jueves, 30 de octubre de 2014

Cuando estás mal, cuando estás bien


Cuando estás bien...
es siempre un lindo día, aunque llueva mucho
suena un soundtrack de fondo al verte
tu risa es música
acaricio más a mi perro
pasamos la tarde en la heladería de la vuelta de tu casa
me invitás a dar vueltas con el auto sin preguntarnos adónde vamos
no le tenés miedo a nada
nos vemos todos los días
vuelvo a casa inspirada de melodías
me decís que estoy hermosa, aunque esté hecha un desastre


Cuando estás mal...

me mirás con cara de tristeza y se me desgarra la vida
te pregunto qué te pasa y me devolvés un “nada” mentiroso
caminás con la mirada arrastrada por el piso
no te gustan mis respuestas… ninguna
me subo a tu auto y me preguntás adónde vamos
te disfrazás de autista llevando la vista a un punto fijo
no te reís de mis chistes
todo lo que hago te molesta un poco
y me pregunto qué hice mal
porque jamás me decís qué te pasa.

Yo quizás soy un poco más estable. No me enojo nunca, la vida me transcurre como si nada. Pero cuando estás mal, y cuando estás bien, te elijo igual. Ya no huyo. Con vos aprendí  a ser superhéroe, porque no hay nada que me haga sentir más poderosa que levantarle el ánimo a mi persona favorita en todo el planeta tierra.

No hay comentarios: