viernes, 28 de enero de 2011

Me fui!

Me contaron que en su facebook mi mamá puso algo tipo "Paul en Nápoles, Micky en Londres, Sole a Paraguay!". Es como que desentono, pero siempre fui como la tercermundista de los tres hijos.  La cuestión es que me voy a Asunción a visitar a una amiga que vive allá desde hace casi 10 años. Quería dejarlos tranquilos de que si no posteo por una semana no es porque me arrojé a las vías del tren después de enterarme que Erviti se pasaba a Boca.

La chica a la que voy a visitar se llama Anto y, pese a ser siempre una de mis mejores amigas, es la que de pequeñas me revelaba las crudas verdades del mundo en la cara sin yo tener armas para defender mi inocencia.


Recuerdo cuando, por ejemplo, en el aula de 3er grado se me acercó una tarde entre sonrisas maliciosas y me dijo:


-sole...¿vos sabés lo que es "hacer el amor"?
-emm... sí
-a ver, ¿qué es?
-es cuando dos personas se quieren :)
-JAJA no, eso no es. Es cuandooo jgsdfgsfgogjhdfjhktuhkdsofjsdogjsopagjwaopgj
-O_________________O

De esa manera se abusaba ella de mi mente pura y virgen de perversiones. Me enseñaba con picardía vocablos como "porno", "sexo", "beso de lengua". Me enseñaba que habían chicos "adoptados" que fueron "encontrados en la calle" y me sugería que yo podría ser uno de ellos. Me decía que las mujeres se hacían señoritas manchándose el cuerpo entero de sangre y me contaba que hay personas que gustan de los de su mismo sexo. Todo eso a los 8, 9 años. 


Sí, a visitar a esa hija de puta voy, que no por nada actualmente se está por recibir de psicóloga.

En esta aventura no estoy sola. Me acompaña Ailin, otra loca igual de fumada que Anto, sólo que de modo diametralmente opuesto a ella. Ailin siempre guardó consigo toda la inocencia que Anto se encargaba de destruir. Lo que hace a Ailin especial es su brillantez sin límites, y manera de imaginar que todo es posible; tanto, que hasta los 14 años decía que los pokemons realmente existían. Con ella lanzábamos kame-kame-há esas tardes en que jugábamos a DragonBall Z o nos divertíamos con el fútbol en los recreos. Dos varoncitos jaja. 



Lo que me gusta de ellas dos es que son diferentes a todas las personas que conozco. Pese a sus locuras, la saña que tienen contra los cristianos (me cansé de insistirles en que Jesús es mi amigo jaja), son dos locas lindas. Y lo que más me gusta de ellas es que son ese tipo de amigos al que puede que hace mil años que no los veas, pero que cuando los ves, es como si todo hubiera sido ayer.

Hasta dentro de poco!! Ya volveré a escribir, y va a ser sobre los paraguayos.

martes, 25 de enero de 2011

Test del Facho reprimido

Para vos, que ya hiciste el Test del Progre y te dio negativo. Y te sentiste orgulloso de eso.

Sumá un punto por cada oración que te identifique. Si sumás más de 7 puntos, Heil Hitler!

Sos un facho reprimido si...
-dijiste que alguien es un "negro" y enseguida justificaste: "no hablo de los negros de piel, sino de los negros de ALMA"
-llegás a ver a un "morocho peligroso" en la calle y te cruzás de vereda
-despotricás contra la universidad pública y pensás que la privada es mucho mejor
-pensás que está bien tener armas en tu casa como defensa personal
-aclarás que no sos homofóbico porque tenés amigos gays, pero estás en contra del matrimonio igualitario
-bancás a Susana Giménez cuando dice: "El que mata, tiene que morir"
-sos de los que pensás que "está todo bien con los inmigrantes, pero que vuelvan a su país y dejen de quitarnos trabajo"
-si te tuvieras que hacer una cirugía quirúrgica importante, no te la harías en un hospital público
-pensás que en los 90 se vivía mejor
-pensás que "el fin justifica los medios"
-estás a favor de la política de "tolerancia cero"
-cuando habla Hebe de Bonafini (madre de Plaza de Mayo), tenés ganas de comértela cruda
-no entendés por qué la gente odia tanto a Bush
-te encantan las bicisendas de Macri
-alguna vez dijiste que le cortarías las pelotas a todos los violadores
-alguna vez dijiste "judío de mierda"
-si un nene de la calle te pide plata para "comprar un helado", se la das y le exigís "traeme el vuelto" para asegurarte de que fue a comprar el helado.
-no donás dinero a la iglesia porque te da desconfianza
-pensás que en la época de los militares había menos inseguridad
-Obama te parece un careta

-te cae simpático Ricardo Fort: si es multi-millonario, que derroche su plata en lo que quiera
-te gustaría vivir tranquilo en un country

domingo, 23 de enero de 2011

¿Es o no es?

Ayer noche de salida gay con mi amigo y sus amigos. La pasé genial. La paso siempre mejor en boliches gays, don't ask why. A la salida del boliche, se me acerca uno conocido de los chicos a jugar a hacerse el hétero. Pero ¿sería?

-sos hermosa
-:)
-en serio, sos muy linda
-bueno ehh, gracias! tampoco para tanto
-pero mirate: decime un sólo defecto en tu cara
-(ah bueeee, nunca me habían dicho algo así, ya estaba empezando a ilusionarme) jaja ah bue
-en serio. (Con mirada cómplice) Vos debés tener el re levante con los pibes.
-JAJA creeme que NO.  (te empiezo a ver lindo y quizás me gustes)
-cómo que no? vos te viste?
-te JURO que cero levante. A los chicos no les importa una cara "linda", los chicos buscan otra cosa. Al menos en los boliches. (che, sonreime más seguido que me gusta)
-¿qué?
-Y, culo y tetas, ja.
-A ver... (examinándome) Bueno, culo tenés.
-sí, lo ÚNICO que tengo jaja
-Y bueno, lo otroo... dejame decirte algo: soy cirujano. Las prótesis en sí no están caras, te saldrán tres mil pesos. Eso sí: a eso le tenés que sumar la operación que te costará unos... 

Siete de la mañana y alguien relatándome cómo insertar una silicona en una teta. Empecé a observarlo de otra forma. Mi imaginé al hétero de mi hermano contando algo así y con esos gestos y lo comprobé: era SUPER gay. Decepción total. Al detalle de ser prácticamente la única mujer en todo el boliche tuve que sumarle la frutilla del postre: fui seducida por un gay.

Comprobado: el 2011 se rie de mí.

viernes, 21 de enero de 2011

10 cosas que me encantaría inventar

Me agarró una ráfaga de inspiración. Pensando en cosas FACTIBLES (menos la número 5), esto es lo que salió de mi cabeza:


1-Un diario bizarro online: noto que los jóvenes en general no leen el diario porque les parece aburrido o porque no tienen tiempo. La idea para recuperar a toda una generación perdida de lectores es hacer un diario online que te cuente las noticias de manera original, sarcástica y con una dosis de humor negro para atrapar al lector. Así, en vez de "Sismo en Chile: cuatro muertos", el título sería "Finde movidito en Chile: cuatro muertos por un sismo" (me voy a la mierda, lo se) o en vez de "Riquelme no sabe si jugará el Superclásico", "Riquelme arrugó otra vez con River".

2-Un GPS de personas: que esté incorporado al celular, y que en un mapita te muestre dónde andan tus seres más cercanos, exactamente en qué calles. Sirve para controlar a tu pareja, pero también para saber si tu amigo está llegando a tu casa o darle indicaciones de hacia dónde doblar.

3-"¿Te olvidaste el souvenir?": así se llamaría una tienda en Buenos Aires que sirva para aquellos porteños que volvieron de viaje y se olvidaron de traer souvenirs para su familia/novios/amigos. ¿A quién no le pasa? La tienda estaría dividida en las 23 provincias de la Argentina. Y con souvenirs importados de cada una de ellas. Entonces si fuiste a Formosa, entrás a la sección de Formosa y comprás un buen mate para tereré que tenga inscripto "Recuerdo de Formosa". Y quedás divino!

4-Callcenter de colectivos: ¿quién no está harto de esperar a los bondis sin saber cuándo van a venir? Tendría que haber un poste con un botón en cada parada donde vos presiones y una voz automática te diga a cuántas cuadras está el 152, para que sepas si vale la pena seguir esperando o pedirte un taxi.

5-Cámara fotográfica anti-escrache: Así como el "Smile shutter" de Kodak no te saca la foto hasta que sonrías, ésta cámara no te saca la foto hasta no verte presentable. Un puntito rojo titilando significaría que estás feo, y entonces tenés que ir acomodandote la sonrisa, el pelo, tapándote los granos y todo lo que te haga falta hasta que la luz cambie a verde y salga la foto.

6-Tienda para zurdos en Argentina: No entiendo cómo todavía no pusieron una en nuestro país. Tengo muchos amigos zurdos, incluso mi hermano con el que convivo, que parecen discapacitados para un montón de cosas sólo por el hecho de que "el mundo está hecho para diestros". No puede ser que sólo una de cada diez veces se puedan conseguir abrelatas, guitarras, biromes especiales,  relojes, tijeras para zurdos! Hay que incluir a esta minoría, no excluirla!

7-Cartas para ciegos: es injusto que los ciegos no experimenten la hermosa sensación de recibir una carta de amor porque no pueden leer. Así que yo inventaría una carta que tenga pegado un aparatito para grabar la voz, y que así se grabe lo que se le quiera decir y el ciego lo pueda escuchar siempre que abra la tarjeta. Si existen las tarjetas con musiquita, no sería difícil hacer una así.

8-Alientómetro: así como existe el alcoholímetro para medir el nivel de alcohol, debería haber un alientómetro para que mida el nivel de tu aliento. Tendrías que soplar por el tubito y que te mida cuán mal o buen aliento tenés, así sabés si estás presentable ante la sociedad.

9-Psicólogos online: Ideal para cuando te agarra un momento de bajón o locura y necesitas a tu psicólogo YA pero tu turno es recién la semana que viene. Esto consistiría en un sitio web que funcione las 24 horas del día con psicólogos de todo el país dispuestos a atender vía webcam y micrófono a quien se meta en la página buscando respuestas a sus problemas. Las sesiones no durarían más de 25 minutos y el servicio sería gratis, pero los psicólogos cobrarían a través de las publicidades en la página. La idea no es que tengas un psicólogo fijo, sino que vayan rotando.

10-"¿Qué me pongo?": Así se llamaría una agencia de moda que las chicas puedan contratar para evitar a posteriori esas crisis existenciales que nos agarran minutos antes de salir, cuando sentimos que "no tenemos ropa". La agencia acompañaría al cliente un día entero. Primero revisaría su armario y le señalaría posibles combinaciones con la ropa existente, y en base a lo que hay y luego de identificar el estilo de la clienta, iría con ella de compras a los negocios de ropa (adecuados al presupuesto del cliente) para terminar de llenarle el armario con prendas. Y decile CHAU al "qué me pongo" jajaj.

¿Alguna de estas ideas les parece útil? ¿O ya flasheo demasiado? Los invito a que propongan sus inventos :)

miércoles, 19 de enero de 2011

(Pequeños indicios de que) Algo anda mal

Mi hermana me cuenta que en su colegio, cuyo slogan es "SER MÁS QUE PARECER", la profesora gorda y fumadora de la clase de computación les toma una evaluación del Photoshop con una foto de ella a la consigna de "DÉJENME FLACA".

Terminé una carrera y mi abuela de 69 años comenzó una. Yo la ayudo a estudiar a ella. Le tomo lecciones orales y hace trampa espiando de reojo los apuntes. Y cuando se niega a estudiar le digo "Yo ya estudié, ahora te toca a vos".

Los países europeos le piden consejos económicos a los países latinoamericanos

Mi mamá y yo compartimos la ropa

En octubre mientras mi hermano recorría Zurich (Suiza), yo estaba averiguando algún paquete barato para una escapada a Las Toninas con mis amigos

Volví a jugar al juego de la copa y se me volvieron a quemar todas las lamparitas del living!

Una mujer me ofreció un asiento que había libre en el tren diciéndole a su hijito: "Decile a la SEÑORA que se siente".

A veces hay cosas que se nos van de las manos

Punto aparte. Hoy Limón World llega a los 50 posts!  Y pensar que comenzó hace seis meses como una manera de matar el tiempo.Gracias a todos los que leen este espacio, a los que firman, a los que no, y a mis amigos blogueros más cercanos: a mi madrina Moni por sus consejos, a Co por ser mi seguidora más fiel, a mi sister Viole (a quien espero cruzarme en el Urquiza algún día), a Ann por alegrar mis días con sus locuras, y a mi padrino Pepe que me cuida desde Perú.

jueves, 13 de enero de 2011

La moda, los amigos, las relaciones

La moda pasa, los amigos cambian, las relaciones se terminan.
La moda pasa, los amigos cambian, las relaciones se terminan.
La moda pasa, los amigos cambian, las relaciones se terminan.
La moda pasa, los amigos cambian, las relaciones se terminan.
La moda pasa, los amigos cambian, las relaciones se terminan.
La moda pasa, los amigos cambian, las relaciones se terminan.
La moda pasa, los amigos cambian, las relaciones se terminan.
La moda pasa, los amigos cambian, las relaciones se terminan.

Eso me dijo un extraño personaje en un sueño cuando yo tenía sólo 11 años. Obviamente en su momento no le di ni la importancia ni la interpretación que merecía. No entendía nada de la vida, era muy chica. Pero ahora (que entiendo un poquito más), ante cada nueva decepción con la que tropiezo, ante cada golpe de realidad, recuerdo a ese misterioso ser repitiéndome:


La moda pasa, los amigos cambian, las relaciones se terminan.
La moda pasa, los amigos cambian, las relaciones se terminan.
La moda pasa, los amigos cambian, las relaciones se terminan.
La moda pasa, los amigos cambian, las relaciones se terminan.
La moda pasa, los amigos cambian, las relaciones se terminan.
La moda pasa, los amigos cambian, las relaciones se terminan.
La moda pasa, los amigos cambian, las relaciones se terminan.
La moda pasa, los amigos cambian, las relaciones se terminan.


(Aunque a veces quisiera volver a tener 11 años para no tener ni que pensar en eso).

martes, 11 de enero de 2011

Tres cositas

Les voy a contar un clásico (comportamiento) de mi vieja: las "tres cositas". Me lo dice desde los 13 años, me lo dijo la semana pasada, y apuesto a que me lo seguirá haciendo siempre.

Mi mamá tiene la cínica capacidad para preocuparme en un día en el que ya me siento arruinada. Las "tres cositas" nunca llegan en una tarde relajada de verano mientras estoy disfrutando de la pileta, no. Me las dirá siempre que estoy reclutada en mi cuarto por algún bajón personal (y esto no pasa muy seguido, pero lo hace casualmente las pocas veces que no me siento del todo bien).

"Soleeee...", grita. "Bajá que te quiero decir tres cositas...!". Y con esa sentencia comienza el melodrama de mi vieja y yo. Lo se desde chica: esa frase de las tres cositas NUNCA puede ser buena. Es un indicio de alguna cagada a pedos cercana o una sarta de crudos reproches en mi cara. Entonces ahí estoy yo, bajando las escaleras con el corazón latiendo a mil, con cara de Evatest positivo en la mano pensando "¿Por qué a mí? ¿Y ahora qué?".

Bajo y me espera mi vieja sentada en el living a la orden de "vení que te quiero decir algo...". Y si a ese pedido le agrega el de "cerrá la puerta", significa que realmente estoy al horno.

"TRES COSITAS", insiste. Y comienza el show, que mi vieja disfruta tanto como yo lo sufro. Entonces comienza a ennumerar.

La primera cosita siempre va a ser algo de mediana importancia, y generalmente es algo bueno, como para amortiguar el golpe que va a venir después. Así es común que mi vieja me diga "La primera es: pasé por el Unicenter y vi este jean para vos; después probátelo y decime si te gusta", o "encontré la cédula que habías perdido". Esta es la única parte que las dos disfrutamos.

El plato fuerte viene con la "segunda cosita". Desde un principio puedo olfatear que se asoma algo malo porque empieza con muletillas como "Ehhh" o "A ver....." ya que no sabe bien cómo encararlo sin que yo me lo tome mal. Ahí es cuando me tira "la bomba" que desordena mi sistema nervioso. De qué estoy hablando? Bueno, a lo largo de mi vida la "segunda cosita" significó frases intimidatorias como "Encontré ESTO en el cajón de tu cuarto...", "vos fumás?? y que son estos cigarrillos que encontré en el bolsillo del jean?" (a los 15 años), "Yo se que anoche no saliste donde me dijiste; ALGUIEN TE VIO...", "El otro día me llegó un comentario de alguien de la familia de que vos...", "¿En qué gastaste los $200 que te di?", "Con papá estamos preocupados por todo lo que vino en la cuenta telefónica: decime quién es este número" y otros cuestionamientos que me ponen incómoda y a veces agresiva, porque sobrepasan de manera burda el umbral de mi intimidad. Y eso es algo que mi vieja NUNCA va a cambiar. Es como más fuerte que ella. Tiene esa necesidad imperiosa de andar controlando la vida de sus hijos 25 horas al día, y eso fue justamente lo que me hizo alejar de ella. Ma, si algún día llegás a leer esto, tus interrogatorios a lo GESTAPO nazi es algo que deberías evitar.


Y luego de haberme hecho cubrir la cara de verguenza y haberme hecho utilizar mi ejército de palabras para defender lo poco que quedó de mi dignidad, viene la "tercer cosita" como para desdramatizar la situación. "Una pavadita", dice mi vieja siempre con respecto a ésta última. La pavadita son pequeñas órdenes que gracias a Dios no pueden seguir destrozando mi autoestima: sacar al perro, sacar turno con el médico, ordenar mi cuarto, etc. A veces ni siquiera tiene una "tercer cosita" para decirme, así que, lo juro, la inventa en el momento como para no romper la tradición con el número. Así es como se agarra de cosas improvisadas como "Y la terceraa.... ehh... eh.. ¿no te parece que es hora de cambiar el empapelado de tu cuarto?" (!!!!).

Y ahí vuelvo yo a mi habitación, como un perrito humillado con el corazón aún temblando. El día en el que desaparezca esa "segunda cosita" de mi vida y queden sólo las otras dos, recién ahí voy a encontrar la paz interior. Mientras tanto seguiré bancando esa bipolaridad de mi vieja, que un día es la Madre Teresa y al otro le pega el "hitlerazo".

martes, 4 de enero de 2011

Un vestido y un ramo de flores

Ella: yo para el 2011 pido un amor
La otra: ah, lo más fácil pedís, eh
Ella: qué, vos decís que no?
La otra: Y, no sé, lo veo jodido para vos.
Ella: por qué decís eso?
La otra: O sea, sos linda mina y todo pero viste cómo sos...
Ella: qué, cómo soy?
La otra: sos... una mina jodida. Eso sos.
Ella: se, puede ser... ¿Pero también dónde están los hombres, boluda? ¿Cómo hace Flor? Yo no entiendo. Siempre tiene un huesito.
La otra: es que Flor es de las típicas flacas que VIVEN de novia, que no pueden NO estar en una relación. Si se queda sola y justo pasa un musulmán con una bazuka y un chaleco explosivo se lo va a agarrar.
Ella: sí, es verdad.. bueno, Flor también está un poco loca.
La otra: un poco nomás?
Ella: y entonces a las minas cómo yo, qué nos queda? Yo no quiero árabes kamikazes, pero también la tengo clara que no voy a morir esperando a que venga EL ELEGIDO vestida de blanco y con un ramo de flores en la mano.
La otra: yo creo que a las minas como vos le van los tipos como vos.
Ella: O sea?
La otra: o sea, los tipos jodidos.
Ella: y bueno, los jodidos son los más difíciles de alcanzar
La otra: el problema con vos es que te enganchás con cada pelotudo...
Ella: Naa, pará. Cómo "pelotudo"? "pelotudos" por qué?
La otra: El que te dijo que su hermanita está primero que vos? El que te ocultaba a la familia? El zurdito de la facultad que tenía fantasías con el Che Guevara?
Ella: Ok, BUENO.
La otra: pero sabés qué? En el fondo te gusta... no, no te gusta: te ENCANTA.
Ella: engancharme con pelotudos?
La otra: seeeee.
Ella: no sé.
La otra: es que yo no te veo con alguien que no sea así. Sabés qué? Yo creo que todos repetimos los "patrones" de pareja.
Ella: Y no puedo cambiar mi patrón?
La otra: tenés 22 años, no 12... ya se te pasó el tren. El que pasa por tu psiquis, y ese pasa una sola vez...
Ella: entonces estoy condenada a morir con un pelotudo?
La otra: morir no. Existen los divorcios todavía...
Ella: chau
La otra: adónde te vas??
Ella: a una florería.