jueves, 3 de mayo de 2012

Clases de manejo

Abril de 2012. Era el mes de resolver cosas pendientes (según una que me tiró las cartas en Florida y Lavalle), así que me inscribrí en esta academia, muy recomendada por unos cuantos amigos.

"Te va a enseñar él", me dijo la recepcionista/dueña de la empresa. "El" salió del baño con puerta corrediza de plástico casi acomodándose un huevo y me dijo "¿Vamo'?". Recién pasados los 50, jean clarito haciendo juego con la campera de jean, camisa adentro del pantalón, cinturón de cuero, barbita de cuatro días sin cortar, pelos canosos rebeldes... en fin, el estereotipo de "profe" de manejo.

Le dije que "algo" de conducir me había enseñado mi familia (bastante en verdad), y a los dos minutos de arrancar, me tiró toda la buena onda: "Ahhh pero a vos te falta calle, eh!! Yo no sé si llegás en cinco clases...".

En la primera clase me trataba tan raro que yo creí que había tenido un mal día, pero después me fui dando cuenta de que así era su personalidad.

-Acelerás mucho, andá más despacio, más despacio! ¿Por qué te apurás?
-¿Qué?
-No me estás escuchando, frená. Frená acá. ¿Por qué te apurás?

-No sé...
-¿QUIEN te apura?
-.... no sé, me pongo nerviosa capáz
-...
-mi papá me apuraba
-AAAHH!! ¿Ves? Tu papá te apuraba. Bueno, tenés que entender algo: YO NO SOY TU PAPÁ. Yo no te apuro. Yo estudié esto (??), hace más de diez años que ejerzo esta profesión. Manejás con miedo. ¿De qué tenés miedo?

-De chocar
-Ah no!!! Si no me tenés confianza a mí... !!!

-No es que no te tenga confianza, es que..
-MIRAME. Mirá dónde están mis pies. Yo acá tengo pedales en el asiento del acompañante. Este es un auto preparado para enseñar, ante cualquier cagada que te mandes yo puedo apretar el freno para que no nos estampemos contra otro auto y pasemos a mejor vida. Así que RELAJATE. ¿Estamo'?
-Sí. Sí, señor.

-Decime Rubén.

-¿Por qué esa manía de poner la palanca en punto muerto todo el tiempo?
-Mi papá me acostumbró. 
-Ah, me parecía que eso no venía solo
-Sí, creo que tiene un trauma con el punto muerto.
-Tu papá tiene un trauma con vos, me parece (risas)
-Sí, conmigo ni hablar (sin risas).

-¿Por qué mirás para el costado?
-Para no chocar
-Los autos están estacionados, no te van a chocar. Mirá para adelante siempre. Y mantenete en un carril, no zigaguees que van a pensar que tenemos un pedo pa' 40...


Anduvimos dando vueltas por el barrio. Sus palabras mediaban entre órdenes graciosas ("dejá pasar a la vieja!"), sugerencias y un sutil análisis de mi perfil psicológico. Ante cada arranque brusco que tenía, me reiteraba con voz de pastor brasileño "YO NO SOY TU PAPÁ, YO-NO-SOY-TU-PAPÁ!!!", mientras para mis adentros pensaba "menos mal!".

A medida que las clases pasaban y fuimos entrando en confianza, Rubén no se contuvo de halagar a las chicas de calzas ajustadas que corrían alrededor de la plaza. No importaba si tenían 15 o 40, la cara no era precisamente lo que les miraba.
-AH BUEEE-NO!!!

-¿Qué?
-No,no,no, vos seguí, no te distraigas....... qué coosa, madre de Dios!!

Después se puso medio intolerante y con reacciones inesperadas.

-Te cuesta hacer los cambios. Ya a esta altura te tienen que salir solos. Mirá el esquema en la palanca de cambios. ¿Qué letra se forma si tapo acá?

-Ehh... ¿Una Y?
-No, es una Hache. Ahora estacioná detrás de este auto que tengo que bajar en la farmacia a pedir unas recetas (!!!!!).

Tranquilo, eh? El tipo se tomó sus cuatro minutos (el total de la clase es de 30) y volvió cargado de bolsitas con pastillas. Ahí entendí todo un poco más.


Al final de una clase, mi vieja esperándome en la puerta de la academia- muy de mamá de jardín de infantes- y peor aún, preguntándole a Rubén "¿Y? ¿Cómo va la alumna?", como si "la alumna" no fuese la única boluda plus 20 virgen de manejo en todo el barrio.

"Bien, va bien...", contestó él, sorprendido por la actitud cuasi Xuxa de mi madre. Y, como si se tratase de una condena carcelaria, dijo: "En un par de clases 'sale', CREO".

Mañana tengo clase de nuevo. Y en un mes estaré rindiendo. Ríanse de todo pero si me bochan, a mí nada de esto me va a parecer gracioso.

14 comentarios:

  1. Yo no se manejar, pero se chocar como todo un profesional!

    ResponderEliminar
  2. dsp de las primeras 3 oraciones dije...
    nahhhh seguro q esta esta yendo con el tipo q yo tmb aprendi! jajaaj o es el mismo personaje o son todos unos personajes terribles!! !
    jajaj el mismo tipo d frases.. las mismas basureadas.. yo algunas veces m sentia medio mal con el tipo ese..
    lo mejor fue q fui con ellos a rendir el examen a la c__ del pato donde se rinde y cuando sali ya no estaban.. quede ahi.. conductora abandonada.. jaja muy fulerooo
    Clari

    ResponderEliminar
  3. Ahora entiendo mejor, por eso es que no sé manejar, es puro trauma psicológico con mi padre. ¿Habrá psicólogos que enseñen a manejar? Para mí sería como matar dos pájaros de un tiro.
    - Ponga primera y cuénteme como fue su infancia...
    Sería ideal. Ja!

    ResponderEliminar
  4. Hola Sole!! como me hiciste reir ! no te calentes que a mi me pasó lo mismo, pero no tengo 24 como vos - tengo mmmmas- los tipos que enseñan a manejar son un pánico , el que me enseñó a mi , me ponía tan nerviosa que me hacía saltar las lágrimas de los nervios, cuando no me entraban los cambios me decia: _ no me batas chocolateeee!!!
    Reite y pasala bien , el examen lo das seguro , eso si no te enganches en tener miedo porque despues manejar solo asusta mucho ...
    Exitos!!!

    ResponderEliminar
  5. Esa Sole!!!
    Yo estoy igual, más allá de alguna vez que mi viejo me enseñó durante las vacaciones, un par de años, nunca salí a la calle y nunca aprendí oficialmente...
    Tendría que hacer el curso, quizá el año que viene cuando termine de cursar, no sé. Medio que ya me da vergüenza no saber manejar, jaja. Pero ya aprenderé bien.
    Seguí así, que ya vas a "salir"!
    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  6. Es gracioso como lo contás aunque me parece medio psicópata el "profe"( y con esta palabra se me viene Laport a la mente. Puajjjj).

    Por suerte yo aprendí a manejar de chica y casi sola. Salí un par de veces con mamá y también con papá. Ambos super tranquilos. Es más, hoy tanto mi papá como mis hermanos consideran que soy un AS al volante. Yo orgullosa, por supuesto! Jojo! O al menos que no soy tan pelotuda para manejar como muchas otras. Creo que es cuestión de confianza en uno mismo y paciencia!

    Beso!

    ResponderEliminar
  7. me gusta tu blog. saludos.

    ResponderEliminar
  8. gracias por los comentarios y el apoyo moral! Clari, definitivamente nos tocó el mismo "profe" jajaja de terror

    ResponderEliminar
  9. Jajaja. ¡Es un groso, boluda! ¡Te enseña a manejar y te psicoanaliza por el mismo precio!

    «-AH BUEEE-NO!!!
    -¿Qué?
    -No,no,no, vos seguí, no te distraigas....... qué coosa, madre de Dios!!»
    Qué hijo de puta... Jajaja.

    ResponderEliminar
  10. ¡Me alegro de haberte hecho reír! ¡Qué lindo elogio!
    Abrazo y gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  11. Yo por suerte pude a prender bien con una de esas escuelas del parque centenario aprendi con un gol de la academia y ahora me acostumbre a usar la ecosport de mi vieja y me va bastante bien

    ResponderEliminar
  12. avisame donde es asi no voy! genial sole Besito! Mr musculo.

    ResponderEliminar
  13. La mejor es la academia de manejo argentina mi mujer realizo el curso ahí y fueron los únicos que le pudieron explicar con paciencia.

    ResponderEliminar
  14. si quieren profesores mas normales yo les recomiendo una escuela de manejo en capital federal que no por seria los alumnos se embolen, al contrario se re enganchan con las clases!

    ResponderEliminar