viernes, 29 de abril de 2011

Personajes de colectivo

Hoy me levanté más trillada que la canción "Yo no sé mañana" en el verano del 2011. Así que, para estar a tono, pienso hablar de un tema seguramente muy trillado: los personajes que uno se suele encontrar en el colectivo.

La vieja del asiento: infaltable señora generalmente irritante a la que debés cederle el lugar luego de que se haya casi arrastrado por el pasillo lastimosamente y temblorosa para dar lástima. La vieja es un personaje totalmente impredecible porque nunca sabés cómo va a reaccionar. Hay veces que acepta el lugar que le ofrecés (con un "gracias querido/a" el 70% de las veces) y otras que, por no querer aceptar que ya está vieja, débil y arruinada, se niega a aceptar tu oferta y te responde: "nooo, gracias querido pero no, dejá, sentate vos".

El de la música alta: generalmente es un negro cabeza que decide ponerle "onda" al colectivo y entonces pone su crappy música del celular a máximo volumen para que TODOS escuchen. Las canciones son siempre de género decadente: reggaeton o cumbia. Todos le echan la peor de las miradas y a veces hasta los pasajeros se miran entre sí con cara de indignación, pero lo irónico es que NADIE SE ANIMA A DECIRLE NADA, por lo que se terminan fumando su chatarra todo el viaje. Estar leyendo Cortázar con un remix de fondo que dice "mami, mueve el trasero..." es una de las sensaciones más raras que pude experimentar.




La embarazada: te das cuenta que una embarazada sube al colectivo por dos cosas: primero un grasa pega el grito en el cielo de "A VER QUIEN LE DEJA UN ASIENTO A LA SEÑORA QUE ESTÁ EMBARAZADAAA" y después inmediatamente la gente se corre hacia los costados formando un aura vacío alrededor de la embarazada como presenciando la llegada de algún dios que bajó a la tierra para salvar a todos, y a cambio alguien tiene que sacrificarse (es decir, ceder su asiento). No siempre es fácil reconocer a la embarazada. A veces surge el dilema de si está embarazada o si simplemente está gorda (como me pasó una vez). Y otras la panza ni se nota y nadie le cede el lugar, y entonces salta el calentón de siempre que recrimina: "¡No puede ser que nadie le ceda un lugar a la señorita que está esperando un bebé!¡Es una falta de respeto!" y a enseguida todos les agarra una especie de mea culpa y se matan por ofrecerle asiento.

El chofer: es como el gran titiritero de ese animal metálico que ingiere y defeca personas que es el colectivo. El chofer de colectivo es una de esas profesiones que están hechas para arruinarte el día, como el empleado público o los profesores de matemáticas. Está de mal humor siempre, no le gusta su trabajo y escucha la radio para matar el tiempo. Y toda la mala vibra que va acumulando la descarga maltratando a sus pasajeros. Situaciones que he vivido:
-éste para en Retiro?
-(bieeen bajito) si,perotedejaenavenidadellibertador...
-cómo?
-QUE SÍ TE DIJE NENA, QUE TE DEJA EN AVENIDA DEL LIBERTADOR, NO ME ESCUCHASTE????

Obviamente le contesté lo que le tenía que contestar, ja. Pero son así. Al menos los choferes de Buenos Aires (en el Interior encontré choferes muy buena onda). 



El conocido:  Nunca falta el infeliz que cuando estás en tu momento de máxima paz con vos mismo te toca el hombro y pronuncia tu nombre. Levantás la cabeza y es él/ella: ese compañero de colegio con el que nunca te llevaste o ese "amigo de un amigo" con el que nunca hubo química. Por dentro pensás: "La PUTA madre!!!" pero enseguida fingís la mejor de las sonrisas y le largás un entusiasmado "heyy, ¿cómo estás?". Tras una pregunta de introducción que denota que no se ven hace mil años (como el clásico "¿Qué es de tu vida?"), empezarán a describir su presente como si estuvieran en una entrevista de trabajo: "Y, yo vivo solo, estudio Antropología, ya estoy en 4to año, trabajo en..." mientras por dentro el otro piensa "¿Y a mí qué carajo me importa de qué trabajás??". Buscarán en vano hilar temas en común, o cosas que realmente no interesan, como por ejemplo:
-y cuántas materias te faltan para terminar la carrera?
-dos. Sociología y Línguística...

-ahh, estás ahí nomás...
-síí.....
.....................
...................silencio.................silencio...........silencio.........(publicite aquí !).......silencio.......


Y al final se despedirán con falsas promesas al estilo
-"che, tenemos que juntarnos todos algún día!"
-síí, de una... hablá con tomi y arreglamos...!

-daaale!

Y no te lo creés ni vos... ni él.

Ok, podría seguir con personajes como "la vieja charlatana", "el ponemonedas" o "los peleadores" o "el espía lectores" (aquel que NECESITA saber lo que estás leyendo), pero sinceramente no tengo ganas. Estoy medio drogada (de sueño nomás... creo). Feliz viernes.

10 comentarios:

  1. LA PARTE DE "PUBLICITE AQUÍ!" ES SUBLIME!!!

    ResponderEliminar
  2. JAjajjaja sos una genia bra.
    Yo siempre me fijo (en caso de tener que ir parada)quién tiene cara de "bajarse antes"
    Ejemplo. Cuando voy en el 28 a la facultad, el que tiene cara de trabajador exprimidisimo se va a bajar en Av. San Martin para tomarse otro colectivo a su casa.Golazo, me pongo al lado y me gano su asiento. Lo mismo en el 105, las señoras mayores no van a llegar al centro, a lo sumo llegan al Zubizarreta. Gol. Asiento ganado de nuevo
    Yo califico como la caza asientos del bondi.
    love u bra!!!

    ResponderEliminar
  3. Tengo facu en seis horas, y ya me estoy yendo a dormir. Mañana firmo este posteo porque me encantó (me hizo acordar al de los tipos de árboles de navidad, un aire). No te puedo creer que el chico no tenía Kung fu panda, pero mirale el lado positivo a la cuestión: lo hiciste reír! jajaja (la típica pelotudez para zafar de la mirada homicida del otro)

    A todo esto, yendo de adelante para atrás, ya llegué a septiembre y tu domingo de tenis. Dsp tengo que fijarme las oraciones en las que tuve que parar de leerme para reírme y te digo jajaja casi llegué a progre, la muerte. Había q completar 9 características y di en 7. Estaba más nerviosa que ante test de embarazo. (volé un poco jajaja)

    Bueno Sole, te escribo. Yo no me drogué, pero comparto el sueño. Si no estás segura de estar drogada o no, seguro Lourdes te empastilló la cena. Meditalo.

    Beso gigante.

    ResponderEliminar
  4. el otro día una amiga me contó que su papa estaba allá en baires en un bondi que iba hasta las bolas y más apretado que pedo de visita y subió una vieja y empezó a gritar porque nadie le cedia el asiento "pero que barbaridad, no hay ningún caballero!!??"
    y uno en el fondo le grita "nooo vieja de mierda, lo que no hay son asientos!!!"

    otra cosa, lo de publicite aquí SUBLIMEE!

    ResponderEliminar
  5. jaaaaaajaajaja

    Estar leyendo Cortázar con un remix de fondo que dice "mami, mueve el trasero..." es una de las sensaciones más raras que pude experimentar.

    GENIALLL

    ResponderEliminar
  6. A la vieja le podés agregar que, cuando se tiene que bajar, nunca se para cuando el colectivo está frenado, en el semáforo o en la parada anterior. Si no que siempre se para cuando el bondi arranca y está 20 segundos haciendo equilibrio para no caerse, hasta que alguien la agarre del brazo para que no se rompa los huesos.

    ResponderEliminar
  7. Empiezo por lo básico: Me levanté despeinada, dormida, resacosa, con ganas de matar a alguien, riéndome, con hambre, pero nunca trillada. Sos original hasta para levantarte.

    Pasemos al posteo. (me encanta que doy órdenes)

    La vieja del asiento: Nunca me asiento adelante por este motivo. Prefiero viajar parada, ser sometida a apoyadas humanas, volantazos del nada-amable chófer que sacó su registro en un curso de tejido a crochet que sentarme adelante. Porque es tanta mi mala suerte que el 80% que dejé el asiento, como encima soy vergonzosa y no digo: SEÑORA, SE QUIERE SENTAR?, lo ocupó alguien de menor o igual edad que yo. Así que como no dejo más el asiento, me siento en el último lugar o no me siento. (Te la regalo cuando son 40 minutos de viaje). La vieja más loca que me encontré , fue una que tenía siete asientos, siete asientos libres lo juro porque los conté, y vino hasta MI asiento, casi al fondo y me dijo: QUERIDA, ME PERMITÍS?. Y como soy tan forra, se lo di. Todavía no entiendo qué tenía mi asiento de mágico.

    El de la música alta: Lo odio tanto como al vendedor que sube con los éxitos de "los disco' de los ochenta" en el 42. Para colmo pone siempre la de TITANIC. Flaco si me vas a aturdir no me deprimas!
    "Estar leyendo Cortázar con un remix de fondo que dice "mami, mueve el trasero..." jajajajajaja

    La embarazada: Son la peor de las especies. Mi mejor amiga está embarazada y por más que hayamos venido corriendo el bondi, o de estar 3 hs sentadas en un Starbucks, se sube al colectivo con cara de "DAME EL ASIENTO,CRETINO IGNORANTE". Una vez, le cedí el asiento a una chica que creí que estaba embarazada, pero resultó ser una fan del Mc Donald's y nada más. Cuando me dijo "No, no estoy embarazada, estoy gorda" le contesté "Ah no pero te decía porque yo ya me bajo". Y me bajé, efectivamente, a la otra parada. 34 cuadras antes de la mía.

    El Chofer: La situación que plantaste me mató jajajaja Pero prefiero el maleducado al que directamente no sabe "si pasa por ahí o no". El otro día le pregunté si ya habíamos pasado el COTO de lugano a uno del 150 y el tipo me contestó: No sé,pero ya estamos por pasar a villa madero. Acá hay un COTO piba, bajate. Como si todos los COTO quedaran cerca de la casa de Fernanda.

    El conocido: Odio la gente que te saluda y te habla cuando sabe perfectamente que no tenés nada de qué hablar y él tampoco. Publicite aquí... tremendo.

    Beso gigante, Sole!

    ResponderEliminar
  8. Dos cosas.

    Mañana -Domingo 1 de Mayo- a las 18:30 en telefé, KUNG FU PANDA. No la podés creer.
    Te mandé un mail con lo del blog.

    Besichu.

    ResponderEliminar
  9. me da gracia que ahora yo tmb me enganche con el de kung fu panda y estoy esperando que sean las 18.30 jjaja

    ResponderEliminar