sábado, 10 de septiembre de 2011

Personajes Nefastos (parte I)

"Nefasto", una palabra que me pegó mucho Magui.
Definición:

nefasto,ta

  1. adj. Triste,funesto.
  2. [Persona o cosa] desgraciada o detestable.

Acá va mi lista de personajes nefastos de la vida cotidiana:

La madre que da la teta a su bebé en público: Me refiero no al hecho de dar la teta en público (porque si el pibe esta llorando desconsoladamente, pobre diablo, ¿con qué otra cosa lo vamos a calmar?), sino a las madres que pelan todo el "pecho" al 100% carne vacuna delante de todos los pasajeros del colectivo o en la sala de espera del dentista. Digo yo, ¿hay necesidad? Con asomarla un poco alcanza, el bebé no se va a tragar toda tu teta, boluda, no hace falta que nos muestres TODO! Así que: o te cubrís con una manta o le das un chupete a tu pibe, pero eso de andar exhibiendo tu pezón oscuro y dilatado en frente de desconocidos me parece un ASCO.

El portero del edificio: Cómo ya advertí en otro post, portero es aquella pieza central en la que desembocan todas las tuberías de chismerío en el edificio. Testigo clave de nuestras llegadas en pedo que ve todo, sabe todo y abre la boca en los peores momentos. Nunca confíes en un portero. Tiene preferencias entre los vecinos del edificio y nunca podés saber con exactitud si vos entrás en su listita VIP. Hace poco tomé unas copas de más y protagonicé una escena lamentable en el hall de entrada del edificio de Magui.  El portero me vio y pese a que se hizo el simpático, al día siguiente fui noticia en el inmueble. Los vecinos se quejaron y Magui se comió el reto de su vida, pobre. No vuelvo más ahí. Y peor que un portero chusma son dos: es moneda corriente ver a dos porteros conversando con las manos unidas detrás de la espalda. Esa pose es sumamente peligrosa, porque es la pose del "portero espía", que reporta su informe semanal de su edificio al otro portero, y así todos los porteros del barrio van llenando esa red de información secreta vecinal que tienen. Igual no sé cómo escriben sus reportes, porque los porteros no se llevan bien con la escritura. Los comunicados que pegan en el espejo de entrada pecan de horrores ortográficos y abundan en órdenes en presente indicativo: "ECONTRÉ UNAS YAVES EN EL GARASH. PREGUNTAR EN PORTERÍA", o "NO SACAR LA VASURA DESPUES DE LA 9", "REUÑÓN DE CONSORSIO EN EL TERSERO C MANIANA. NO FALTAR".  Otra de las cosas que me indigna de los porteros es el hecho de que anden manguereando la vereda a las seis y media de la mañana EN REMERITA CORTA todo el año, hasta en invierno. Y que encima te digan "buenos días" con el mejor de los humores cuando volvés destruido del boliche. Qué hijos de puta, realmente. Yo no sé de dónde sacan a esa gente.

Los que les preguntás por una calle y no van al punto: "Disculpame, ¿tenés idea dónde queda la calle Yerbal?", preguntás. "¿A qué altura?", te responden. 'A qué altura' un carajo! Te pregunté solamente por la calle!!! O cuando te responden "¿adónde vas?", ¿¿qué diablos te importa adónde voy, man?? Metido!!! Me pasó anoche justamente, cuando iba con alguien especial a un lugar bastante prohibido y especial también, y el tipo al que le pregunté me responde "¿Yerbal y qué? ¿Adónde querés ir?". No sabíamos qué decirle. "A la casa de un amigo, a un edificio......". "Ah... porque Yerbal al 600 es acá a dos cuadras, y ahí tienen una zona de muchos edificios", me dijo. "Sisi... bueno... gracias", dijimos. Si yo te pregunto QUÉ, no me retruques con un PARA QUÉ. ¿Está claro?

Demasiado odio por hoy. Dejo la segunda parte para otro día. Que tengan un sábado nefasto.

10 comentarios:

  1. Mmmm, creo que quisiste decir "órdenes en infinitivo", digo, de pronto, me parece, acá hay olor a gato...
    Te mando un beso, porteña :)

    ResponderEliminar
  2. bra, qué fuerte con lo de los porteros y sus faltas de ortografía! En realidad a los porteros les tengo un poco de compasión. Todas las personas tenemos un márgen de error.. una configuración mal hecha en la matrix.
    Además el único motivo de su día es VER qué pasa... no hay más! es como que vos sos la portera del mundo también, vos VES que pasa y dps lo contás! Cucaracha era el portero de mi cuadra, entendés? siempre existe el portero.. el que sabe todo, el que lo ve todo.. y el que se muuuuuuuuuuuuere por sacias esas jugosas palabras con alma de chisme para pinchar un poquito el día a día.
    Igual te re banco con el resto del post!
    te queiro bradooooo!!!!

    ResponderEliminar
  3. En cuanto a las madres amamantantes, todas comienzan púdicas hasta que llega un punto en que pierden la vergüenza. Lo sé porque yo estuve ahí, dos veces.
    Odio al portero cuyo edificio portereado coincide con mi parada del colectivo. Odio que limpie la vereda justo cuando yo estoy en la parada. ¡Porque NOS MOJA A TODOS!

    ResponderEliminar
  4. Totalmente! Sobre todo odio a las minas que le dan de comer al bebe en publico! Qué onda?!?!!? AAAAAAAAAAAAAAAAAA

    Me agrada tu odio, te invito a ver el mío en el abismo:

    http://paradoenelabismo.blogspot.com

    Seguí odiando que hace bien!!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Jaaaa! Me morí! COincido plenamente con los dos primeros personajes nefastos. Yo entiendo a las pobres madres que tienen que pelar las tetas en público. No debe ser nada agradable, pero con una mantita se soluciona. Ahora, ¿qué cuernos pensaran las que andan con el pibe ya grandulón colgado de la teta? O que van caminando con toda la teta flácida en la calle y alimentando al chiquito? En serio, no hay necesidad. Yo tenía una vecina que venía a mi casa con el nene de año, o año y medio, y que hacía la criatura? Mientras la madre hablaba él le levantaba la remera y se ponía a chuparle la teta. UN HORROR!

    Con respecto a los porteros, estoy curada de espanto. Vivía en un edificio en donde la portera era la revista pronto del edificio. Por supuesto que odiaba sus chismes baratos, pero debo reconocer que en algún momento me fue funcional. Yo siempre le tiraba la lengua para que me contara si el chico que me gustaba salía, entraba, con quien y demás.

    Y bueno, lo tercero nunca me pasó. O si me pasó no le di bola, pero ¿Qué les importa, eh!?

    Besos genia!

    ResponderEliminar
  6. jajajaj...si creo que la mas patetica es la "madre" que se cree impune por haber parido recientemente y le importa nada del resto...DESAGRADABLE...y ni que decir cuando además el niño que toma la teta ya camina y se prende al pezón, muerde una galletita y sigue chupando!!!...

    ResponderEliminar
  7. JAJAJ como me molesta la gente que te dice "A QUE ALTURA VAS", que les importa!!! y las madres que pelan teta ni hablar... de los porteros no se mucho. Yo soy chica de country, viste? tipo naa, jaja

    beso peipakoaaaaa

    ResponderEliminar
  8. A mí los que me ponen los huevos de moño son lo que te preguntan dónde queda tal calle y, después de darle una detallada explicación, los muy hijos de puta salen para el lado contrario del que les indicaste. Ni hablar de los que, encima, a los pocos metros paran a otro cristiano y buscan una "segunda opinión". Manga de putos...

    ResponderEliminar
  9. Sol, tenés que ser un poco más disimulada cuando salgas de joda con tu novio a esos lugares especiales. Mirá si justo al tipo que le preguntaste era portero y en un abrir y cerrar de ojos la noticia se expande por esa red de porteros chusmas...

    No tiene mucho que ver, pero me hiciste acordar a la escena de la película "Quién engañó a Roger Rabit?" (si es que así se escribía el nombre... No quiero parecer tan bruto como los porteros que vos conocés) que el simpático conejito anda preguntando por todos lados el paradero oculto de su amigo policía, al que luego le dice:
    "como no te encontraba le pregunté al panadero, pero no sabía. Entonces le pregunté al verdulero, pero tampoco sabía. ... Hasta que llegué al diariero, que sí sabía!"
    Seguramente no resultará tan gracioso si no vieron la película, pero a mí me encantaba!

    Saludos Sole!

    ResponderEliminar