lunes, 24 de octubre de 2011

Los momentos artificialmente interesantes (M.A.I.)

El ser humano da para todo. Resulta que me encontré un martes a la noche mirando Utilísima con sus conductoras diciendo el clásico "lo dejamos secar diez minutitos... y PER-FEC-TO!!" y no pude evitar cuestionarme: "¿Qué mierda hago mirando esto?". Martes a las ocho de la noche y yo viendo como armar la torta para la comunión de tu hijo. Yo que no tengo hijo, que no sé ni encender el horno y que odio las decoraciones de angelitos. ¿¿Qué estaba pasando conmigo?? Y enseguida lo supe: tenía que sacar a pasear a mi perra Florencia y estaba haciendo tiempo, distrayéndome con una cocinerita de televisión (y su siempre inútil asistente) con el aspecto histérico de una madre soltera y su voz que está tres tonos arriba de la mía (yo hablo en MI y ella en LA, lo cual me irrita, porque no soporto la gente que habla en LA o en SI agudos). La cosa es, cualquier miseria de este mundo hubiese podido soportar yo con tal de no sacar a pasear a mi perra. Cualquier otra cosa me resultaría, en ese momento, "interesante".

Mi teoría es que todo momento puede resultar interesante cuando es la mejor alternativa. Nos resulta "artificialmente interesante" porque sólo nos atrae en determinadas circunstancias, cuando no tenemos otra cosa más divertida que hacer. Los M.A.I. sólo son interesantes en ese momento en que los experimentamos, pero jamás lo serían corrientemente.

Los M.A.I. más comunes:
-Cuando estamos en el colectivo y vemos que la mujer del asiento de al lado nuestro está leyendo un libro. ¿Por qué esa necesidad repentina de espiar qué está leyendo el desconocido? Miramos de reojo haciéndonos los boludos (como si no fuésemos demasiado obvios!) y captamos el título: "Gente Tóxica". Ok, ahora queremos saber más, porque con eso no alcanza, queremos leer el exacto párrafo que esta leyendo esa extraña, queremos saber de qué se trata y somos capaces de fumarnos una página entera sobre un libro que, sinceramente, no se nos hubiese ocurrido comprar ni en la feria de Parque Centenario a $2. Lo peor es que después cuando otro boludo está queriendo leer lo que nosotros estamos leyendo, nos molesta! Y hasta cerramos un poco el libro para dificultarles la lectura!


-A la hora de cumplir con obligaciones como el estudio o el trabajo, cualquier cosa resulta interesante en ese momento. Esta situación se presta para que hagas cosas insólitas. Desde observar en detalle los dibujitos de tu cartuchera y fascinarte durante unos minutos con la forma de las melenas de los leones hasta pasar por el living y ver que la tele está encendida en la última escena de Titanic (que ya viste más veces de las que Bono habló de Africa) y sentirte obligado a sentarte enfrente del aparato a contemplar por decimoquinta vez cómo el pobre Jack se cae al fondo del océano por culpa de la gorda de Rose que no le hizo un lugarcito en la balsa cubana (TODOS sabemos que Jack se podía salvar subiéndose a la madera). Mientras te clavás 30 minutos ahí frente al televisor, cada tanto tu conciencia te grita que estudiar es más importante que contemplar a Rose remando entre cabezas de bebés congelados para salvar su vida, pero no te importa, no te dan las ganas.

-Cuando nos encontramos con un conocido en el colectivo, un conocido de esos que no vemos hace mil años y con el cual no tenemos charla, se crea una conversación que gira en torno a temas totalmente intrascendentes, como el "y dónde estás laburando?", "te seguís viendo con alguno de los chicos?", "y estás de novio/a o algo?": qué me impooooortaaa tu vidaaa, pelotudo!!! por algo nos dejamos de ver!!!  Pero vos preguntás con la mejor onda y, de lo aburrido que te resulta esa persona, tratás de esmerarte para construir temas interesantes, que nunca te interesaría saber en verdad. Preguntas raras como "y qué colectivo te tomás para llegar a tu trabajo?" o risas forzadas, en ese momento estamos atentos a construir una conversación interesante, y puede que no nos percatemos de que todo está siendo artificial. Salvo cuando el conocido se baja del colectivo y llega la autocrítica interna: "¿por qué carajos le pregunté sobre la garantía de su nuevo i-pod?".



Espero haber sido clara sobre mi teoría de los M.A.I. Por lo menos yo lo veo así. De hecho, este post (como casi todos) lo comencé en el trabajo, cuando no tenía ninguna otra cosa más interesante que hacer...

8 comentarios:

  1. Siiii, volvieron los clásicos!!! Muy bueno, joven padawan...

    ResponderEliminar
  2. jajajja pasan todos!
    lo de utilisima me pasa lo mismo con sprayete, para q quiero ver una minita q le vibran las gambas o un lapiz magico que borra rayones del auto (que ni siquiera tengo auto pero lo quiero igual! jaa)
    y tmb deberia estudiar y no puedo... una materia practicamente la deje porque me envicie con las siestas y con cualquiero otra cosa y otra tengo q rendirla elviernes y espero llegar... tengo mil libros que muero por leer pero los mantengo lejisimo xq se q si leo el titulo ya me engancho con eso antes q estudiar y todo lo q debo hacer..
    deberia irme a dormir y mañana estar descansada para estudiar.. .pero ni ahi, voy a buscar q ver en la tele

    al fin te vuelvo a leer!
    saludos!

    ResponderEliminar
  3. Mi vida está llena de momentos M.A.I. Qué horror!!! Siempre busco uan excusa para no hacer lo que debo hacer.. jajajaaj
    MEJOR NO HABLAR DE FÚTBOL. Felicitaciones por el triunfo.
    Besos Solcito ♥

    ResponderEliminar
  4. JAJAJaaaa, yo también siempre supe que fue culpa de Rose que Jack muriera!!! fue una egoista!!!
    (y también hago la estupidez de leer la pagina entera del que esta al lado mio en el colectivo, es más, en general juego la carrera de terminar la pagina antes de que el tipo cambie... despues me doy cuenta que no entiendo nada, que me cansé intelectualmente de descifrar palabras y que todo fue una perdida de tiempo y energia ) jajaja

    ResponderEliminar
  5. Grandes momentos los M.A.I.!!!
    Lo de la página del libro suelo hacerlo, siempre y cuando no tenga yo un libro o no me quede dormido en el tren/bondi.
    Y cuando tengo que estudiar, todo parece un M.A.I.! Cualquier cosa es una buena excusa para esquivar el estudio...

    Un beso Sol!!!

    ResponderEliminar
  6. jajaj buen post! a todos nos pasan esos momentos m.a.i yo me siento a estudiar y termino desde haciendo un bizcochuelo, limpiando mi pieza, hasta limpiar la heladera (?)jajaja
    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. jajajaj yo empiezo ordenar, ordeno todo..limpio!! mi cuarto queda resplandeciente (existe¡?=) cada vez q no tengo ganas d estudiar.

    ca.

    ResponderEliminar
  8. cuantos más comentarios leía, más me daba cuenta de todos los M.A.I que me faltó poner. Gracias por los aportes :)

    ResponderEliminar