué), reprimí mis pasiones, decime que si no tuviera tantas sabría mejor a qué dedicar mi vida.

O quizás no hagas nada de lo que te estoy diciendo. A veces es difícil convivir con tantas emociones en tan poco tiempo. Guardarnos las cosas por miedo a quemar etapas, esconder sentimientos con el temor de asustar a esa persona tan especial, porque la vemos y, sinceramente, no queremos que se vaya nunca. Como si uno pudiera lidiar con los miles de pensamientos que se cruzan en la mente teniéndola enfrente. Como si, por un segundo, captaras esa sonrisa distraída que esboza después de un beso que nadie te dio nunca y pudieras evitar pensar: "Vos vas a ser la historia de mi vida".

martes, 13 de septiembre de 2011

Día 1, Día 8, Día 9

Mi primita me regaló un cuadernito que desde un primer momento supe que iba a ser inútil. Así que se me ocurrió anotar todos los días algo bizarro que haya pasado. Y casualmente siempre termino escribiendo sobre mi abuelo. El día de mi cumpleaños, por ejemplo, anoté:
"Día 1: el abuelo está perdido. No sabe ni cuántos cumplo"

La de ayer fue:

"Día 8: el abuelo me demostró una vez más que nació en 1930". 
"¿Qué necesidad de andar en la computadora a esta hora?", pregunta el pre-histórico de mi abuelo ayer a las 11 de la noche, trayéndome un flashback de cuando mi mamá me retaba por estar hasta las 12 chateando en el ICQ. Me siento adolescente otra vez.

-Ay abuelo, ¿qué te molesta?
-Que estas no son horas para andar perdiendo el tiempo con 'la máquina'. ¿Por qué a esta hora, qué estás haciendo?
-Estoy hablando con mis amigos. No los puedo ver en todo el día y este es el único momento en que puedo hablar con ellos
-Decime una cosa, ¿tus amigos trabajan a la tarde como vos?
-Algunos sí...
-Entonces ¿por qué no se ven a la mañana? Júntense a las nueve de la mañana y conversan tranquilos.
-¿¿A las nueve?? No los voy a ver a las nueve de la mañana, abuelo!! ¿En qué planeta vivís?
-Estas cosas se tienen que hacer a la luz del día. No puede ser que caiga la noche y vos te sientes acá a escribir.
-Proponeles eso a mis amigos. Te comen crudo.
-Vos tenés amigos anormales entonces.
-Ay callate abuelo, y vos sos mi padrino y nunca me regalaste nada y yo nunca te lo recriminé. Ah, y encima me enteré la semana pasada que tenés como nueve ahijados más... y algunos no reconocidos...
-¿quién te contó eso?
-No te lo voy a decir!


Mi abuelo tiene sus días de furia en que todo le molesta, todo le irrita y nada de lo que digas le va a caer bien. Algo así como las mujeres cuando nos viene. Pero hoy se levantó con el pie derecho y estuvo todo el día pegando sonrisa Colgate. Casi como sabiendo que ayer me trató mal, me habló bastante y de buena manera. Pero se fue al carajo con la buena onda.

"Te parecés mucho a esta chica", me dice alcanzándome la revista Viva con la diosa de Megan Fox en la tapa.


Mi respuesta: abuelo, dejá de fumar yerba. Es hermosa esta chica, nada que ver conmigo.
Abuelo: sí, sí, te parecés!! Mirala!
Mi respuesta: La veo pero no le llego ni a los talones. Es como que yo te dijera que te parecés a... no, bueno, no hay ninguno lindo de tu edad.


Se ríe. Pobre mi abuelo. Agarré mi cuadernito inmediatamente y procedí a anotar:

Día 9: "Te parecés a Megan Fox", me dijo. Confirmado lo del "Día 1". El abuelo se está armando altos fasos con las hojas de seda de la biblia. 

sábado, 10 de septiembre de 2011

Personajes Nefastos (parte I)

"Nefasto", una palabra que me pegó mucho Magui.
Definición:

nefasto,ta

  1. adj. Triste,funesto.
  2. [Persona o cosa] desgraciada o detestable.

Acá va mi lista de personajes nefastos de la vida cotidiana:

La madre que da la teta a su bebé en público: Me refiero no al hecho de dar la teta en público (porque si el pibe esta llorando desconsoladamente, pobre diablo, ¿con qué otra cosa lo vamos a calmar?), sino a las madres que pelan todo el "pecho" al 100% carne vacuna delante de todos los pasajeros del colectivo o en la sala de espera del dentista. Digo yo, ¿hay necesidad? Con asomarla un poco alcanza, el bebé no se va a tragar toda tu teta, boluda, no hace falta que nos muestres TODO! Así que: o te cubrís con una manta o le das un chupete a tu pibe, pero eso de andar exhibiendo tu pezón oscuro y dilatado en frente de desconocidos me parece un ASCO.

El portero del edificio: Cómo ya advertí en otro post, portero es aquella pieza central en la que desembocan todas las tuberías de chismerío en el edificio. Testigo clave de nuestras llegadas en pedo que ve todo, sabe todo y abre la boca en los peores momentos. Nunca confíes en un portero. Tiene preferencias entre los vecinos del edificio y nunca podés saber con exactitud si vos entrás en su listita VIP. Hace poco tomé unas copas de más y protagonicé una escena lamentable en el hall de entrada del edificio de Magui.  El portero me vio y pese a que se hizo el simpático, al día siguiente fui noticia en el inmueble. Los vecinos se quejaron y Magui se comió el reto de su vida, pobre. No vuelvo más ahí. Y peor que un portero chusma son dos: es moneda corriente ver a dos porteros conversando con las manos unidas detrás de la espalda. Esa pose es sumamente peligrosa, porque es la pose del "portero espía", que reporta su informe semanal de su edificio al otro portero, y así todos los porteros del barrio van llenando esa red de información secreta vecinal que tienen. Igual no sé cómo escriben sus reportes, porque los porteros no se llevan bien con la escritura. Los comunicados que pegan en el espejo de entrada pecan de horrores ortográficos y abundan en órdenes en presente indicativo: "ECONTRÉ UNAS YAVES EN EL GARASH. PREGUNTAR EN PORTERÍA", o "NO SACAR LA VASURA DESPUES DE LA 9", "REUÑÓN DE CONSORSIO EN EL TERSERO C MANIANA. NO FALTAR".  Otra de las cosas que me indigna de los porteros es el hecho de que anden manguereando la vereda a las seis y media de la mañana EN REMERITA CORTA todo el año, hasta en invierno. Y que encima te digan "buenos días" con el mejor de los humores cuando volvés destruido del boliche. Qué hijos de puta, realmente. Yo no sé de dónde sacan a esa gente.

Los que les preguntás por una calle y no van al punto: "Disculpame, ¿tenés idea dónde queda la calle Yerbal?", preguntás. "¿A qué altura?", te responden. 'A qué altura' un carajo! Te pregunté solamente por la calle!!! O cuando te responden "¿adónde vas?", ¿¿qué diablos te importa adónde voy, man?? Metido!!! Me pasó anoche justamente, cuando iba con alguien especial a un lugar bastante prohibido y especial también, y el tipo al que le pregunté me responde "¿Yerbal y qué? ¿Adónde querés ir?". No sabíamos qué decirle. "A la casa de un amigo, a un edificio......". "Ah... porque Yerbal al 600 es acá a dos cuadras, y ahí tienen una zona de muchos edificios", me dijo. "Sisi... bueno... gracias", dijimos. Si yo te pregunto QUÉ, no me retruques con un PARA QUÉ. ¿Está claro?

Demasiado odio por hoy. Dejo la segunda parte para otro día. Que tengan un sábado nefasto.

jueves, 8 de septiembre de 2011

Dejámelo pensar

Limón World se prendió uno y empezó a reflexionar...

¿Las despedidas de solteros, son riesgos innecesarios?
Si el taxista se equivoca, ¿tiene que cobrarte menos?
Si todos los padres nunca quieren repetir con sus hijos los errores que sus padres cometieron con ellos, ¿no habríamos llegado ya a ser una humanidad moralmente cuasi-perfecta?
¿Por qué en el fracaso de una relación terminamos odiando todas las características de esa persona que al principio parecían perfectas?
Hipotéticamente hablando: si hubiéramos tenido la posibilidad de conocer a TODAS las personas del mundo desde que nacimos. ¿Serían nuestros actuales "mejores amigos", nuestros mejores amigos?
¿Por qué en todas las familias hay alguien que se declara "la oveja negra"?
¿De qué color es el vacío: blanco o negro?

¿Habrá en alguna parte del mundo alguien con una personalidad totalmente opuesta a la de uno? ¿Y alguien con una personalidad casi igual?
¿Por qué a la hora de elegir padrinos para nuestros hijos siempre prima el "amigo histórico" que ya no vemos tanto antes que el amigo actual con el que nos vemos siempre?

Si el agua es insípida... ¿está mal decir que es "rica"? ¿Y si es EL agua, no debería ser "ricO"?
Dicen que cada persona es "especial" por algo. ¿Eso significa que nadie lo es?
¿Por qué llamar a alguien "el amor de mi vida", si al final de cuentas nunca vas a saber quién fue el amor de tu vida hasta el día en que te mueras?

pd: ¿Cómo alguien en su sano juicio puede ser hincha de Lanús (1era C)?

martes, 6 de septiembre de 2011

Otro año más

Lo malo de cumplir años es que te convierte en un esclavo del teléfono. No me llama nadie nunca, pero ayer, que fue mi cumple, sonó tantas veces como la vez que Banfield salió campeón. En este post quiero hacer hincapié en las llamadas de los familiares, esos seres a los que nos atan los lazos sanguíneos y algunas medidas protocolares como, justamente, saludar en el día del cumpleaños.

Me llamó mi primita de cinco años. Divina. Pero... ¿qué diálogo puedo tener yo por teléfono con mi primita de cinco años? Como todo niño en situación forzada (porque la obligaron los padres, no creo que haya querido llamarme), es monosilábica, sin ideas, y le cede las riendas de la conversación al adulto. Así que, como no me pregunta nada, en mi día terminamos hablando de ella.

-Hola, feliz cumple.
-Hola Martiii ! ¿cómo estás?
-Bien...
-¿sí? ¿qué andabas haciendo?

-mirando dibujitos
-ah, qué bueno (?) ¿qué mirabas?
-Ben 10
-ahh... qué lindo... ¿estás con tu hermano?

-no
-¿adónde se fue?
-no sé
-ah... ¿y tus papás están ahí con vos?
-sí
-¿y cómo te está yendo en el jardín?
-bien
-¿son buenas tus maestras?
-sí
-qué bueno, qué bueno... bueno Marti, gracias por llamar enana. Portate bien eh.
-Chau
-Saludos a tu familia. Chau!
(tu-tu-tu-tu-tu). 



Me cortó en la H del "chau".

Conversaciones con tíos a los que no ves nunca. Que se hacen los interesados y te preguntan por cosas que no preguntarían cualquier otro día. Y que para hacerse los joviales, te tiran palabras que creen copadas (y que no lo son, porque ya no se usan), como las que voy a citar entre comillas.

-Hola Sol, feliz cumple
-Gracias!! ¿cómo estás?

-Bien, bien, acá ando... ¿y vos cómo la estás pasando? ¿vas a hacer algo hoy?
-Sí, voy a cenar con mi familia y mis abuelos.
-¿y con tus amigos vas a festejar? ¿los vas a invitar o ...?
-Y con mis amigos festejo el fin de semana, supongo. Tengo que ver qué hago. Seguro salimos a bailar...
-Me parece bien!! Hay que "salir de farra"!
 
-Jaja y sí
-¿y el trabajo cómo va? ¿en La Nación trabajabas, no? 
-No, en La Prensa... bien, bien, tranqui por suerte. Un poco cansada con el caso de Candela pero bien, ja.
-Uh, sí, ¿viste qué tragedia lo de esa nena? Anduve leyendo en revista Noticias... ¿es cierto que está sdfdjkgdsigjkgfdgojkr....


Oh my god. Este es el momento en el que el tío encuentra un fucking tema de conversación conmigo y no tengo ganas. No tengo ganas de hablar de la actualidad, paso seis horas diarias escribiendo sobre eso, necesito desconectarme! Aparte, la gente tiende a pensar que porque trabajo en un diario sé cosas que ellos no saben. Que tengo información confidencial sobre la realidad o algo así, y entonces van con la pregunta de "¿Es cierto que...?" o "¿Qué sabés sobre...?". O, peor aún, creen que manejo información privada y que CALLO. "¿Dónde está Candela, Sole? ¿¿Dónde está??", me llegaron a preguntar. Todo un país buscando a la nena y viene un deficiente mental a preguntarme a MÍ qué hice yo con Candela. Demasiado.

Pero el mejor de todos hoy fue mi abuelo, lejos. Estaba sentado en el living esta mañana y tuve que avisarle. Él vive en otro mundo...

-Abuelo, hoy es mi cumpleaños.
-¿Querés ir al baño?
-No. Que es mi cumpleaños.
-Pero feliz cumple!!! ¿Cuántos cumplís? ¿20?
-No, 24.
-Felices 24 entonces. ¿Adónde te estás yendo, a festejar?
-No abuelo... a trabajar.
-Ah, bien, bien, vaya!!
-Nos vemos cuando vuelva, eh.
-Vaya a festejar, vaya! Y que los cumplas feliz!
-Jaja, sí, "a festejar"... te quiero abuelo. No cambies.

lunes, 29 de agosto de 2011

El top 5 de las conversaciones de Agosto

1- Conversación con mi amigo y compañero de radio:
Nacho: ahora me estoy yendo a ensayar, mañana toco con ellos y después les voy a decir que dejo la banda.
Yo: ah, re garca lo tuyo! Es como si salieras con una mina, te la garcharas y le cortaras al día siguiente.
Nacho: no, es peor. Me los garcho a los cuatro juntos.


2- Vi en el boliche a dos amigas de alguien con el que yo salí durante un buen tiempo. Surgió el dilema: "¿las saludo?". Me acerqué a ellas. 

-Hey!!
-Sole!!!! ¡Qué loco encontrarte acá! ¿Cómo estás?
-Bien!! ¿y ustedes chicas?
-Bien!!!! ¿qué es de tu vida? ¿el trabajo, tu familia, tu vida sentimental... en qué andás?
-El trabajo bien, todo tranqui por suerte... (bla bla bla bla). Emm... ¿ustedes sabían que ya no salgo más con N, no?
-Sí, sí, nos enteramos, nos contó N. Pero no le quisimos preguntar por qué cortaron, ¿viste?
-(yo obligada a responder por qué habíamos cortado) Y... la vida...
-Y sí... qué lástima, siempre nos acordamos de vos. Eras re divina...
-SOY re divina. Digo, no me morí.

3-Charla de laburos con May. Ella me cuenta que está cansada de hacer siempre lo mismo, que se siente desgastada y desmotivada. Su conclusión: "Mi trabajo se convirtió en aprender a disimular lo mejor posible el hecho de que no estoy laburando"

4-
 Se abrieron las puertas del subte B y entró toda la gente cual velocirraptors a ocupar asientos. Ni bien me senté en uno, casi se sienta encima mío un pibe de unos veintipico, y de manera desubicada me dice: 
él: Me RE cagaste
yo: ¿querés el asiento?
él: No, no, todo bien...
yo: no, igual no te lo iba a dar.


5- Vi un sillón lleno de ositos con corazones en el cuarto de May.
Yo: ¡¡Qué lindos ositos!! ¿Te los regaló Pablo?
May: No...... Agustín...
Yo: ¡Nooo! Pero si cortaste hace mil con Agustín, ¿por qué los tenés todavía?
May: Y bueno, son como los hijos de padres separados. ¡Ellos no tienen la culpa de que su padre me haya abandonado!

jueves, 25 de agosto de 2011

ALF (amorfo lamentable y fiero)

Eran las 3 de la mañana y yo recién había terminado de hacer algunas cosas para la radio. Me acosté en la cama y encendí la tele, como de costumbre. No puedo irme a dormir sin antes haber visto un poquito de tele, siento que es una parada obligada, que no verla sería como ir a Magic Kigdom y no subirse al juego de Dumbo, que por más pelotudo que sea, tenés que hacerlo porque el nene rubiecito y ario del folleto de Disney World está ahí, volando en el elefante por los cielos con cara de emoción y brazos extendidos. Me fui de tema.


En fin, encendí la tele y tras hacer uno de los zappings más insatisfechos de mi vida, me topé con un programa de mi infancia... y casi de la infancia de mi vieja: ALF. Imagínense la pésima programación padecida un miércoles a las 3 de la mañana para que me decida ver ALF. Y qué gran error...


ALF no era nada que ver a lo que yo recordaba. Primero, ¿A quién se le ocurre que esa montaña peluda llena de piojos puede ser un extraterrestre? Realismo, please. Los extraterrestres son gusanos humanoides hechos de látex como E.T., como Alien o hasta como Majul, pero ALF parece más una cruza entre el Oso Arturo y un yeti. O quizás fue producto de un menáge à trois entre el Oso Arturo, un yeti y una abeja reina (sino no sé cómo se explican las rayas en su hocico). Tengo la teoría de que el verdadero extraterrestre de la familia Tanner es nada más y nada menos que el padre, Willie. Más feeeeo el hdp! Su cabeza tiene una forma de botón atípica, y el pelo le crece desde mitad de cancha. Sus ojos son más pequeños que los del ser humano promedio, y en su nariz tiene un minúsculo lunar que, creo yo, es su centro de energía. Las orejas son puntiagudas y se le disparan hacia afuera cual antenas. Deben ser su vía de comunicación con el otro planeta. Ah, y envejece en fast-foward: cuando actuaba en la serie tenía sólo 43 años, y yo le daba 60, LO JURO. Acabo de googlearlo para verificar que no me estoy confundiendo y me salta con que ese actor "fue pillado en una orgía homosexual con vagabundos". OOOOKK!!! mejor sigamos.

El resto de la familia es un típico cuadro de lo que estaba de moda en las series norteamericanas de esa época: la insulsa madre ama de casa y los dos hijos (una hermana grande con bastante lomo que se mueve a todos los deportistas de la secundaria y un pendejito de siete años que es la versión yankee de Gamuza el de Cebollitas),




Volviendo al sucio bicho ALF, que viene del planeta Melmac...UN MOMENTO. ¿Melmac? ¿Qué clase de planeta es ese? ¿Desde cuándo un planeta tiene nombre de hamburguesa de Pumper-Nic? Bicho embustero, no nos mientas más!! Sos el hijo no reconocido del Oso Arturo, no te hagás el inter-estelar!! Indagando más info sobre este misterioso planeta "Melmac" (en serio, suena muy bien como hamburguesa: "dame una Melmac doble con queso!!!"), encontré que ALF dijo que el planeta estalló cuando todos sus habitantes enchufaron la secadora de pelo al mismo tiempo, y que por eso salió despedido por el espacio y cayó en el garage de los Tanner. Y lo peor: los Tanner le creyeron, o sea... ¿¿una explosión causada por secadoras de pelo?? con todos los agujeros negros que hay, con todos los meteoritos y las colisiones entre planetas, el apocalipsis viene de la mano de la peluquería?? qué apocalipsis más metrosexual! Aparte, ¿qué hacían todos todos los extraterrestres haciéndose el brushing JUSTO al mismo tiempo? Mmm... no sé qué te habrás fumado ALF, pero en mi planeta pasan cosas reales. Y lo más cercano que escuché a eso fue el corte de energía que hubo en Ciudad Evita por los aires acondicionados el verano pasado!



Si hay algo que nunca soporté de ALF es su horrible voz (en español). Porque tiene voz ronca, como si fuese que tiene algo (por no decir "un pollo") atragantado todo el tiempo y en cualquier momento lo va a largar. Tiene voz de remisero machista!!! Es más, me lo imagino con esa voz diciendo por la calle "ADIÓS PRECIOSA... A VER CUANDO ME MOSTRÁS LA COSA!!!".  Hablando en serio, antes de desayunar todas las mañanas con un "HOLAAAA!!!!" de ALF, renuncio a mi capacidad auditiva. Me voy a la mierda, me escondo con Gaddafi, no sé, pero sería lo peor tener que escucharlo decir su frase de cabecera "NO HAY PROBLEMA!!!" un lunes a las 7 de la mañana. Aparte esos comentarios que hace, POR DIOS, SUS CHISTES SON MALÍSIMOS!!! Y voy a crear un grupo en Facebook que diga "nunca escuché a nadie reírse con ALF". Tiene menos chispa que mi abuelo cuando se vistió de Papá Noel en la navidad del 99. Ni los Tanner se ríen, NI LOS TANNER!!!! Transcribo acá algunos de sus comentarios:

ALF: estoy empacando mi comida para mi estancia en el encierro
hermana: ALF, son solamente dos días...
ALF: por eso es que no empaqué mi cepillo de dientes!!

mamá: ALF, ¿te comiste TODA la comida?
ALF: sí, y por primera vez en mi vida me siento realmente lleno!


(????????) ¿Esos son chistes? ¿o realmente son tan malos que no los entiendo?.


Pienso que a veces no hay que revolver el pasado, no es necesario. Me pasa con algunas películas o series que vi de chiquita y me fascinaron, y las recordé siempre con una dignidad intachable... hasta que las volví a ver y me di cuenta de que: ALF no era gracioso, la familia de Dibu nunca lo miraba a los ojos, los Supercampeones estaban diez minutos para llegar al otro lado de la cancha, era imposible que alguien no se diera cuenta que Jerrica y Jem (la de Jem and The Holograms) eran la misma persona, Ranma 1/2 incitaba a la sexualidad todo el tiempo, Shaggy estaba re drogado porque era el único que escuchaba a Scooby, y He-man, que tanto me gustaba, era re gay.

Alf y los Tanner: una familia peluda... 

"Al final de la serie, le corté todos los pelos a Alf y me hice el quincho" (Willie Tanner)
"En mi vida real también terminé siendo una lava-platos" (mamá Tanner)
"Me da bronca pasar por la calle y que la gente me siga gritando 'Dedicame un gol, Gamuza!!"'  (Brian Tanner)
"Salí con el enano que encarnaba a Alf durante tres años" (la hermana Tanner)

lunes, 22 de agosto de 2011

Contrato pre-relacional

Cuando corté mi anterior relación, escribí cosas en mi diario que me molestaban. Identifiqué los errores de las relaciones que tuve y, en base a eso, redacté un contrato pre-relacional que la próxima persona que entrara en mi vida tendría que firmar. Una serie de condiciones a cumplir:

CONTRATO DE UNA RELACIÓN REALISTA
1-no vas a decirme que me amás antes de los tres meses. Eso no es amor.
2- YO NO SOY EL AMOR DE TU VIDA. No vas a pensar eso nunca, ni yo voy a decir eso de vos. Recién a los 27 años voy a abrir ese casting.
3- no me interesa conocer a toda tu familia, y menos que menos, cumplir actos de presencia en cumpleaños de tus primos.
4-no te esforzarás por caerles bien a mis amigos. Si ellos piensan que sos tremendo idiota, me lo van a hacer saber sin problemas.
5-mis contraseñas en cuentas de internet son SÓLO MIAS. No te las pienso dar nunca, así que no me las exijas.
6-No vamos a “contarnos todo”. Hay cosas que se guardan para uno.
7-No pienses que no miro a nadie por la calle, y no me digas que vos sólo tenés ojos para mí porque no te voy a creer. Seamos fieles, pero humanos.
8- No voy a resignar salidas con amigos por vos. Y vos tampoco.
9- No esperes nunca que te diga que “no puedo vivir sin vos”. Según Rolón, eso es patológico. Esperá a que te diga en cambio que “no quiero vivir sin vos”.
10-No me hagas regalos que se paguen en cuotas!!!  Porque puede que cortemos y vos sigas abonando mi recuerdo.

Fue todo bullshit. Te conocí y no sólo no te hice firmar nunca el contrato, sino que yo misma fui rompiendo la mayoría de los términos que te exigí hipotéticamente. El pez por la boca muere, o eso dicen. 

martes, 16 de agosto de 2011

Mi pequeña gran familia

Desde mi habitación, pude escuchar a mi abuela a los gritos en el living.
-¡Siempre estás detrás mío, todo el tiempo! Ya va, ya va!! Te volviste un ente!! No te pido que me dejes en paz un día entero, UNA HORA te pido!!! ¡¿Será posible?!

Le pregunto: 

-¿a quién le gritás así abuela? ¿a la perra o al abuelo?


Ella se ríe. Aclara que a la perra. Le digo que no me sorprendería la otra respuesta. Vivo con mis abuelos desde hace algún tiempo. Por más pacífico que suene eso, no es ningún geriátrico. Es más bien una novela tragicómica. Están separados desde hace 15 años, pero siguen viviendo juntos, cada uno hace la suya. Son tan distintos que no sé cómo se pudieron haber casado.

Mi abuelo es un tipo reservado, de pocas pero justas palabras. Muy correcto, demasiado. La otra vez traté de sacarlo de su molde.
-Abuelo, decí una mala palabra. Nunca te escuché decir una mala palabra.
-No, no...
-Daaaale...
-¿Qué querés que diga?
-No sé, la que se te ocurra!
-..... (medita).... "caca"
-no, esa no es una mala palabra... decí alguna, dale.
-caca!!
-no, otra!!
-caca!! caca, caca, caca!!

No hay caso con mi abuelo. Es demasiado bueno en general. Pero la otra vez lo encaré de nuevo y después de media hora logré que diga "pedo". Festejamos los dos.

Las discusiones entre mis abuelos son más infantiles que las que tengo con mis hermanos.

Abuela: Ay David, siempre perdés todo!! Te alcancé la birome hace diez minutos!
Abuelo: ¡Pero no sé dónde está, por eso estoy buscando otra!
Abuela: ¡Todo perdés, todo! ¡Y después andás de malhumor echándole la culpa a los demás! ¡No sé para qué me casé con vos, mirá! No sé, la verdad que no lo sé!
Abuelo: ¡Si no te hubieses casado conmigo no hubieras tenido los seis hijos que tenés ahora! (mirándome a mí) ¡Ni los nietos!
Abuela: ¡Bueno pero entonces al menos podrías ser más alto, porque salieron todos petisos!
Abuelo: ¿Pero qué tiene ser más alto? Sirve para ‘compadrear’ nomás…!
Abuela: Ay David no sé, buscate una birome…

Tentada de risa, siempre tengo que separarlos para que no sigan discutiendo. Son muy distintos. Mi abuelo es muy conservador. Mi abuela es la liberación femenina encarnada. Por ejemplo, es de los dos la que siempre manejó el auto. Actualmente estudia una carrera terciaria y usa internet todos los días. Es una acelerada. La otra vez se colgó el servicio y me despertó a los gritos:
-¡NO TENEMOS INTERNET! ¡YO NO PUEDO VIVIR SIN INTERNET, SOL, POR FAVOR SOLUCIONALO YA!
-abuela... ¿qué hacés en la computadora un domingo a las ocho de la mañana?, le dije toda dormida.
-NECESITO VER UNOS MAILS!!!

Mails en cadena. De esos que te dicen "reenvíale este mail a tus 10 amigos más cercanos y un ángel vestido de tul se te aparecerá esta noche a las 12 y te cumplirá un deseo. De lo contrario, el ángel te enviará una misteriosa enfermedad........". Y mi abuela lo hace (quiero pensar que realmente no cree que le vaya a pasar eso) . No entiende nada, pero tiene hasta Facebook. Mi abuelo todavía no entiende la computadora y la llama "el pequeño cachivache amaestrado".
Mi abuelo es calmo. Mi abuela, en cambio, hace un drama de todo. La otra vez estaba desesperada buscando las llaves de la casa:

-Ay… ¡Qué cosa! ¡Perdí las llaves! ¡La llave del conocimiento! (??) …. 
-Fijate abuela, fijate bien en el estante…
-Yo ya me fijé en todos lados... Ya le recé a San Antonio y todo!!
-Pero abuela, San Antonio es para que te consiga un novio…
-Y bueno, a ese le recé, ya que estamos!!!!!

Me hacen reír mucho. Los adoro, y se los hago saber siempre que puedo.



  • Sole LC
    hola abuela, estás al lado mío pero te lo digo igual por acá: te quiero mucho!
    25 de abril a las 18:04 ·  ·  · Ver amistad



    • Elsa Alicia Hola Sole estás en la cocina y yo acá con la compu , pero te lo escribo igual sos un bicho loco que adoro
      26 de abril a las 6:01 · 

Están los dos locos! Pero los necesito siempre. Me cuidan, me miman, y me dicen, en secreto, que soy su nieta preferida.

Acá dejo un video de mi abuela entrando en crisis con la computadora, y una escenita del viaje a Europa: