martes, 2 de agosto de 2011

Profesiones de ayer y de hoy: el taxista

Gracias a todos por firmar en el cumple de Limón World!!!!!! Qué tieeeernos! Ustedes mantienen vivo a este blog, sépanlo.

Decidí hablar sobre profesiones que derivan en prototipos. Empecemos con una clásica: el taxista

Para identificar cuándo estás ante un taxista garca, tiene que salir de su boca la frase "¿Qué camino querés tomar?". Nunca seas tan inútil de contestarle "No sé, es lo mismo", porque ya te comió vivo. Ahí le diste la luz verde para que te lleve por el camino más largo, ese que está lleno de pasajes a contramano, empedrados y piquetes que obligan a "dar la vuelta" y cobrarte $10 más caro.

El taxista siempre buscará sacarte charla. Sos su invitado y él el anfitrión del talk-show: te pregunta qué estudiás, de qué trabajás, y va tanteando tu opinión en temas como el clima, la política, el fútbol, los últimos chismes de la televisión. Es una especie de Ellen Degeneres versión "Radio Diez". Y, por supuesto, una vez que diste tu opinión, él da su sentencia, que es inapelable. Los taxistas se creen los reyes del saber, para todo tienen una opinión formada y con argumentos, y siempre van a los extremos: o "Este gobierno es un DESASTRE!" o "Este gobierno es lo MEJOR que le pudo haber pasado al país", pero nunca un "y... tiene sus cosas buenas y sus cosas malas". Digamos la verdad: a nadie le importa la opinión del taxista, a NADIE, sólo a su mujer. Por eso nos limitamos a contestarle: "Claro... ajám... sí... totalmente...". Deberían darse cuenta.

Los taxistas son muy ególatras. Ellos siempre creen tener una buena historia de vida para contar. Recuerdo las siguientes conversaciones:
-¿Así que estudiás periodismo?
-sí...
-JA... ¿vos sabés quien soy yo, nena?
-¿quién?
-el ex directivo de Canal 7 (?????).
-¿cómo?
-lo que escuchaste. Lo que ahora es la televisión pública, viste? Bueno, te estoy hablando de hace unos 30 años... yo estaba en los altos mandos de ese canal en su época de esplendor. De los grosos grosos, eh? Nosotros televisamos el Mundial 78, para lo cual tuvimos que traer la televisión a color porque no existía en el país. Yo traje el sistema PAL a la Argentina, nena.

Cuando digo que estoy en periodismo, los taxistas inmediatamente me cuentan toda la "información confidencial" que tienen guardada y que, seguramente, podría cambiar al país. Hace unos meses uno me reveló sobre los hijos adoptivos de la señora Herrera de Noble (acusada de expropiarlos durante la dictadura): "Esos 'chicos' (treintipico de años tienen..) no son hijos de desaparecidos en la dictadura. Yo al pibe lo tuve en mi casa por un par de días ni bien nació, te lo juro por mi hija Brenda. En mi casa de Entre Ríos. Me lo dio un conocido, que se lo dieron de una comunidad indígena porque se estaba muriendo por desnutrición". Llamá al *911, boludo!! ¿¿Qué hacés contándomelo a mí??

Cuando era chica me crucé también con quien aseguró haber sido "Pepino, el payaso" de Titanes en el Ring ("El personaje más querido", dijo). Lo acabo de googlear y resulta que murió en el 2008. Ouch. Pobre Pepino, qué infeliz que era (me lo dijo él).

No hay que creerles todo lo que dicen. A mí por lo menos siempre me dan desconfianza. Creo que quedé traumada desde esa vez que uno me dijo "¿Y ahora adónde salimos? Vos y yo...". Desde entonces, siempre me leo la ficha que cuelga en el respaldo de su asiento, y me memorizo el nombre. Digo, si me violan, ya sé que fue "Esmeraldo Peralta Masstero" (aparte esos nombres de ultra-tumba que tienen, nunca un "Federico López!"). Aceptémoslo, en la fotito siempre salen con cara de asesinos seriales, uno nunca sabe qué puede llegar a pasar.

Es raro esto de los taxistas. Creo que me hablan porque me ven cara de buena. O cara de que no sé nada de la vida, y por eso sienten esa necesidad imperiosa de tirarme "la posta". Se sienten los amos del universo, eso está claro. Y sino, sólo observen cómo se comunican entre ellos cuando no saben dónde queda una calle: bajan la ventanilla y le dicen al otro taxista "JEFE, ¿Chivilcoy corta con Beiró?", "MASTER,  ¿cómo salgo a la Panamericana?", "MAESTRO, ¿A cuántas cuadras estoy de la General Paz?", "Disculpe DON, ¿cómo agarro para Pampa y la vía?.

Aprovecho esto para preguntarles: ¿QUÉ CARAJO HAY EN "PAMPA Y LA VÍA", ANYWAY? Todo el mundo va ahí alguna vez y aún no entiendo qué joda me estoy perdiendo.

12 comentarios:

  1. jajajajajaj muy bueno yo ya pase por un taxista boxeador que le gano a monzon, un taxista que cantaba mejor que gardel, un taxista que decia tener relaciones con cada mujer q se subia a su taxi, un taxista que de joven tenia una banda casi tan conocida como sui generis llamada los ortelanos????? y el mejor d todo uno q decia ser niño prodigio pero luego de una gripe perdio su capacidad mental de alguna misteriosa manera...

    paez pablo sebastian futuro taxista

    ResponderEliminar
  2. Nonono, no ves que te vas al carajo boluda? Jajaja, me alegraaaaaaaas la morrrrninnnggggg :) Así da gusto trabajar. Jajajaja
    Me morí, no viajo mucho en tassssssssssi viste? Porque acá en Provincia no hay, pero los remiseros son casi iguales. Y de todos modos las veces que viaje en tassssssi viví alguna experiencia así.
    En Pampa y la vía está mi casa, todos vienen de joda de vez en cuando. Avisate Solcis, te la estás perdiendo (?) Jajaja
    Y sí, vuelve Battion. Nosotros trajimos a Marco Perez y a Ossssssssssssmar Ferreira. Veremo' qué onda.
    Beso, grandonte ♥

    ResponderEliminar
  3. En el año 1857 se inauguró en el Bajo Belgrano (zona que hoy se conoce como "Barrio River") el Hipódromo Nacional.

    Sus extensos terrenos incluian la totalidad de lo que hoy es esa zona, inclusive los terrenos en donde hoy se encuentra el club de River Plate (River nacía luego en el 1901, pero en la zona de la Dársena Sud).

    Como parte de un servicio brindado por el mismo hipódromo, cuando los apostadores salían tenían la posibilidad de viajar gratis en un tranvía que los acercaba a Pampa y las vías del actual Ferrocarril Belgrano.

    Como ese viaje gratis en tranvía era realizado por aquellos apostadores que habían perdido hasta el último centavo en las carreras, entonces el lugar donde los dejaba se volvía despreciable, con decenas de personas tratando de rebuscárselas para volver a sus hogares.

    De ahí que esa frase hoy en día se utiliza para querer decir que uno se queda sin dinero, desolado y a la deriva.

    (oscurisa)

    ResponderEliminar
  4. Ay, los taxistas! Qué tema, eh! La verdad yo detesto con todo mi ser hablar con los taxistas (bah, en realidad con desconocidos de turno). Me molesta sobremanera cuando te preguntan y pretenden que les cuentes tu vida y obra en 10 cuadras. Digo, si me hablan contesto, pero trato de ser lo más seca posible así no me joden. Ja!
    Me hiciste reir con lo de la ficha por si te hacen algo. Yo siempre miro el nombre y la patente del auto, por si acaso. Uno nunca sabe! Es más, voy atenta al camino que toman y siempre pienso que si algún día me pasa que empiecen a desviar (ojalá que no) abro la puerta y me largo, aún a riesgo de que me pise el auto que viene atrás.

    Emmm, en Pampa y la vía no se bien que hay. Nunca tuve el agrado de ir, aunque imagino que debe haber mucho yuyito! Jajaja!

    beso!

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno! Aunque por suerte hace muchísimo que no viajo en taxi, porque como bien ya dijeron antes, en provincia casi no hay.
    Por esta zona hay remises o, salvo en algún lugar de mucha concurrencia, los taxis blancos.
    Así que estudiás periodismo? O solo es una excusa para sacarles confesiones a los tacheros? jaja
    Un beso Sol!

    ResponderEliminar
  6. Donde yo vivo no existen esas identificaciones, tenes que confiar en que el que te lleva es un ser humano o al menos un homínido. Y no hablan en ningún momento salvo para cobrarte o para hacer algún comentario sobre el clima. Pampa y La Vía creo que es una intersección de dos calles con esos nombres, o un lugar secreto donde existe una de las puertas al infierno, como la que hay en Ideas del Sur. No estoy seguro pero te averiguo.

    ResponderEliminar
  7. Me pasaron muchas cosas en taxis. El mejor viaje en taxi de todos fue uno que tuve hace poco donde yo me acosté sobre vos hasta V. Urquiza, lo que supone un viaje bastante laaargo, así apoyándome en tu perfecta panza, hablando de Capusotto, la noche en Friday's (siempre compartiendo plato, señorita? no estaremos un poco bajo los efectos del enamoramiento? y además probamos el postre oreo! qué linda estabas cabeza de almohada)y los simpsons (soy la única persona a la que le causó gracia puerco araña jajaja)
    En fin... el taxista no sé por dónde agarró, y no dijo una sola palabra, pero quería recordarte que siempre las cosas que hago con vos me las acuerdo, porque son las mejores, novia de mi vida.
    Odio lo público, así que acá termina esta empalagosa y cuasi de colores firma.
    Te aaamo hermosa de cara

    ResponderEliminar
  8. no tennnngo idea que hay en pampa y la via... nachos? jajaja los del village espero q no pq son un asco!

    Cuando me preguntan que camino queres tomar? se que voy muerta. Porque no tengo idea... me va a pasear el hdp! Odio cuando agarran el camino que tiene todos los semáforos. TODOS .. flaco mirame la cara, tengo 22 años, te dije que iba a la facultad de psicologia, que es publica, sabes q no tengo un peso, pq me haces pagar 18 por un viaje que la semana pasada me salio 12? hacete millonario con ejecutivos... lcdtm!!
    lo que mas odio de que agarren los semaforos es el tiempo que me hacen perder. Una se termina tomando un taxi para tardar practicamente diez minutos menos.
    No puedo creer por todos los personajes que pasaste jajaja yo les tengo pánico a los taxistas, no les doy charla como a los remiseros, son todos re sexopatas para mi. Nunca me voy a olvidar de un tipo que saco como no se cuantos cuadernos, con recortes de diario donde salia el como un taxista famoso y me dijo "linda, me firmas? por cada pasajero que sube siempre pido una firma, es mi granito de arena al mundo viste, la buena onda" . No sé qué quiso decir pero le firme una boludez y puse "con cariño". Me sentí Jennifer Aniston. O TALI la de chiquititas jajajaja dsp me preguntó si estaba embarazada como mi amiga (ibamos con naty que se nego a firmarle jajajaja). Ya sacó todos sus granos de arena en el mundo con esa pregunta. Y yo deje de comprarme remeras con corte de embarazada, aunque me gustaban esas cintitas en el medio
    En fin... te quiero mucho sole world. Y tus posteos siempre son increíbles.
    Cuatro seis te comenté... cuatro seis!!! jajaja

    magui.

    ResponderEliminar
  9. Yo nunca me voy a olvidar del taxista que le ofreció a Dani nun cigarrillo (volvíamos de algún lugar por los Arcos de Palermo) y para encender el cigarrillo... el encendedor estaba "debajo de ella ;)" Una insinuación para 1) que Dani se levante y deje al taxista agarrar su encendedor o 2) mandar mano.
    En fin.. nada de eso pasó.
    Igualmente yo -por las dudas y ante la dedicada situación de que todos hoy en día somo s potenciales chorros secuestradores- siempre hago que me comunico con un hombre con nombre importante y fuerte, por ejemplo "Alejandro", "Nestor", "Rex" por el tiranosaurio, y PRETENDO que le aviso que ya estoy llegando... cómo para que el taxista advierta que hay un MASCULINO claramente más fuerte que yo que me espera y que sabe que estoy en un taxi..
    Espero haber sido clara bra, y espero que apliques de ahora en más mi táctica.
    Si querés podés ir pensando en nombres fuertes e importantes para tu próximo viaje.
    Hay un hombre moribundo aquíiiii

    ResponderEliminar
  10. Jajaja muy buenas historias. Son mas mentirosos los tacheros, nunca hay q confiar en ellos. Ni en los policías.

    ResponderEliminar
  11. ¡En Pampa y la vía hay un Telo ! (O había). Pero parece que la frase terminar en Pampa y la vía viene de que a la salida del hipódromo de Palermo había micros gratuitos que iban hasta Pampa y la vía. Quienes habían perdido todo su dinero en las apuestas no tenían plata para pagar otro colectivo y por eso "quedaban en Pampa y la vía"

    ResponderEliminar
  12. Hola...Lemon. Excelente el post.
    Sobretodo la info sobre este asunto de Pampa y la Vía.
    Muy cómico, y otras de las cien mil historias de los cien barrios porteños.
    Una única vez, me subí a un taxi, en donde vivía, en V.Urquiza, en las cercanías de Congreso y Triunvirato (como aprendés historia con las calles bonaerenses bo) cerca de las 2 de la matina. Iba a ver a una chica que conocí por Fb, con la que tuvimos un affaire apasionado y flaco como perrito de azotea. Le dije, a pueyrredón al no sé cuánto era. Caballito. Ta. Ahí agarró y empezó a caminar...y en una yo veo que no era por ahí y le digo..."che, estamos llegando no?" a lo que me dice, si sí, es por acá nomás. Yo te dejo acá porque tengo que entregar el auto y sinó se me hace muy tarde." Wow...mmmm dale. cuánto es? " son 28 pesos" dale. Me bajo. Ni idea donde estoy. Por qué no traje la Guía T??????. Me quedan 15 mangos. La piba debería estar pirando. Ella, medio paranoica porteña..."no yo no uso el celular, nunca lo atiendo, etc et etc" Buee...me tocan todas, me digo. Apenas bajo, veo que el tipo pega una vuelta en "u" y se las toma por donde veníamos. Paro otro taxi: Hola, buenas noches caballero, soy uruguayo, de Montevideo, vio? Necesito ir a Pueyrredón al bla bla. Me acaba de deajr un taxi aquí y no tengo más que 15 pesos. Estoy cerca? me arrima? "...Subí, subí...flaco, a mi me gusta mucho Cabo Polonio, voy cada vez que puedo...dale, mirá estamos cerca de la cancha de Velez acá. Pero no importa, subí que te llevo. Me encanta el Uruguay, la gente sobretodo, la tranquilidad"
    Impresionante, me digo. Deduzco que el primer taxista no tenía ni idea de a dónde iba. EStaba re perdido y no pudo con su orgullo para decírmelo. El segundo un fenómeno. No me agarró los 15 pesos. Me dijo antes de bajarme que el me debía a mí, por todo lo que había vivido en mi país. Y lo que daría por tener un presidente como el pepe. Me dejó anonadado. Y me salvó la noche. Increíble.
    Acá los tacheros no te pueden hablar mucho, porque una mampara con vidrio antibalas te separa del taxista. Tiene un microfono y un parlantecito que el tipo habilita cuando te subís y cuando estás por pagar. Pasás la plata por un compartimento que tiene. Mi metro noventa y dos, no cabe en gral en el habitáculo posterior, y muchos me dejan viajar adelante igual, aunque esté prohibido. Tomo mucho taxi por mi laburo acá. Allá no tanto. Acá, no dejo subir a un argentino solo a un taxi ni loco. argentina menos. En bondi o caminando pa todos lados, nena, y siempre conmigo.
    Bueno, una experiencia bonaerense.
    No son todos unos hdp.
    Pero que los hay, los hay.

    Un abrazo, bo.

    ResponderEliminar