sábado, 26 de febrero de 2011

¿Ceder o no ceder?

Voy a basarme en un texto escrito en mi viejo fotolog, porque me acaba de pasar ayer casi la misma situación bochornosa que hace cuatro años (confirmado, no cambié en nada):


Iba en el tren sentada y al lado de mí se para una mina joven, con un poquito de panza, y entonces inevitablemente surge el dilema: ¿estará embarazada?¿se paró a mi lado porque quiere MI lugar? "¿CEDER O NO CEDER?"

Entonces en un ta-te-ti imaginario decidí que le tenía q dejar el lugar... y con todos los nervios me la jugué y le dije "disculpá... querés el asiento??" La mina abrió los ojos como platos... y con una sonrisita irónica me dijo "no, gracias...qué, NO PENSARÁS Q ESTOY EMBARAZADA, NO??" OH-MY-GOOOD... se escuchó una risa burlona de fondo de algún pasajero, y me puse ROJA...


Y entonces, para salir airosa de esa situación embarazosa le mandé "noo jaja, no, es que yo..yo ya me bajo!" y la mina "ah, bueno, menos mal..jeje, entonces sí" y le cedí el asiento.

Final: como ya tooodos en el vagón del tren habían escuchado la conversación, no me quedó otra que seguir con el teatro y bajarme en esa misma estación, en Villa del Parque!! Por suerte no estaba tan lejos de mi casa... podía tomarme el colectivo pero me daba fiaca ponerme a mendigar cambio en monedas en los kioskos. Así que decidí volver caminando, riéndome de lo estúpida que soy a veces sólo para no pasar vergüenza.



pd: el contador me indica que llegué a las 10.000 visitas, wooow!. Gracias a todos los que leen y mantienen viva a esta página :)

lunes, 21 de febrero de 2011

Quiero a alguien normal (parte II)

EL CAGADO

 Voy a cambiarle el nombre porque a este lo tengo en mis contactos y puede llegar a leer el blog. Tenía un apodo como Tiago. Lo conocí en el mismo boliche que a Gerardo.  El se me acercó a hablar. Era medio feo, pero con onda (que no es lo mismo que “medio feo” solo).  Me empezó a hablar, me pareció muy copado. De repente, en medio de toda la fluida charla, noto un olor extraño… le dije a Tiago que nos corriéramos porque había “olor feo” y así lo hicimos, pero la baranda seguía.. entonces nos corrimos hacia oootro lugar, y seguía el aroma… en eso me dice “¿me esperás que voy al baño?”: CHAAAAN!! Desde ese entonces para mis adentros era “hoy salgo con el cagado”.  Cuestión que me pasó a buscar por mi casa en Devoto desde Zona Norte (alto viaje) en remís, aunque me dijo que el remís lo tenía gratis porque el remisero era amigo suyo porque él era “tenía facilidad para hacer contactos”(¿??) SE HACIA EL CAPO.  No pasó ni media hora de cita que ya me estaba contando todas las posiciones sexuales que había experimentado con su ex novia, 7 años mayor que el (se hacía el capo). Sin poder decodificar mi silencio de espanto, me preguntó  “¿te molesta que hable de esto?¿sos virgen?”. Ah nooo, pero vos sos un IDIOTA! A continuación, el flaco ya se sentía tan en confianza conmigo que, creyendo que sus bromas me iban a caer simpático, empezó a hacer jodas con mi altura: “Mirá! Ahí va tu clon!”, apuntando  a una nena de cinco años con el delantal de prescolar. Mi cara de momia lo decía todo, pero se ve que no la cazaba porque me siguió jodiendo. Pero el final sería peor. Entramos al cine. Nos sentamos y sin dubitaciones estiró el brazo por detrás de mí y me apoyó su sudorosa mano en mi hombro. Nunca me sentí tan incómoda. Y cuando apareció la protagonista de la película, flor de yegua, el cagado dijo “¡Cambio juez, cambio!”, haciendo que me quería cambiar a mí por esa. Me preocupé no sólo por su estúpido comentario, sino porque esta vez no se rió. El pibe me siguió llamando y su verborragia se me volvió insufrible. Un día le expliqué que no daba para más y ahí terminó todo.  Hoy por hoy ni me acuerdo de su cara, pero su olor... ese olor no me lo olvido más.

EL DE LA EX



Salida de a cuatro, "double date", cuando la edad todavía nos daba para hacer esas tonterías. Acompañé a mi amiga (que noooo voy a nombrar) porque la boluda no se animaba a ir sola a conocer a "su chico" de internet. Acosumbrada a su espíritu crítico, le advertí que después de la "cita" no quería escucharla buscarle defectos al pibe como a todos los anteriores. Me lo mostró por Facebook y el chico pintaba para crack: era muy lindo, había viajado por todo el mundo, escribía bien, prometía. Finalmente los conocimos, y me dio una muy buena impresión. Mi amiga estaba con una sonrisa de oreja a oreja. Sentados los cuatro en el patio de comidas del Devoto Shoping, estábamos decidiéndonos por una casa de comidas, hasta que él sugirió:
-Tienen que probar las pastas de este local italiano. Con Florencia, mi ex, siempre comíamos ahí

La comida estaba rica. Proseguimos con charlas y chistes tontos para romper el hielo. Hablamos de anécdotas del colegio, de los dibujitos de nuestra infancia, temas super trillados que nunca fallan, hasta que seguimos con anécdotas personales en las que, comencé a darme cuenta, el pibe este no podía relatar algo sin nombrar a... Florencia, su ex.
-Síi, yo vi, esa peli, fui a verla con Florencia, mi ex.
-Podríamos ir a jugar al bowling ahora, no les parece? Yo ya fui varias veces, con Florencia mi ex, ella siempre se enojaba porque yo le ganaba... (con sonrisita nostálgica).
-Ibas al Devoto School? La mejor amiga de la hermana de Florencia, mi ex, iba ahí... ah no, al Tomás Devoto iba!

-Yo no sé por qué las mujeres se arreglan tanto para salir. Yo me vine con la primer remera que encontré! Me acuerdo que Florencia mi ex tardaba HORAS preparándose...
-Jajajajaja, tengo otro chiste mejor!! Me lo contó Florencia mi ex. Dice así...


AAAAAAAAAHHHHHHHH!!! BASTA FLACO CON FLORENCIA TU EX, BASTA! No podés hablar de tu ex cuando estás conociendo a alguien, es ley! Además, o le decís "FLORENCIA" o le decís "MI EX", pero no digas "FLORENCIA MI EX". Yo no digo "lo vi por Canal 11 Telefé", digo "Lo vi por Canal 11" o "lo vi por Telefé", se entiende?! Y la boluda de mi amiga que parecía no darse cuenta de este detalle de su candidato, se seguía riendo como si estuviera frente a un show de los Midachi. Y yo ahí, fumándome a su ex en todas sus historias, en todos los momentos Kodak de su vida... "Florencia mi ex" era para el pibe ese nivel del videojuego que nunca podés pasar, ese solo de guitarra que NUNCA te va a salir..... por más que practiques y practiques....

Al final de la cita, le pregunté a mi amiga con una sonrisa cómplice:

-Y...? Qué te pareció...?
-Bien!! Piola, piola... No?
-(conteniéndome la risa) No te pareció como que tenía algún.... "mambito"..dando vueltas con la ex?
-seeeeeeeeeeeeeee!!!!!! 

La conclusión de todo esto no la saqué yo, sino alguien que me quiere mucho pero ayer me confesó: "vos no vas a encontrar a alguien normal, porque VOS no sos normal".

Quizás deba dejar de "freakearla", pero la verdad es q esa persona tiene razón. La gente normal me aburre, y mucho.


pd: DIOS, por favor, que "el cagado" no llegue a leer este blog. Si me habla esta semana, se los voy a hacer saber. 

sábado, 19 de febrero de 2011

Quiero a alguien normal (parte I)


Estado civil: soltera. Es hora de salir al mercado a buscar ofertas. Pero ofertas bien. No engendros con un cartel de liquidación en la cabeza. Si de eso se trata, ya tuve experiencia.


Recordando algunos…(lo dividiré en dos post porque la lista es larga)..... (sí, ya sé, es lamentable lo mío)...

GERARDO
Fiesta de egresados del colegio en el boliche Ku:
Estuvo toda la noche girando como un satélite alrededor mío. Me bailaba con un movimiento raro de pelvis sin decirme nada. Me puso nerviosa y me vi obligada a hablarle.

-¿Cómo te llamás?
-¿Quéééé? Hablá más fuerte
-Que como te llamás!!!
-Ah.. GERARDO!
Yo me reí. Y sí: se llamaba GERARDO.  Hasta mi abuelo tiene un nombre más copado. Pero, pese al nombre, era lindo y decidí darle una oportunidad. Con Gerardo chateé el día siguiente de conocerlo; me pidió una foto mía y cuando la vio me dijo "ah... no saliste taaan escrachada..." O SEAA!. Gerardo era un amante de la naturaleza. Tal es así que nuestros primeros encuentros fueron en el jardín botánico de Palermo. Gerardo hablaba como si tuviese la voz de la experiencia, y apenas me llevaba unos años. Gerardo me hacía chistes naif, de los que terminan en “era broma, jajaja!”  cuando a mí me gusta más el humor ácido. Cuando le pregunté a Gerardo por sus relaciones, me contestó “Y mirá, la última novia que tuve fue en pre-escolar". Me asustó mucho esa respuesta, hubiese preferido que me dijera que nunca tuvo nada. Gerardo estudiaba ingeniería ambiental y se desvivía por las orquídeas. Es más, integraba una agrupación de fanáticos de las orquídeas en Lomas (donde vivía), en la que era el único joven: eran todas viejas y jubiladas. Gerardo se sentía un dandy entre todas las veteranas, me contaba de cómo las viejas hacían chistes al estilo “Hoy Gerardo me vino a ver a mi, chicas!” . Me daban ganas de vomitar cuando escuchaba ese tipo de cosas.  Gerardo sonreía tímidamente y su risa era muy tierna. Gerardo era insoportablemente fanático de Genesis y U2, y yo odio a Bono. Un día Gerardo me llamó y me dijo que me quería mucho. Me asusté. Al día siguiente salimos y le pregunté que, si fuese un animal, qué animal le gustaría ser (pregunta psicológica): “Una mariposa”, me contestó. Desde esa respuesta terminé de confirmar que ese chico no era para mí. Lo esquivé, no le atendía las llamadas, le decía siempre que estaba ocupada ensayando con la banda y que nunca tenía tiempo. Gerardo se cansó y me dijo “Entonces elegí… es la banda o yo”. Y nunca más supe de Gerardo y sus orquídeas. Extrañamente, ni bien le corté el teléfono lloré. Y bueno, un poooco lo iba a extrañar. Pero después pensé: “Sole, te liberaste de un viejo trolo encerrado en el cuerpo de un pibe de 21 años”. Y me sentí extrañamente aliviada.

EL RATA

Nunca en mi vida conocí un pibe tan tacaño. No, no sé si la palabra era "tacaño", porque no era exclusivamente con el dinero que lo hacía. Era... su estilo de vida. Y lo peor: me contagió. Mis amigas son testigos de que a partir de este chico yo empecé a ser igual. En fin, qué decir de Sebas. Nos conocimos en un boliche pq mi amiga Juli se iba a encontrar con un chico del chat, y le pidió ir acompañados por amigos onda "double date", y ahí caí yo. Como que se me tiraba encima cuando me hablaba, entonces le pregunté si había tomado algo, a lo que me contestó el primer indicio de su "ratitez": "Si, pero sólo un trago, porque están caros...". Nuestro primer intento de salida fue frustrado porque él no se quería mover de su barrio, pretendía que yo fuese para allá sola a la 1 a.m., y al negarme me dijo: "Daale... decile a tu hermano que te traiga". Casi lo mando a cagar. Finalmente otro día tuvimos nuestra primer salida, en cuyo final atiné a sacar plata para pagar pensando que él me iba a decir "NO! PAGO YO!" pero todo lo que recibí fue un roñoso: "¿Hacemos un miti-miti?". Vivía solo en un departamento en planta baja donde la gente del edificio se quejaba porque desde su patio emanaba todo el olor a marihuana que cultivaba con sus plantitas. La primera vez que comimos en su casa le hice una observación: "me causa que tengas todos cubiertos de distintos juegos" y me contesta: "es que la mitad los saco del comedor de la facultad, jeje". Estuvimos saliendo por meses, pero yo estaba tan bien que no me daba cuenta de ese defecto suyo. Finalmente fuimos teniendo nuestras diferencias, nuestras peleas, y con ellas empecé a caer. En una de las discusiones me dijo: "ah, y pagame la película porque si no no llego a fin de mes". Le respondí enojada: "¡Sebas es un dvd! ¿Cuánto te puede salir, $4?", "Y bueno, pero $4 hoy, $4 mañana... se va a acumulando todo", me respondió sin verguenza. Me enojé y se lo largué todo: "¡Sos un rata nene!". Le recriminé las sábanas que usaba como cortinas, el rollo papel higiénico que usaba como servilletas y los cubiertos que se afanaba de la facultad. Esa pelea fue tragicómica. Pero lo entendí. A los meses me volvió a buscar para devolverme mi cd de Jane's Addiction que le había prestado. "Tu cd es una mierda", me dijo en tono de humor. "Sabía que no te iba a gustar", le dije. "Y, bueno... cuándo nos volvemos a ver? Mirá que me mudé, eh? Y tengo cortinas limpitas...y cubiertos nuevos a estrenar". Me entusiasmé con la idea pero la cagó con una frase que fue casi un dejavú: "Perfecto, el martes a la noche. Venite en colectivo, te podés tomar el 146. O decile a tu hermano...". 

lunes, 14 de febrero de 2011

San Va lentín

Me decís que cambié y tenés toda la razón. Pero tampoco está mal cambiar. No entiendo cuando la gente dice "seguí así, no cambies nunca!". Decime si no es otra cosa que negar el progreso. Yo era un caso perdido, hasta que me encontraste. Me llenaste de color, me llenaste de formas: me llenaste de motivos. Quizás te decepcioné en muchos aspectos, pero aún así sabés que nunca lo hice a propósito. Sabés que todo lo que pude dar lo di, y que perdí miles de cosas a cambio de vos y sinceramente nunca me importó. Porque gané muchas más. Sabés que no puedo estar bien si no estás bien, y que todavía extraño hablar en el idioma que inventamos. Y que si pudiera volver atrás las páginas del tiempo, reescribiría tu punto de vista. Pero dejaría intacto eso que sentías que me hacía ser especial. 



pd: hoy para mí es el día de "San va lentín", porque llegó un poco tarde. Anyway, nunca me importó este día. Es un producto más del marketing yankee hecho concepto. "Nada dice mejor TE AMO que la vegetación muerta, los productos saturados de azúcar y una tarjeta fabricada en serie y escrita por alguien más".

lunes, 7 de febrero de 2011

Paraguay 2011

Guess who's back. Y sí, volví porque tenía que volver, pero yo me hubiese quedado ahí el resto del verano. La verdad que la pasé genial. Genial es poco. Estuvimos en Asunción (en la casa de Anto), en Foz de Iguazú (fuimos a las cataratas) y en la siempre horrible Ciudad del Este (me compré una cámara de fotos!).

Antes que nada, comparto algunas fotos para que se vayan aclimatando al relato (??)


Yo-Anto-Ailin en el hotel de Ciudad del Este (banderita paraguaya atrás para que vean que no los estoy chamuyando con el living de mi casa)




Ciudad del Este: miren la mugre... y la gente descalza! Cenicienta estaría tapada de laburo allá. La bautizamos "Ciudad infierno, paraíso comercial". 








Cataratas!




Ailin cebando tereré! no me gustó, era predecible.
















Cabe destacar LAS noches de Asunción. Toda la joda tienen estos paraguayos. Igualmente esa fue una noche para el olvido jaja. Esa es mi cara de cuando no estoy del todo sobria.








Con las chicas hicimos un análisis exhaustivo de Paraguay y de los paraguayos en sí.

Hay dos premisas que yo tenía sobre Asunción y que resultaron ser falsas.
1-El clima no es un "calor SECO": había fuckin humedaaaaaad... y si no, pregúntenle a mi pelo.
2-No está "todo barato": de hecho la ropa sale muchísimo más cara que en Buenos Aires.

En fin, después de aclarar eso y sentir que mi mundo retoma su armonía, prosigo. La premisa cierta con la que fui es que en Asunción la gente es o muy rica o muy pobre. Así de abismal es la brecha, hay muy poca clase media. Con Anto tuvimos la suerte de conocer la aristocracia paraguaya, que les aseguro que es terrible: una vida llena de lujos, pero también mantenida por la... ¿servidumbre? Pasaron cosas insólitas como estar en una pileta de una de las amigas de Anto y que las empleadas domésticas (mínimo dos por casa) se desfilen con bandejas cargadas de dulces y sandwichitos que nos dejaban en el borde de la pileta. Me sentí una rockstar, así nomás. También nos llamó la atención que los ricos tienen su propio chofer. Es decir, un flaco que se sube al auto en la parte de atrás cuando vamos a bailar (mientras el niño rico está al volante), y, llegado el momento en que nos bajamos e ingresamos al boliche, el chofer se queda en el auto estacionado fumándose las CINCO HORAS que pasamos dentro del cheboli para que cuando salgamos, él nos conduzca de vuelta a casa y así el niño rico evite pasar por el test de alcoholemia o no sé para qué!. Increíble. En el boliche, en medio de la pista, la música alta y las luces encandilantes, no podía dejar de preguntarme qué estaría haciendo el chofer adentro del auto para matar el tiempo: ¿dormiría?¿se mensajearía con una noviecita por celular?¿escucharía la radio?¿llenaría el sudoku? En fin, creo que ese es un enigma que me atormentará por muchos años...

Me sorprendió la buena onda de los paraguayos, aunque entendí que los argentinos no les caemos del todo bien. Nos tildan de agrandados y se ríen de nuestro acento porque peca de yeísmo ("sho"). Pero supe leer algo entre líneas: nos envidian. He aquí lo que Anto llama "La Ambivalencia del Paraguayo": 'te odio... pero te imito'. Hablan pestes sobre nosotros pero son fanáticos de nuestra música (Charly y Calamaro a full), se visten en nuestras casas de ropa y en la TV paraguaya lo único que pasan son canales argentinos.

El habla paraguayo: esto merecía un párrafo aparte. Nos reímos mucho de cómo hablan. No sólo por el acento, que de por sí es gracioso, sino por la gramática. A continuación, los errores más escuchados que nos dieron ganas de tirarles el manual de la Real Academia Española por la cabeza:
-mal uso de las preposiciones: en vez de "te acaricio la mano", "te acaricio POR tu mano". En vez de "mirá ese papel", "mirá por tu papel".
-desordenan las oraciones: En vez de "no hay un catálogo" "de nada no hay catálogo".
-todo es posesivo: en vez de artículos, usan pronombres posesivos. No es "la mesa", es "TU mesa"
-agregan palabras a las frases que no suman como "nomás", "co" (que no significa nada), "demasiado".

Así es como en frases como "recargale agua a la botellita en la canilla", terminan diciendo "recargá co agua nomá para tu botellita por tu canilla" (?????)

Fue difícil decifrar cuándo metían vocablos en guaraní y cuándo simplemente hablaban mal el español. En fin, fuera del lenguaje, nos entendimos bastante con nuestros hermanos paraguayos y pudimos acercarnos a varios amigos de Anto que resultaron ser muy piolas.

Próximamente, quizásss, sólo quizás, suba un video a modo de resumen de nuestra estadía, y sigo contando más detalles sobre Asunción. Ya fue demasiado largo y no los quiero aburrir. O mejor dicho en paraguayo, "demassssiado largo nomá esto ya fue".